El Ayuntamiento de Porzuna exige a la Junta "que asuma su responsabilidad con el comedor escolar"

"El Consistorio lleva diez años gestionando este servicio, que es competencia del Gobierno regional", remarcan

El Ayuntamiento de Porzuna ha exigido a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha que asuma su responsabilidad y se haga cargo de la gestión del comedor escolar de la localidad, puesto que la prestación de dicho servicio es competencia de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes.

El consistorio porzuniego remitió una carta a finales del mes de febrero a la Delegación Provincial de Educación de Ciudad Real informándole de la situación, expresando su preocupación y solicitando una solución de cara al próximo curso “puesto que es un servicio muy necesario y muy demandado por las familias porzuniegas, ha triplicado el número de usuarios en los últimos años, las exigencias sanitarias son cada vez más férreas y, por tanto, ya es inasumible para el Ayuntamiento cuya máxima preocupación es garantizar el bienestar de los niños y niñas”.  

Así lo indicaba el alcalde, Carlos Jesús Villajos, quien ha explicado que “hace 10 años, de manera temporal y como solución puntual a la situación que se produjo en ese momento con la amenaza de cierre, el Ayuntamiento asumió la gestión del comedor escolar a través de la firma de un convenio con la Junta de Comunidades que se ha ido renovando anualmente desde 2014”. 

Entonces, sólo 14 niños hacían uso de este servicio, pero “la demanda ha ido creciendo y la situación es insostenible para el Ayuntamiento puesto que no puede garantizar las condiciones que requiere este servicio y además tiene que afrontar unos costes que tampoco le corresponde”. 

En este sentido, Villajos ha señalado que el servicio de comedor supone un coste de unos 30.000 euros para el Ayuntamiento sólo para pagar los casi tres euros por niño que tiene que asumir el consistorio y para costear los salarios y seguridad social de las dos personas que están al cuidado de los niños durante los nueve meses en los que está activo el comedor escolar. A esto se añade gastos de menaje, arreglo de averías de lavavajillas y la dedicación casi exclusiva de la educadora social que no puede realizar su trabajo por estar ocupándose de tareas que no le corresponden como la gestión de registros mensuales, altas y bajas, ausencias sin avisar, recepción de informes de Sanidad, coordinación diaria con cuidadoras del comedor y con responsables del reparto de menú o la gestión de compra de productos para el comedor escolar. 

El alcalde ha apuntado que desde el primer momento se informó a la Delegación de Educación y, a la dirección del Colegio Público ‘Nuestra Señora del Rosario’ a través de un acuerdo de la Junta de Gobierno Local basado en el informe elaborado por la responsable del comedor y posteriormente el concejal de Educación en Consejo Escolar del 30 de abril informó tanto al AMPA y a todos los asistentes, entre quienes se encontraba la directora del colegio, la jefa de estudios y parte del profesorado. La decisión tomada por la Junta de Gobierno no es otra que “mantener el servicio, pero garantizando que se preste de la mejor forma posible por quien tiene la obligación de hacerlo que es la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha”.

Actualmente, el menú se elabora en el Centro de Día y es transportado diariamente al centro escolar en cajones termo acondicionados para tal fin, pero eso no puede garantizar que los menús lleguen con la temperatura de recepción que marca la legislación, entre otras cosas. 

“No estamos poniendo en peligro el servicio de comedor escolar, de hecho lo estamos defendiendo y por eso exigimos que se ofrezca por quien corresponde para poder garantizar que las condiciones sanitarias se cumplan”, añadía Carlos Jesús Villlajos, quien ha aclarado que “en cualquier caso, no vamos a permitir que no se ofrezca este servicio y, si la Junta, rechaza nuestra petición y niega sus competencias, haremos lo que haya que hacer para que siga funcionando”. 

Villajos ha recordado que “siempre hemos colaborado con el Colegio y hemos dado la cara cuando ha habido problemas o necesidades especiales y así va a seguir siendo, pero creemos que después de 10 años asumiendo una competencia que no nos corresponde, es hora de que la Junta de Comunidades se haga cargo de sus responsabilidades con el fin de ofrecer a los niños y a las familias un servicio adecuado”. 

Comentarios