Cruz Roja-Almodóvar explica las recomendaciones para viajar con medicinas de la mano del Colegio de Farmacéuticos de Ciudad Real

Se ha incidido en la necesidad de llevar no solamente todo el tratamiento prescrito, sino también el informe médico, así como en hacer un buen uso de la conservación de cada fármaco

Cruz Roja, a través de su asamblea local en Almodóvar del Campo, ha celebrado una interesante y necesaria charla sobre ‘Conservación de medicamentos en desplazamientos veraniegos’, impartida por Ana María Muñoz Aguilar, voluntaria del Colegio de Farmacéuticos de Ciudad Real, entidad que conmemora su 150º aniversario con acciones divulgativas de este tipo por toda la provincia.

Durante su exposición, que fue introducida por Mercedes Lara, responsable del Programa Mayores, se convino en que las personas de edad realizan cada vez más desplazamientos por motivos de ocio, de familia o por puro veraneo y que algunos de ellos tienen, incluso, carácter internacional.

Viajes en los que resulta imprescindible llevar consigo toda la medicación prescrita y eso, con los viajes ahora tan propios de la temporada estival, obliga además a respetar algunas recomendaciones para mantener con total seguridad los tratamientos.

Muñoz Aguilar instó así a conservar siempre los medicamentos en sus cajas, junto a sus prospectos, no cortar los blíster y tenerlos siempre a la temperatura más adecuada, sobre todo en lugares frescos y secos, a ser posible en recipientes estancos como botiquines dentro de armarios.

Explicó además la simbología que aparece en los cartonajes de cada medicamento, símbolos a los que hay siempre que prestar atención por ofrecer información importante y buscar el punto Sigre en alguna farmacia de destino para desechar en ellos blíster vacíos por ser residuos muy contaminantes.

También habló de llevarse el informe médico para respetar el pautado prescrito y porque, en el caso de viajar a otras autonomías, facilitarlo si se hiciera preciso hacer uso de sus servicios médicos, teniendo en cuenta que la tarjeta sanitaria solo visibiliza la medicación disponible en la comunidad de procedencia.

Insistió Ana María en portar los fármacos en una bolsita isoterma y siempre en el equipaje de mano, nunca dentro de las maletas ya que se suelen ponerse en espacios mal climatizados como maleteros de vehículos, bodegas de avión y barcos, donde las temperaturas suele ser más extremas.

Precaución también tuvo para con medicamentos fotosensibles, que requieren preservarse de la luz solar puesto que pueden generar fototoxicidad como reacción inmediata al sol y reacciones fotoalérgicas después de varios días utilizando ese mismo producto.

Y recomendó que, independientemente de llevarse de viaje el tratamiento específico, es bueno incluir otros medicamentos útiles para situaciones sobrevenidas, como analgésicos, antisépticos, tiritas, productos para las picaduras, crema para golpes, laxantes o antidiarreicos, así como un termómetro.

En el caso de medicación en estado líquido como inyectables tipo insulinas y heparinas, hay que informar previamente a la compañía aérea para que autoricen ser portada, yendo también en este caso en el equipaje de mano y refrigerada a una temperatura adecuada.

Durante su profusa explicación la almodovareña licenciada en Farmacia dio también consejos para el día a día, como conservar las pomadas abiertas dentro del frigorífico, comprobar siempre el buen estado del medicamento y revisar fecha de caducidad, considerada siempre el último día del mes que indica la caja, el envase o el blíster.

Recomendó utilizar protección solar todo el año, aunque sea más constantemente en verano y aplicarla siguiendo ‘la regla de la V’ con los dedos anular y corazón en cara, cuello, escote, brazos y otras zonas del cuerpo expuestas al sol, sin olvidar las orejas que son muy sensibles a los rayos solares.

La charla contó con la participación de cuatro personas voluntarias y fue seguida por 34 usuarias y usuarios del proyecto de Personas Mayores para la ‘Promoción del envejecimiento saludable: salud constante’, que cuenta con financiación por el IRPF autonómico.

Tras esta actividad, la organización celebrará este miércoles en el Complejo ‘Los Azores’ de Fuencaliente una jornada de convivencia con las personas mayores a las que presta atención y actividades durante todo el año y a la cual se sumarán usuarios y usuarias de Puertollano y Argamasilla de Calatrava, dando así por finalizado el actual curso.

Comentarios