Hernández carga contra García-Page por "votar en contra de una EvAU común para los jóvenes de la región"

Le recrimina, además, "que guarde silencio ante el acceso de Begoña Gómez a la Complutense, que igualitario no fue"
La portavoz del Partido Popular de Castilla-La Mancha, Alejandra Hernández
La portavoz del Partido Popular de Castilla-La Mancha, Alejandra Hernández

La portavoz del Partido Popular de Castilla-La Mancha, Alejandra Hernández, ha cargado contra Emiliano García-Page por votar en contra de una EBAU común para los jóvenes castellanomanchegos y guarde silencio ante el acceso de Begoña Gómez a la Universidad Complutense, “que igualitario no fue”.

Así lo ha resaltado hoy en declaraciones a los medios de comunicación durante la rueda de prensa en la sede regional, donde Hernández ha criticado al PSOE de Castilla-La Mancha su voto en contra de sumarse al acuerdo de una EBAU común que ha suscrito Feijoo y las comunidades autónomas donde gobierna el PP y al que ayer el GPP de Castilla-La Mancha en las Cortes regionales pidió unidad. El acuerdo contempla un mismo formato de examen, de criterios de corrección y de fechas de realización de la prueba.

“Han votado en contra solo por mantener su ideología sectaria socialista. Ayer en las Cortes de Castilla-La Mancha, Page y los diputados socialistas votaron en contra del progreso y la igualdad de oportunidades de los jóvenes de la región”.

Según Hernández, el PSOE ha dicho no a una nueva EBAU común que busca homogeneizar la entrada a la educación universitaria en toda España, y con ello ha demostrado que “no supera los prejuicios políticos” aunque el objetivo que se persiga sea el de conseguir una mejor gestión educativa. La portavoz ha destacado que con ese acuerdo pretenden abogar por un sistema educativo en el que el mérito, la capacidad y el esfuerzo sea lo que prime a la hora de evaluar a los jóvenes.

“Los jóvenes de la región merecían y merecen no quedarse atrás. El PSOE de Castilla-La Mancha ha dicho no al derecho que tienen los jóvenes de ver garantizada la igualdad de oportunidades y disfrutar de una excelencia en la calidad educativa”.

Alejandra Hernández ha sido contundente con García-Page al que acusa de estar más preocupado por otras cosas, que de resolver las desigualdades que sufren los castellanomanchegos con comunidades autónomas limítrofes, no solo en materia educativa, también sanitaria o fiscal, “pagamos más por lo mismo, que un vecino que vive a 5 km de Castilla-La Mancha y ahora nuestros jóvenes van a ver como la gran mayoría de sus compañeros realizarán una EBAU común porque Page deja pasar los trenes de alta velocidad que se le ofrecen”.

“No les importa la desigualdad que sufren nuestros jóvenes en el acceso a la Universidad, pero les pareció bien el acceso de Begoña Gómez a la Complutense que, por cierto, igualitario no fue”.

En ese sentido, la portavoz del Partido Popular ha recriminado que Sánchez “arrastre hoy a toda la nación en una jornada indecente”, refiriéndose a la comparecencia judicial a la que Begoña Gómez se ha tenido que someter hoy en Madrid en calidad de imputada por delitos de corrupción y tráfico de influencias, “aunque lo ha hecho a escondidas por el garaje porque no quiere someterse al paseíllo de entrada al juzgado por ser quien es, pero si usó su calidad de mujer del presidente para hacerse un hueco en el mundo laboral”.

“Ya sabemos que no darán la cara ante la opinión pública, pero sí desearíamos que Begoña Gómez colaborase con la Justicia y contribuyese a esclarecer unos hechos preocupantes e inéditos en la historia democrática, como las nuevas informaciones que ayer mismo supimos a través de los medios de comunicación sobre que la esposa del presidente movilizó a una asesora de La Moncloa para reclamar a empresas pagos a su máster y el informe de la Complutense acusándola de contratar para su cátedra, saltándose todos los controles”, ha añadido.

Desde el Partido Popular han asegurado que exigirán toda la información que se ha ocultado deliberadamente y la asunción de responsabilidades por parte del jefe del Ejecutivo, ya que “queda claro que el comportamiento de la mujer de Sánchez no es ético, ni estético, sino patético”.

Comentarios