Muere Manuel Martín Marquino, creador de la cooperativa y colegio 'Santa Bárbara' de Puertollano

A pesar de ser cordobés hizo vida en la ciudad industrial, donde se mudó cuando tenía 18 años 
Manuel Martín Marquino
Manuel Martín Marquino

Este sábado ha fallecido Manuel Martín Marquino, fundador de 'MARTÍNAMADOR', creador en 1950 de la Cooperativa de Viviendas 'Santa Bárbara' y también del colegio en 1964. Martín Marquino transformó la cooperativa de viviendas en una de enseñanza, lo que le dio la oportunidad a los profesores de ser parte de ella y contribuir al centro.

A pesar de ser cordobés, Manuel Martín Marquino hizo vida en Puertollano, ciudad a la que se mudó cuando tenía 18 años. Desde entonces, comenzó una vida de generosidad y altruismo hacia el municipio. A través de un comunicado, desde el colegio 'Santa Bárbara' han destacado también "su compromiso con la causa e incansable labor en favor del centro, además de su bondad y dedicación". 

El centro ha querido así tener unas palabras para él, deseándole "que descanse en paz", y dándole las gracias "por lo mucho que nos has dado". Y es que, según el colegio, Manuel Martín Marquino se lleva "nuestro cariño y nuestra admiración. Tu luz seguirá iluminando los corazones de quienes continuaremos tu obra en beneficio de los demás", palabras a las que nos sumamos desde 'La Comarca de Puertollano'. Descanse en paz.

Comunicado completo del colegio 'Santa Bárbara'

Con profundo pesar comunicamos el fallecimiento de D. Manuel Martín Marquino, reconocido por su inmensa generosidad y altruismo.

D. Manuel nació el 8 de enero de 1933 en Pozoblanco (Córdoba). Era el mayor de tres hermanos y cuando tenía 18 años trasladaron a su padre, jefe de estación, a Ojailén y por ello la familia cambió su lugar de residencia.

Estudió Magisterio e impartía clases particulares en su casa hasta que empezó a trabajar en la antigua 'Calvo Sotelo'. Cuando la empresa se dividió en Enfersa y Empetrol, trabajó en la primera como jefe de personal.

Allí conoció a su mujer, Mª del Carmen Amador González, con la que fundó en 1996 su gran obra, un sueño hecho realidad, la Fundación MARTÍNAMADOR, con el principal fin de ayudar a los demás, en este caso a niños/as y profesores/as del CE Santa Bárbara de Puertollano, dotándolo de instalaciones y sufragando otras actividades de apoyo.

Pero su labor comenzaría mucho antes con la creación en 1950 de la Cooperativa de Viviendas Santa Bárbara, de la cual fue presidente, y la posterior creación del centro Santa Bárbara en 1964. También transformó esta Cooperativa de Viviendas en una Cooperativa de Enseñanza con lo que le dio la oportunidad a los profesores/as de ser parte de ella y de esa manera, junto al apoyo de la Fundación, contribuir a la continuidad del centro.

En 2005, lamentablemente fallece la cofundadora y D. Manuel asume la continuidad de la labor de la Fundación, puesto que era el proyecto del matrimonio y el deseo de su mujer. Él no ha recibido ninguna subvención, no depende de ninguna entidad bancaria, de ninguna empresa, de ninguna institución…Todo el dinero ha sido aportado por el rendimiento del trabajo en Enfersa (hoy Fertiberia) del matrimonio Martín Amador.

Hasta el día de hoy, el cofundador ha seguido al frente de la Fundación con el apoyo del Patronato que está formado por un grupo de diez personas que la dirigen.

Su compromiso con la causa y su incansable labor en favor de este centro, deja una huella imborrable en la comunidad educativa.

Su bondad y dedicación son ejemplos a seguir para todos los que hemos tenido el privilegio de conocerlo.

Hoy lamentamos profundamente su partida, pero siempre recordaremos con gratitud su invaluable legado de solidaridad y empatía.

Descansa en paz, Manolo. Gracias por tanto como nos has dado. Te llevas nuestro cariño y nuestra admiración. Tu luz seguirá iluminando los corazones de quienes continuaremos tu obra en beneficio de los demás.

Comentarios