El Gobierno de España achaca los "retrasos" con la Variante Norte de Puertollano a “la complejidad del proyecto”

Asegura que en estos momentos “se está supervisando la última fase de la redacción del proyecto” y que “una vez aprobado, dependiendo de la disponibilidad presupuestaria, se procederá a la licitación de las obras"
El proyecto de la Variante Norte de Puertollano
El proyecto de la Variante Norte de Puertollano

El Gobierno de España ha achacado los “retrasos” con la Variante Norte de Puertollano a “la complejidad del proyecto”, aunque ha asegurado que en estos momentos “se está supervisando la última fase de la redacción del proyecto” y que “una vez aprobado, dependiendo de la disponibilidad presupuestaria, se procederá a la licitación de las obras”.

Esa ha sido la respuesta del Ejecutivo central a la pregunta formulada en la Cámara alta por Rosa Romero, Leopoldo Sierra y Raúl Valero, senadores electos por la provincia de Ciudad Real e integrantes del Grupo Parlamentario del PP en el Senado.

En su pregunta, estos tres senadores recordaban que hace más de un año la actual ministra de Vivienda y por aquel entonces portavoz del Gobierno de España y ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, anunció en Puertollano que la licitación del citado proyecto se realizaría antes del 31 de mayo de 2023.

Cabe apuntar, además, que el pasado mes de febrero de este año Milagros Tolón, delegada del Gobierno de España en la provincia de Ciudad Real, aseguró que confiaba en que la Variante Norte de Puertollano sea licitada “a lo largo de 2024” ya que consideraba que “es imprescindible para la comunicación en esa parte de la provincia de Ciudad Real”.

La Variante Norte de Puertollano

Esta actuación, cuyo presupuesto asciende a más de 110 millones de euros, consiste en una variante de la carretera N-420 de trece kilómetros en total, con característica de autovía y con una longitud de 11,3 kilómetros a los que hay que sumar 1,7 kilómetros más de los tramos de conexión y adecuación.

La infraestructura atravesará la Sierra Decarada de la Santa mediante un túnel bitubo de 1.700 metros de longitud. El tramo, además de las conexiones inicial con la autovía A-41 y final con la carretera N-420, se conectará con el viario existente mediante dos enlaces, uno en la carretera CM-4110 y otro en la zona final que conecta con la carretera N-420.

El trazado salvará el río Tirteafuera, el arroyo de la Gila y la vertiente de los Zahurdones. La permeabilidad de la infraestructura se ha asegurado mediante varios pasos superiores e inferiores, dando continuidad a la vereda de Puertollano y a la Vía Verde situadas junto el enlace CM-4110.