Repsol y 'Bunge' se alían en España para impulsar el suministro de combustibles renovables

Es la primera unión de este tipo en Europa

Repsol y Bunge han acordado colaborar en el desarrollo de nuevas oportunidades que ayuden a satisfacer la creciente demanda de materias primas con menor intensidad de carbono para producir combustibles renovables. Esta alianza, la primera de este tipo en Europa, ayudará a acelerar el aumento de producción requerido por la Unión Europea de estos combustibles.

A través de este acuerdo estratégico, la compañía multienergética Repsol adquiere el 40% de tres instalaciones industriales que forman parte de Bunge Ibérica, una de las filiales de Bunge en la Península Ibérica, por un importe total de 300 millones de dólares y hasta 40 millones de dólares adicionales en pagos contingentes. La transacción está sujeta a las condiciones de cierre habituales, incluidas las aprobaciones regulatorias.

El acuerdo incluye tres plantas operadas por Bunge dedicadas a la producción de aceites y biocombustibles en Bilbao, Barcelona y Cartagena, cercanas a complejos industriales de Repsol. Bunge continuará siendo un productor y proveedor clave de harinas proteicas, aceites vegetales, oleaginosas y cereales en España.

Mediante esta alianza, Repsol incrementa su acceso a una amplia cartera de materias primas de baja intensidad de carbono para producir combustibles renovables, que suponen una ruta inmediata para acelerar la reducción de las emisiones del transporte, incluidos coches, camiones, aviones y barcos.

La capacidad de producción actual de Repsol de 1,1 millones de toneladas de combustibles renovables al año es equivalente al ahorro de emisiones de CO2 de más de 1,7 millones de vehículos eléctricos. La compañía prevé aumentar su producción en hasta un 55%, que supondrá 1,7 millones de toneladas en 2027. Repsol está acelerando el despliegue de combustibles renovables en su red de estaciones de servicio, la mayor de España, con la incorporación de surtidores de combustible 100% renovable. Actualmente, cuenta con más de 120 estaciones de servicio con combustibles 100% renovables y tiene el objetivo de llegar a las 600 a finales de año y a 1.900 en 2027.

Repsol está llevando a cabo la puesta en operación de su planta de biocombustibles avanzados de 250.000 toneladas al año en Cartagena, la primera de la Península Ibérica. La compañía está transformando otra unidad en su complejo industrial de Puertollano (Ciudad Real) con capacidad para producir anualmente 200.000 toneladas de combustible renovable.

En virtud de esta alianza, ambas compañías planean explorar otras áreas de cooperación y desarrollo de proyectos para aumentar la disponibilidad potencial de aceites y grasas no destinados a alimentación para el mercado de combustibles renovables.

"Con este acuerdo, Repsol consolida su liderazgo en combustibles renovables en la Península Ibérica. Es una prueba clara del firme avance que estamos logrando en nuestra ambiciosa hoja de ruta para aportar a la sociedad soluciones para reducir las emisiones netas de CO2 del transporte de la forma más rápida y eficiente posible", ha señalado Juan Abascal, Director General de Transformación Industrial y Economía Circular de Repsol.

"Este es un paso emocionante para Bunge en España y respalda nuestro compromiso de crear rutas alternativas de descarbonización de las cadenas de suministro agrícolas y de aceites en nuestra industria. Juntos, gracias a la profunda especialización en el sector agroalimentario y la conectividad global para las materias primas renovables de nuestras compañías, nuestro objetivo es aprovechar mayores oportunidades en el área de las energías renovables", dijo Julio Garros, Copresidente de Agronegocios de Bunge.