Teresa Simarro Martín de Burgo pregonará este año la Semana Santa de Almodóvar del Campo

Docente jubilada, su intervención estará plena de la espiritualidad que contagia
 
Teresa Simarro Martín de Burgo

La Semana Santa de Almodóvar del Campo tendrá en su paisana Teresa Simarro Martín del Burgo la pregonera para el presente año 2024, en un acto que como es habitual transcurrirá en el Teatro Municipal, en esta ocasión el sábado 23 de marzo desde las nueve de la noche.

Una designación que le trasladaba Jaime Rosa, presidente de la Junta de Hermandades de Semana Santa de Almodóvar del Campo en vísperas de la festividad de san Juan Bautista de la Concepción y que ella recibió con sorpresa “porque yo jamás había pensado en ser objeto de esto, que es un privilegio y que yo creo que yo no merezco”, admite.

Tras pensarlo, en particular porque sus vivencias personales y su hondura espiritual no le conducían a expresar un “pregón elocuente ni sobre todo cultural”, aceptaba finalmente por la ocasión de poder ofrecer ante sus paisanos una intervención que sí tendrá “valor popular y carácter entrañable”, pero que, sobre todo, enfatiza, “va a ser profundo”.

Sus “avatares vitales”, que de todos los sentidos ha tenido esta docente ya jubilada, viuda, madre de hija y de dos hijos, aunque uno de ellos se fue prematuramente con apenas tres años, los asume como “lecciones de vida”; también desde la referida vocación por la enseñanza que ha ejercido como profesión en el Colegio ‘Maestro Ávila y Santa Teresa’.

Fue en la Escuela de Magisterio donde se formó en los albores de la década de 1970; allí también en Ciudad Real donde tendría su primera experiencia durante un curso en el Colegio ‘Pío XII’; y a donde cada miércoles regresa para seguir aprendiendo, esta vez Teología, en el Seminario Diocesano, gracias al curso que se imparte para laicos de toda la provincia.

Su entrega para con la Iglesia en general y para con la Parroquia de Almodóvar del Campo en particular es total, desde clases de catequista hasta interpretar en el coro, ayudando en Cáritas y llenándole de una forma muy particular su dedicación como guía en la ruta avilista de peregrinaciones que ofrece el movimiento Vocatio en torno a san Juan de Ávila. 

Ahora, en apenas dos sábados, el pregón de esta cofrade de la Hermandad de Nuestra Señora de los Dolores, vendrá a “poner en valor la Semana Santa mucho más allá de las imágenes, de la tradición, de lo populoso que puedan tener las procesiones”, avanza.

En su sentir tiene también muy vivo el ánimo de las hermandades de fomentar en otros momentos del año los valores fraternos y de caridad que atesoran dentro de sus respectivos carismas y que hacen palpalbles con actuaciones de recogida de alimentos y otros enseres para hacerlos llegar a personas vulnerables del pueblo.

Volviendo al pregón, la espiritualidad que Teresa vive la encuentra también en “esas tallas que alientan a ser hermanos de una cofradía”, porque en ellas reconoce “el carácter propio de lo que encierra todo el ciclo de la Semana Santa” tal y como así lo discierne ella y que, de cara a su intervención, admite, ha sentido además el estímulo del Espíritu Santo.

“Algo me sobrevino, de verdad, que me dijo: ‘Mira, tienes que aceptar porque el Señor te necesita para pregonar esta Semana Santa’” y por eso ella espera ser de Él una “gran portavoz”, con el ánimo de “agradecer a la misericordia de Dios todo el bien que ha hecho en mi vida, a pesar de todos mis avatares”, apostilla.

En ese sentido concibe su alocución a modo de “oración”, en la que mostrar que lo vivido por Cristo durante el Triduo Pascual “no está nada desfasado y que, a pesar de los dos mil años que ya han transcurrido, hoy hay viacrucis y hay calvarios para los que la Pasión de Jesús es un aliciente, que nos enseña a ver el dolor y las dificultades de otra manera”.

Y avanza por último, respecto al hilo conductor de su intervención cuya redacción tiene ya conclusa prácticamente, que a lo largo del pregón quiere compartir visos de su pasión “por la vida humana regalada por Dios” y de su particular sensibilidad para personas con otras capacidades, como así ya puso en práctica en su día en las aulas entre alumnos con necesidades educativas especiales.

Biografía de la pregonera

Teresa Simarro Martín del Burgo es nacida en Almodóvar del Campo y sus primeros años de escolarización, hasta 4º de Bachillerato, fueron en el colegio de las Monjas Agustinas.

El Bachillerato Superior, 5º y 6º cursos, así como el examen de grado superior que se conocía como ‘la reválida’ los realizó en el Colegio ‘María Inmaculada’ de Puertollano y a los 21 años obtuvo el título de Maestra de Primera Enseñanza en Ciudad Real.

Un año después comenzaría a trabajar en el colegio de los padres carmelitas, el ‘Maestro Ávila y Santa Teresa’ de Almodóvar del Campo, donde siempre ha vivido. Contrajo matrimonio en Toledo en 1977 y al año siguiente nació su hija, a la que seguirían dos varones.

En 1998 el rector de la Universidad de Castilla-La Mancha expide su título de Especialista en Audición y Lenguaje, inaugurando la primera promoción de esta especialidad que hasta entonces no impartía la institución académica regional.

Su actividad laboral como docente la completó en el año 2017, después de 43 años de trabajo en las aulas.

Desde hace años viene participando en actividades con la Parroquia, como catequesis, el coro parroquial, Vocatio, Cáritas, cursos de Teología no reglada en el Instituto Diocesano de Teología ‘Beato Narciso Estenaga’ desde hace cinco años y hasta la actualidad.

Le gustan las actividades en contacto con la naturaleza, como el senderismo y rutas en bici principalmente por vías verdes. Le encantan el mar y la montaña y la sana conversación.

Comentarios