Argamasilla de Calatrava lanza una campaña municipal contra los excrementos de perros en las calles

El Ayuntamiento remite 500 cartas y bolsas de recogida a propietarios de animales censados
 

El Ayuntamiento de Argamasilla de Calatrava pone en marcha una campaña ciudadana para crear conciencia sobre los perjuicios que causan los excrementos caninos que son abandonados, a su suerte en la vía pública, por propietarios de estas mascotas.

Bajo el inequívoco lema ‘Tu mascota ni sabe, ni puede. Tú, debes’, la acción “fomenta la recogida de las cacas con las que muchas veces, por desgracia, nos topamos el resto de vecinos, que incluso podemos pisar con lo que luego esa desagradable situación provoca”.

Lo explica Álvaro Calso, el concejal de Medio Ambiente quien, junto con Alcaldía, ha articulado una iniciativa que incluye cartelería en distintos puntos de la población y la remisión de medio centenar de cartas y bolsas para recogida de excrementos de cánidos.

“En nuestro censo municipal tenemos unos quinientos perros inscritos y es a sus dueños a quienes nos vamos a dirigir, aunque también queremos aprovechar esta campaña para recordar la necesidad de apuntar todos aquellos animales que no lo estén”, dice el edil.

Calso recuerda que “es una obligación de todos los rabaneros y rabaneras el hacer que nuestras calles estén limpias, por nuestro propio bien y porque nuestras plazas y calles reflejan de manera muy fiel nuestro carácter y siempre es mejor no ensuciar que limpiar”.

También y como recoge la misiva, se da cuenta de la vigencia de la Ley de Bienestar Animal y de la Ordenanza Municipal de Tenencia de Mascotas con que cuenta el Ayuntamiento de Argamasilla de Calatrava.

Sus aspectos más relevantes incluyen el mandato de que las personas que conviven con animales de compañía tienen el deber de protegerlos y han de cumplir con las normas previstas en todas las normativas de aplicación.

También la exigencia de mantener estos animales siempre en un buen estado de salud e higiene y que estén integrados en el núcleo familiar siempre que sea posible o en un alojamiento adecuado.

Además, se deben adoptar todas aquellas medidas que resultan necesarias para evitar que su tenencia o circulación ocasione molestias, peligros o amenazas a las personas o a otros animales.

Facilitarles el control y tratamiento veterinario, así como identificar mediante microchip y su registro en el Ayuntamiento en caso de los perros.

Y conforme es objeto de la campaña, evitar que los animales depositen sus excrementos y orines en lugares de paso habitual de otras personas, como fachadas, puertas o entradas a establecimientos, procediendo a la retirada o limpieza con productos biodegradables.

El práctico dosificador de bolsas para la recogida de excrementos que también se facilita a las personas propietarias, permite depositarlas en cualquier papelera o contenedor de orgánico de la localidad.

Comentarios