Su polifacética autora ha vivido en varios continentes y visitado casi 90 países

Gloria Nistal trae a Almodóvar del Campo su visión más personal de enclaves y referentes icónicos de La Mancha

A lo largo de todo este mes de diciembre y hasta el próximo 7 de enero de 2024, el Centro Cultural ‘Casa de la Marquesa’ acoge la exposición de fotografía ‘Una visión de La Mancha’, en la que Gloria Nistal ofrece 45 retratos de espacios y escenas costumbristas a lo largo y ancho de la provincia ciudadrealeña.

Una cuidada selección de las que una quincena de imágenes se refiere a Almodóvar del Campo y otras zonas del municipio tan emblemáticas como SISAPO, además de distintos emplazamientos en Puertollano, San Carlos del Valle, Daimiel, Torralba de Calatrava, Alcázar de San Juan, Campo de Criptana, Ruidera o Pedro Muñoz, entre otros varios.

Junto a amistades y a la edil de Cultura, tan polifacética mujer, licenciada en Filosofía y Letras, con estudios de doctorado terminados y dos máster en tecnologías TIC, profesora y conferenciante en universidades africanas, americanas y europeas y autora de diversos artículos sobre la lengua y la literatura africana en español, ejerció ayer de presentadora.

Significó que su caminar en La Mancha empezó de la mano del Quijote, que para ellas es “un personaje cercano, entrañable, como de la familia”, recorrido que luego ha estado complementado gracias a la amistad con poetas y demás artistas manchegos, “que me han ido enseñando con muchísimo cuidado, con amor, su tierra natal”.

Así, por ejemplo, la ceramista Graci Arias de la firma puertollanera Alfar Arias, quien junto a su marido Ángel Leal también fueron partícipes de la inauguración este viernes, refiriendo además Gloria que en el caso de Almodóvar del Campo pudo descubrirla en compañía de la también escritora y poeta María Antonia García de León y su esposo.

Y también Nistal Rosique se declara gran admiradora de otros artistas que, si bien no conoce personalmente, reconoce le han servido de inspiración, entre ellos el aclamado pintor Antonio López o, la no menos referente del mundo de la fotografía, Cristina García Rodero, cuyas obras también han contribuido a enseñarle La Mancha.

Para esta exposición también ha tenido en cuenta su autora elementos distintivos en su particular visión de esta región, como los primigenios, es decir, aire, agua, fuego y mucha tierra; pero también molinos, viñedos, pueblos, casas solariegas, objetos; así como obras de arte, sitios arqueológicos, fiestas a la Virgen; con el hilo conductor siempre de gente, “hombres y mujeres que desfilan o tocan música y niños que sonríen y traen la vida”.

Se trata, sencillamente, “de la visión personal de una fotógrafa que, sin haber nacido en La Mancha, siente pasión por ella y la disfruta” tal y como reconoce ella misma, una persona que se considera “viajera inquieta y constante”, que ha vivido en América, África y Europa y ha visitado, hasta el momento, cerca de noventa países.

Un currículo y una intención de vida que, como señalaba Virginia López, “nos hacer ver la perfecta dimensión de lo que esta exposición de Gloria significa y agradecer sobre todo las palabras hacia nuestra tierra por parte de una mujer con tanto bagaje etnográfico y cultural, que ha conoce tan al detalle tantas sociedades diferentes a la nuestra”.

Comentarios