Puertollano: Miriam y Elena, las sanitarias y ángeles de la guarda que han salvado la vida de un pescadero en el Mercadona

Ambas se han convertido en las valientes heroínas de un trabajador que sufrió un infarto en el supermercado del Polígono Escaparate

Imagen de archivo
Imagen de archivo

Imagínate la situación. Estás en el Mercadona comprando, tranquilamente, y de pronto una persona sufre un infarto y empieza a convulsionar. ¿Qué harías? Muchos pediríamos ayuda, pero sin acercanos demasiado al afectado por miedo a hacer algo mal. Sin embargo, Miriam, vecina de Argamasilla de Calatrava y auxiliar de enfermería en el hospital de Ciudad Real; y Elena, técnica de Laboratorio y extrabajadora interina del supermercado, fueron valientes y actuaron de forma heroica salvando una vida durante su mañana de compras en Puertollano.

Todo sucedió este pasado miércoles 3 de abril en el Mercadona del Polígono Escaparate de la ciudad industrial. Alrededor de la una y media del mediodía, un pescadero de este supermercado, de unos 50 años, comenzó a sentirse mal y a presentar síntomas compatibles con un infarto hasta tal punto que acabó en el suelo inconsciente y convulsionando. A esa hora, el establecimiento estaba lleno de gente, pero solo Miriam y Elena tuvieron los arrestos suficientes como para actuar sin pensárselo dos veces.

En esa situación, y mientras llamaban al 112, el hombre necesitaba ser reanimado con urgencia para poder llegar con vida al hospital. Así pues, Miriam y Elena comenzaron de inmediato a practicar una RCP, maniobra cardiopulmonar que requiere de gran esfuerzo físico pero que sirvió para ahuyentar a la muerte hasta que la ambulancia hizo acto de presencia en el supermercado.

Tras ingresar en el hospital de Puertollano, el pescadero fue trasladado posteriormente al de Ciudad Real y, después unos días en la UCI, pasará a planta muy pronto. Su familia, eternamente en deuda con Miriam y Elena, ya se ha puesto en contacto con ellas para mostrarles su enorme agradecimiento. Y es que, gracias a la valentía de estas heroínas con capa de sanitarias, este hombre podrá seguir disfrutando del regalo más preciado que existe, la vida.

Comentarios