InicioPuertollanoPuertollano marcha con voz de mujer y color morado contra la violencia...

Colectivos, centros educativos, grupos municipales y ciudadanos de a pie han recordado que no hay que bajar la guardia

Puertollano marcha con voz de mujer y color morado contra la violencia de género (galería fotográfica)

Puertollano ha tenido voz de mujer en el día internacional contra la violencia en una reivindicativa jornada color morado. Colectivos, centros educativos, grupos municipales y ciudadanos de a pie han recordado que no hay que bajar la guardia y hay que continuar con el avance en recursos, en formación y protección a las víctimas.

Un día que comenzaba con una marcha urbana desde el Paseo de San Gregorio, con una amplia presencia de alumnado de diversos centros educativos, que ha recorrido varias calles del centro hasta la plaza de la Constitución, en donde se ha dado lectura al manifiesto, al que se ha sumado el alcalde, Adolfo Muñiz, y una representación de los grupos municipales.

Una lucha más allá del 25 de noviembre

Adolfo Muñiz, alcalde, afirmó que esta es una lucha que debemos de recordar cada día “porque está siendo una lacra tremenda y la forma de combatirla es visibilizando lo que está pasando y las nuevas generaciones, los jóvenes de los institutos se conciencien de que esto existe y la labor de los centros educativos es primordial “.

La sociedad debe de trabajar con la gente joven, apuntó Muñiz, para que sean conscientes de lo que sucede, “que no es algo ajeno y la sociedad es de los jóvenes y que haya gente en esta concentración de diversas edades es una buena señal”.

Un día al que el Ayuntamiento de Puertollano se suma y muestra públicamente su lucha contra la violencia y para ello se ha convocado a la ciudadanía y a colectivos “para se unan a potenciar y visibilizar esta lucha más allá del 25 de noviembre”, señaló la concejala de Igualdad, Ana Belén Mazarro, que subrayó el trabajo que se hace desde el Centro de la Mujer.

Lectura de manifiesto

Una marcha ciudadana que tuvo como punto final la plaza de la Constitución para la lectura del manifiesto en el que se ratifica el compromiso con el Pacto de Estado contra la Violencia de Género y recuerda la necesidad de continuar avanzando en su desarrollo, así como el especial papel que juegan los Ayuntamientos. Además, se insta a mejorar la coordinación continua entre los diversos agentes sociales implicados en la violencia contra las mujeres, mejorar la respuesta institucional a todos los niveles, evitando el riesgo de victimización secundaria y mejorando la confianza de las víctimas.

Un documento, leído por representantes de colectivos y grupos municipales, en el que también se demanda la utilización de todos los recursos que sean necesarios en la asistencia, ayuda y protección de las víctimas, sus hijos e hijas; impulsar el debate social para que lo público deje de ser privado y fomentar la formación de los agentes implicados para garantizar una respuesta especializada e integral a las víctimas.

“Los Ayuntamientos somos la mayoría de las veces el primer recurso y, en ocasiones, el único del que disponen las mujeres en búsqueda de reparo y denuncia de la violencia que sufren”.

El manifiesto

La Asamblea General de las Naciones Unidas, con el ánimo de poner el foco en la violencia que se ejercía contra las mujeres por el mero hecho de serlo, decidió, en 1999, declarar el 25 de noviembre como Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.

Es por esto, que cada 25 de noviembre se nos insta a todas y a todos a unirnos para  visibilizar esta lacra social, concienciarnos y sensibilizarnos. Año tras año, Puertollano se une al clamor de millones de mujeres y hombres demandando justicia, compartiendo el dolor y el sufrimiento de tantas mujeres víctimas de esta violencia, de sus hijas e hijos, madres, padres, familiares y amigos.

Somos conscientes de que el camino hacia la igualdad y hacia una sociedad libre de toda violencia todavía es largo y eso hace más apremiante el compromiso de unidad para combatir y erradicar la violencia contra las mujeres y las actitudes sociales que la toleran, la justifican o incluso la banalizan. Debemos intensificar esfuerzos para combatir el machismo y condenar todas las actitudes, prácticas y conductas que consienten y reproducen las violencias machistas.

48 niñas y niños; 1.171 mujeres asesinadas por su pareja o expareja desde que hay registro. Asesinadas por ser mujeres… Desde 2009, en España se han interpuesto casi 2 millones de denuncias que indican el alto número de mujeres víctimas de violencia Machista que han dado un paso adelante para salir de esta situación. En la actualidad existen casi 75.000 casos activos en VIOGÉN y más de 42.000 mujeres tienen protección policial. Desde 2005, más de 125.000 mujeres han estado en el Servicio de ATENPRO de atención y protección para víctimas de violencia de género. De igual manera, no podemos obviar el incremento de menores en situación de vulnerabilidad, ya que la violencia que sufren las madres se extiende a ellos y ellas, aumentando así la violencia vicaria de forma alarmante.

Detrás de la frialdad de cada cifra y de cada porcentaje está la vida de una mujer.

Las vidas de las mujeres no son números, son pérdidas inasumibles en una sociedad avanzada y moderna.

No se pueden aceptar dichos asesinatos como una cuestión inevitable y no podemos acostumbramos ni resignarnos a convivir con esta violencia que desafía los pilares de la sociedad.

Aspirar a un país libre de violencia machista es una obligación democrática.

Aunque todas las mujeres, en todas las partes del mundo, pueden sufrir violencia de género, algunas mujeres y niñas son particularmente vulnerables. Ejemplo de ellas son las niñas y las mujeres más mayores; las mujeres que se identifican como lesbianas, bisexuales, transgénero o intersex; las migrantes y refugiadas; las de pueblos indígenas o minorías étnicas o mujeres y niñas que viven con el VIH y discapacidades y aquellas en crisis humanitarias.

La violencia contra las mujeres es especialmente dura en las zonas rurales. El aislamiento que sufren las víctimas de violencia de género en el ámbito de la pareja o expareja se multiplica por la escasa participación de los espacios públicos y la relegación al ámbito privado, por estar aisladas geográficamente e identificar su propia situación como un proceso individual y no como el problema estructural que es, consecuencia de la desigualdad entre mujeres y hombres.

Nuestro país ha tenido importantes avances normativos llegando a contar con una legislación que es un referente para muchos Estados, siendo España el primero en acordar, en 2017, un Pacto de Estado contra la Violencia de Género. Es tiempo de que la sociedad tome conciencia e interiorice que, como ha dicho la Organización de las Naciones Unidas, la violencia contra las mujeres es una vulneración de los derechos humanos que alcanza proporciones pandémicas.

Hay que seguir impulsando leyes para acabar con todas las formas de proxenetismo, violencia sexual y explotación sexual. La prostitución y la explotación sexual son formas terribles de violencia contra las mujeres que atentan contra derechos como la igualdad, la dignidad o la seguridad y eso es del todo incompatible con el Estado de derecho.

Debemos estar alerta sobre el avance de los postulados negacionistas de los extremismos, así como sobre los nuevos escenarios donde la violencia encuentra otras vías en las que abundan estereotipos que transmiten desigualdad en las relaciones normalizando la subordinación de la mujer. Plataformas, internet y redes sociales requieren especial atención en relación con el machismo.

Aunque parezca obvio, quizás no esté de más recordar que las mujeres no deseamos ser víctimas, no deseamos ser valientes, queremos ser simplemente libres.

blank
blank
blank
blank
blank
blank
blank
blank
blank
blank
blank
blank
Artículos Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEIDO