Fernando Mora
Opinión

El inmenso valor de una gota de agua

“Era el caso que aquel año habían las nubes negado su rocío a la tierra, y por todos los lugares de aquella comarca se hacían procesiones, rogativas y disciplinas, pidiendo a Dios abriese las manos de su misericordia y les lloviese…”. Don Quijote de la Mancha. Parte primera. Capitulo LII…