Un detenido en Puertollano por almacenar "incontable" pornografía infantil en el móvil y en la nube

La operación de la Policía Nacional se ha saldado con un total de quince detenidos en diferentes provincias españolas gracias a la colaboración estadounidense a través del Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados (NCMEC) y del Departamento de Seguridad Interior (DHS)

Agentes de la Policía Nacional han detenido en varias provincias españolas a quince personas, una de ellas en Puertollano, por almacenar presuntamente pornografía infantil en una investigación iniciada gracias a la colaboración estadounidense a través del Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados (NCMEC) y del Departamento de Seguridad Interior (DHS).

La operación se inició cuando los agentes especializados de la Unidad Central de Ciberdelincuencia recibieron información relacionada con la explotación sexual de menores en Internet, por parte del  Departamento de Seguridad Interior de los Estados Unidos y el Centro Nacional para Niños Desparecidos y Explotados (NCMEC). Este organismo tiene la atribución legal para recopilar las denuncias de la industria de contenidos, clasificarla y repartirla después por países. Una vez recibidos estos datos, los agentes los analizaron y los sometieron a procesos de inteligencia para detectar los casos más graves y aquellos que, a pesar de tener datos diferentes, pertenecen al mismo individuo. En este caso, se detectó a quince individuos diferentes, todos ellos por guardar imágenes en la nube.

En Puertollano se localizó a un individuo que, en principio, parecía estar en Madrid. En el transcurso de la entrada y registro se encontró incontable pornografía infantil no solo en el teléfono móvil, sino también en diferentes nubes. A otro individuo, detenido en Pontevedra, se le incautaron hasta 44 vídeos y cinco fotografías, lo que descartaba cualquier posibilidad de una conducta accidental.

En León se detuvo a un individuo que guardaba esos contenidos en su teléfono móvil y en la nube. Durante el registro se encontró una conversación con otro ciudadano español, con el que intercambiaba pornografía infantil después de conocerse en el chat de una televisión local. La investigación sobre este segundo objetivo lo ubicó en Alicante y se supo que había sido detenido en 2018 también por tráfico de pornografía infantil. Durante la nueva entrada y registro practicado, se incautaron dos teléfonos móviles donde almacenaba más de seis mil archivos ilegales, por lo que fue detenido y puesto a disposición judicial.

También en la provincia de Alicante vivía el titular de una cuenta de correo de la que se llegaron a emitir nueve informes distintos, por la cantidad de imágenes de explotación sexual de menores que había almacenados en ella. Durante la entrada y registro no solo se confirmó el delito al observar gran cantidad de fotos y vídeos en el teléfono y ordenador de quien había creado la cuenta, sino que también su hermano consumía esas imágenes y estaba en chats dedicados a ello. Así, ambos fueron detenidos y puestos a disposición judicial.

El investigado de Las Palmas de Gran Canaria mostraba claramente sus intenciones, dado que la cuenta que utilizaba hacía referencia a imágenes de índole sexual de menores. No solo se le encontraron abundantes imágenes de contenido ilegal, sino que la hija de su pareja había sufrido abusos por parte del detenido cuando tenía nueve años de edad. Tras el arresto por tenencia de pornografía infantil, decidieron denunciar formalmente aquellos hechos.

El arrestado en Sevilla disponía de casi 800 fotos y 34 vídeos de claro contenido sexual infantil. Durante el registro se le encontraron estos archivos en su teléfono móvil que se descargaba a través de un ordenador portátil. 

En Tenerife fue detenido un ciudadano italiano que había sido denunciado hasta en 10 ocasiones y al que se le encontró pornografía infantil en sus dispositivos, tanto discos duros como teléfono móvil.

En Valladolid había dos casos diferentes. El primero de ellos, un varón español de 20 años que, al ir a ser detenido, se mostró agresivo golpeando en la cara a un policía, siendo necesaria la actuación de cuatro agentes para inmovilizarlo. Finalmente se consiguió determinar que era el presunto autor de un delito de tenencia de pornografía infantil, a lo que se añadieron los delitos de atentado y resistencia a los agentes de la autoridad.

También en Zaragoza ha sido arrestado un individuo que tenía abierta la sesión de descarga de esa clase de materiales en el mismo momento en que los agentes entraron al domicilio.

Comentarios