Maestre aplaude "la aprobación en la Eurocámara de la revisión de la normativa europea sobre indicaciones geográficas"

Subraya que este reglamento "garantiza el futuro y la supervivencia del sector agrario, y también la economía de la zona como potencial turístico y de comercio”
La vicesecretaria general del PSOE de Castilla-La Mancha y eurodiputada, Cristina Maestre
La vicesecretaria general del PSOE de Castilla-La Mancha y eurodiputada, Cristina Maestre

La vicesecretaria general del PSOE de Castilla-La Mancha y eurodiputada, Cristina Maestre, ha aplaudido hoy que en el pleno de la Eurocámara se haya aprobado la revisión de la normativa europea sobre indicaciones geográficas para el vino y otros alimentos, porque con ello “garantizamos que cualquier persona en el mundo pueda degustar un excelente vino o un excelente queso manchego sin que le den gato por liebre”.

Desde Bruselas, Maestre ha subrayado que este reglamento garantiza además “el futuro y la supervivencia del sector agrario, y también la economía de la zona como potencial turístico y de comercio, como valor añadido para muchos territorios que lo necesitan”.

Durante su intervención ha recordado que la UE es el primer exportador mundial de productos agroalimentarios, con 230.000 millones de euros, de los cuales 80.000 millones provienen de productos con indicaciones geográficas. “Productos con unas características que son genuinas y de calidad y que los hacen únicos en el mundo. Por eso, poseen etiquetas de indicaciones geográficas y nos honramos en protegerlos y compartirlos más allá de nuestras fronteras. Para eso también está la Unión Europea” ha aseverado.

Y ha puesto el acento en que la pasada semana la Comisión Europea aprobó la inscripción en el registro de denominaciones de origen de la DO Campo de Calatrava, porque según la misma, “no hay lugar en el mundo donde se cultive un vino con los mismos extraordinarios matices y nutrientes, gracias a su producción en una zona pedregosa y volcánica que lo hace único en el mundo”.

Con este paso de hoy se moderniza la reglamentación de 2012, lo que permitirá al sector productor agrario y a la industria agroalimentaria europea seguir desarrollando y comercializando productos y alimentos bajo estas denominaciones de calidad, dentro y fuera de la Unión Europea.