InicioCulturaVisita al Real Casino de Murcia

En la actualidad está considerado bien de interés cultural, con la categoría de monumento

Visita al Real Casino de Murcia

Por José Belló Aliaga

El Real Casino de Murcia es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad española de Murcia. Se encuentra en la céntrica calle Trapería, no lejos de la catedral. El edificio, cuya construcción comenzó en 1847, es una mezcla de las distintas corrientes artísticas que coexistieron en la segunda mitad del siglo XIX y principios del siglo XX en España y fue declarado monumento histórico-artístico nacional en 1983, por lo que en la actualidad está considerado bien de interés cultural, con la categoría de monumento.

Institución social

El edificio es la sede de la institución social del mismo nombre que funciona como un club privado y que fue constituida el 11 de junio de 1847. La Sociedad se instaló inicialmente en un palacete del Marqués del Vado situado en la calle Lucas. Posteriormente fueron adquiridos diversos inmuebles hasta completar el actual trazado del edificio hacia finales del siglo XIX. A pesar de ser un club privado, la planta baja monumental del edificio está abierta a la visita turística y a la celebración de actividades culturales, siendo el edificio civil más visitado de la Región de Murcia.

[]Tras un periodo de decadencia provocada por la crisis experimentada por este tipo de sociedades en la segunda mitad del siglo XX, la Sociedad del Real Casino de Murcia se ha revitalizado notablemente y el edificio monumental que constituye su sede ha sido restaurado en su integridad entre los años 2006 y 2009, por cuya razón el rey Don Juan Carlos I de España concedió al Casino de Murcia el título de Real. El proceso de rehabilitación integral ha afectado a la totalidad del edificio, incluidas las estructuras, cimientos, suelos, paramentos y cubiertas, así como a todos los elementos decorativos, el mobiliario histórico, las lámparas y las obras de arte. Han sido recuperados numerosos espacios y se ha dotado al edificio de los servicios más avanzados, al tiempo que se han removido las barreras arquitectónicas o se han salvado mediante elementos mecánicos.

Recorrido por el Real Casino de Murcia

La fachada

La Fachada del edificio que da a la calle Trapería, construida en 1902, es obra del arquitecto murciano Pedro Cerdán Martínez, autor, entre otros edificios notables, del Mercado de Verónicas en Murcia, la Casa del Piñón en La Unión y la Casa del Reloj en San Pedro del Pinatar. Es de estilo ecléctico con influencias modernistas e historicistas. A ambos lados de la puerta principal se abren los amplios ventanales de dos salas conocidas popularmente como Peceras, lugar habitual de tertulia de los socios del Real Casino.

Vestíbulo

Traspasada la puerta de entrada hay un pequeño Vestíbuloneobarroco que combina magistralmente maderas, cristales, mármoles y escayolas y en el que destaca un precioso artesonado. El acristalamiento de sus paredes permite crear una desahogada sensación de amplitud en un espacio relativamente pequeño.

Peceras

Las populares Peceras, que se abren acristaladas a ambos lados del vestíbulo de entrada, fueron igualmente decoradas por Manuel Castaños (muchos de sus elementos fueron empleados en la decoración del palacete de Parque Florido, la sede del Museo Lázaro Galdiano de Madrid) y han recuperado las tonalidades y el aspecto que tenían en 1902.

Patio Árabe

Tras la puerta de cristales coloreados se accede al Patio Árabe que actúa como distribuidor del edificio. Su lujosa decoración de estilo neonazarí es también obra de Manuel Castaños y está revestida por más de 35. 000 láminas de pan de oro. Está inspirado en la puerta del Patio de los Embajadores de la Alhambra. La luminosa bóveda estrellada de hierro y cristales coloreados que cubre el patio es la parte más alta del edificio. Una inscripción en árabe que reza «Nada más grande que Alá» se repite a lo largo de todo el perímetro.

La Galería Central

La Galería Central, cubierta por una bóveda acristalada y recubierta de mármoles de Macael y de Cehegín, conocida como Patio Largo, constituye realmente una calle interior del Casino a la que se asoman las diferentes dependencias situadas en un nivel ligeramente superior. Realmente, en su origen fue una calle interior que separaba las distintas edificaciones que se agruparon para configurar la planta actual del Real Casino, muchas de las cuales, al contar con semisótano, tenían la planta baja por encima del nivel de la calle. Por esta razón, las salas que flanquean tanto la Galería Central como la Transversal (conocida como Patio Corto) están situadas cuatro escalones por encima del nivel del suelo de ambas galerías.

Biblioteca Inglesa

La primera dependencia que se sitúa a mano izquierda es la Biblioteca Inglesa, obra realizada en 1913 según el proyecto de la firma británica Waring & Gilow, en la que destaca su tribuna superior de maderas talladas sustentada por ménsulas de fundición en forma de flamencos que, como aves migratorias, representan el espíritu viajero del siglo XIX. La Biblioteca guarda una magnífica colección de libros, integrada por más de 20.000 volúmenes de los siglos XVII, XVIII y XIX. Un lucernario cenital proporciona luz natural a los veinticinco puestos de lectura. Un detalle curioso lo constituye el trampantojo del hueco de la escalera de caracol que accede a la tribuna superior, donde el revestimiento no es de madera sino de estuco pintado.

Salón del Congresillo

Situado enfrente de la Biblioteca, el Salón del Congresillo es un elegante saloncito entelado que servía de punto de reunión a ciertas peñas de ciudadanos notables de Murcia, entre ellas la que le da nombre, la Peña del Congresillo. En su decoración, algo más masculina que la de otras salas, destacan las sedas y maderas, así como la lámpara y las finas escayolas del techo. Alberga parte de la importante colección de pinturas románticas del siglo XIX y primeros años del XX, con obras de gran formato de Manuel Arroyo, Manuel Piccolo y Obdulio Miralles. Es precisamente un cuadro de este último el que llama la atención, no sólo por su belleza, sino por la historia que esconde. Se trata de “La modelo” y representa a la modelo habitual del pintor que, enamorado de ella y verse rechazado, se quitó la vida a la temprana edad de 27 años. Otras dos pinturas destacadas son “Vaso con flores”, de Luis Garay y “Escena nevada de París” del pintor perteneciente a la Escuela de París Emilio Grau Sala.

Salón de Baile

Por el Congresillo se accede al salón más importante y suntuoso del Real Casino, conocido como el Salón de Baile. Construido entre 1870 y 1875, está concebido en un atractivo estilo neobarroco, de inspiración francesa. El majestuoso lienzo del techo, pintado entre otros por Manuel Arroyo y Eduardo Gil Montijano, está decorado con alegorías de las artes y con paisajes exóticos. El tema central representa una arquitectura fingida con escorzo de balaustrada rococó mixtilínea, provista de cuatro balconcillos con toldos y búcaros florales. Entre nubes se sitúan cuatro matronas que representan la Música, la Escultura, la Pintura y la Arquitectura. Cuatro medallones situados en las esquinas muestran a los hijos ilustres de Murcia, el actor Julián Romea, el escultor Francisco Salzillo, el pintor Pedro Villacis y el político José Moñiño, Conde de Floridablanca. Cinco deslumbrantes lámparas de bronce dorado y cristal de Bacarat iluminan el Salón. Cuentan que fueron fabricadas con destino al palacio imperial en Trieste del emperador Maximiliano I de México, pero que, tras ser depuesto y fusilado en 1867, las lámparas quedaron en París y fueron adquiridas para el Real Casino de Murcia. Fueron las primeras lámparas que lucieron con luz eléctrica en la ciudad de Murcia. Además de la suntuosa decoración de espejos, molduras doradas, bajorrelieves y cornucopias, destaca en este salón el suelo de tarima de madera taraceada que data de 1877, así como la bancada circular desde la que las señoras que acompañaban a las jóvenes murcianas en los bailes de época vigilaban las evoluciones de sus pupilas mientras bailaban al son de la música interpretada por los músicos situados en los balconcillos superiores. Es, además, el único suelo que no ha sido sustituido en los diferentes procesos de reforma o restauración. El Salón de Baile ha sido, desde su construcción, el brillante escenario de innumerables fiestas de la sociedad murciana.

Antesala

Desde el Salón de Baile se accede a la Antesala, un espacioso salón abierto al Patio Pompeyano en que se efectúa la transición de las cálidas sedas y maderas al frío mármol. Destacan dos pinturas de gran formato de los pintores Gil Montijano y Sánchez Picazo, así como un busto ejecutado por el escultor murciano José Planes.

Tocador de Señoras

Desde la Antesala se sale de nuevo a la Galería Central y se accede al Tocador de Señoras queocupa parte de la antigua sala de armas. Está ejecutado con lujo, destacando sus espejos y sedas. Los apliques conservan las pantallas que fueron bordadas con hilo de oro en los talleres de bordado de Lorca. El lienzo que decora el techo, obra de José Marín Baldo, es una alegoría de la noche y representa a la Diosa Selene. Los ojos y la figura de una mujer alada que cae envuelta en llamas siguen al que los mira desde cualquier ángulo del recinto, produciendo un curioso efecto óptico. Hasta la rehabilitación integral el tocador estuvo en uso como toilette de señoras y se conservan los juegos de plata de tocador.

Salón de Armas

Nuevamente en la Galería Central y tras girar a la izquierda se accede al Salón de Armas, cuyas cristaleras ornamentadas con panoplias atestiguan que fue en su día la sala de esgrima del Real Casino. Tras perder un trozo en el que fue construido el Tocador de Señoras, el Salón de Armas fue utilizado como sala de ajedrez, entre otros muchos usos. El proceso de rehabilitación integral ha permitido la recuperación parcial de una decoración de la que se ha tenido noticia por primera vez al restaurar el techo pintado del Tocador de Señoras. Tras el lienzo aparecieron los restos de la cenefa que decoraba originariamente el Salón de Armas, consistentes en la imagen de uno de los trabajos de Hércules, la lucha contra el león de Nemea, así como parte de la ornamentación floral, aunque posiblemente la cenefa contuviera la totalidad de los trabajos del semidiós mitológico. Además de este interesante detalle histórico, el Salón, que está dotado de luz natural gracias a un lucernario cenital, guarda el resto de la colección de pintura del siglo XIX, integrada por lienzos de Germán Hernández Amores, Joaquín Agrasot y Miguel Blay, que fueron pintados inicialmente para decorar la Sala de Billar. Pero llaman especialmente la atención cuatro grandes lienzos de Obdulio Miralles que representan alegorías de las cuatro Estaciones. Estos cuadros, de gran belleza costumbrista, fueron pintados en 1893 para decorar el Patio Pompeyano. Con ocasión de una reforma, en 1928 fueron cedidos en depósito al Museo de Bellas Artes de Murcia, donde han permanecido ochenta y un años hasta su vuelta al Real Casino con motivo de su reapertura en noviembre de 2009.

Salón de Té

El Salón de Té es otro lujoso Salón que ha sido usado ocasionalmente como comedor o como sala de cafetería. En el reciente proceso de rehabilitación integral, y tras un paciente trabajo de recomposición, ha sido recuperado el espléndido techo de escayola que se derrumbó a finales de la década de los setenta. El salón cuenta, a su vez, con dos dependencias accesorias conocidas como el “Comedor Español”, decorado en estilo castellano, y el “Salón Inglés”, en el que ha sido recuperado el techo originario de escayola, anterior a 1847.

Exedra

En la Exedra el visitante puede contemplar una vista panóptica del Casino. Al estar elevada respecto de las galerías, se utiliza frecuentemente como escenario. En ella se encuentra una copia de la Dama de Elche que fue obsequiada por la ciudad de Elche al Real Casino de Murcia.

Patio Pompeyano

El Patio Pompeyano, de estilo neoclásico, está cubierto por una cúpula de hierro y cristal y alberga algunas esculturas de gran belleza. A las dos copias de “Danae” y “La Amazona” de Policleto, procedentes del Museo Vaticano, hay que añadir la excepcional “Venus” de José Planes, Premio Nacional de Escultura en 1920, que se encuentra en el centro del patio, así como la “Mujer” de Antonio Campillo.

Patio Azul

El Patio Azul integra uno de los espacios en el que resulta más destacada la intervención de rehabilitación llevada a cabo entre los años 2006 y 2009. El patio ha sido cubierto con una gran cúpula de cristal, al tiempo que se le ha dado un tratamiento de color homogéneo que, no obstante, no oculta el hecho de que en el convergen las fachadas originarias de lo que fueron edificaciones diferentes. El Patio ha quedado, pues, plenamente integrado en el recinto cubierto y climatizado del Real Casino, sin que haya perdido una clara referencia a sus orígenes como patio abierto.

Sala de Billar

Flanqueando el Patio se encuentra la Sala de Billar, dotada de un bello artesonado de madera con decoración en la que predominan los motivos geométricos. Cuatro arcos de medio punto reciben la luz del Patio Azul. La Sala está dotada de unas preciosas lámparas orientables sobre las mesas que, a su vez, están calefaccionadas, por lo que ofrecen las mejores condiciones para practicar el juego. La sala ha sido escenario de importantes campeonatos de billar. Resulta curioso el mobiliario originario que está dotado de la altura suficiente para permitir ver con toda comodidad las jugadas de billar.

Otras salas

Sala Alta

En la Primera Planta se encuentra la Sala Alta, un espacioso Salón bellamente decorado que se asoma a la fachada principal. Es el principal salón multiuso del Real Casino y alberga exposiciones, ciclos de música, conferencias y otros actos sociales y culturales.

Salas de Juego

Las dos Salas de Juego con que cuenta el Casino se encuentran situadas en el ala sur del edificio y se accede a ellas por el ascensor de la Conserjería. La sala de la planta primera está destinada al dominó, mientras que la sala de la planta segunda se destina al ajedrez y al bridge, y cuenta con una zona de lectura y navegación por internet. Ambas salas cuentan igualmente con servicio de cafetería y bebidas.

Salones Sociales

Los Salones Sociales se encuentran en la planta primera y se accede a ellos por el ascensor panorámico. Además de un amplio y confortable salón de estar, que alberga algunos de las obras más importantes que integran la colección de pintura del Real Casino, la zona social cuenta con cafetería, comedor de socios, salón de actos, salas de reuniones y terraza ajardinada. La entrada, tanto a las Salas de Juego como a los Salones Sociales, está reservada a los Señores Socios.

Tesoros del Casino

Los flamencos de la Biblioteca del Real Casino de Murcia

Como afirma Santiago Delgado, los artesanos ingleses que construyeron todo el material mobiliario de esta Biblioteca, allá por finales del XIX, tuvieron que idear unas ménsulas para sostener el deambulatorio superior que albergaría las estanterías de los libros. Sin duda acudieron hasta alguna fundición y encargaron algo adecuado para el propósito. Los fundidores diseñaron esos flamencos que vemos sostener el pasillito elevado, protegido tan sólo de una baranda sin columnillas verticales.

Explican todos los guías a los visitantes que esos flamencos, al ser aves migratorias, simbolizan la universalidad de la cultura, basada en la libertad. Volar es buen sinónimo de libertad. Hasta ahí, bien. Pero es incompleto. En primer lugar, los flamencos no están volando. Están iniciando el vuelo. Es decir, comenzando a sentir su libertad. Acaso era un guiño a sus clientes españoles, apenas unos años viviendo con una determinada dosis de libertad; de libertad de conciencia, de voto, de expresión, de ideología… O sea, que el flamenco no simboliza exactamente libertad, sino el comienzo de la libertad.

Pero, tampoco acaba ahí la cosa. Si se fijan, las alas aún no desplegadas, pero sí apartadas ya del cuerpo, se unen a la pared y al techo por unas elipses muy alongadas, radiales respecto de un cuarto de círculo, que une techo con pared. Bien, este cuarto de círculo es el sol. Y las elipses alargadas, sus rayos. Resultado: el sol ampara al flamenco. El sol, claro está, es la Razón, la Luz, la Ilustración… Los rayos los pensamientos libres que emanan la Razón.

Símbolo completo: La Razón (el sol) impele a la Libertad (los flamencos). Sin Razón no hay libertad, ni sabiduría. Una biblioteca es el Templo de la Razón y la Libertad. Sin Razón no hay Libertad. Sin libertad, no hay progreso, desarrollo ni Humanidad en avance, ni social, ni cultural, ni económico.

La Venus de Planes

En el Patio Pompeyano, presidiendo los medios, justo a mitad de camino entre el Antesalón de Baile y el Patio Español, hoy techado de transparente materia que lo resguarda de la intemperie –que no de la luz– se alza, esbelta y precisa de dimensiones, la Venus de José Planes. El escultor de Espinardo supo aunar clasicismo y modernidad en esta bella escultura del desnudo femenino. El mármol blanco ayuda a figurar la gracilidad y belleza de ese canon de estética universal, que es el desnudo femenino categorizado por un Fidias o un Miguel Ángel, por ejemplo.

El brazo derecho de la bella se oculta tras su cabeza, para no estorbar a nuestra mirada, que se desliza sobre su cuerpo, de hombros a pies, mostrándonos la excelencia de su perfil, acierto pleno de esbeltez: curvas que se acoplan a la verticalidad ascendente que prima en el conjunto. 

Una clámide, paño que pende por su izquierda, enmarca el desnudo por la izquierda suya, casi evitando que nuestra vista salga de la perspectiva, y se envicie y se obnubile en la contemplación de las sensuales formas de la bella de mármol. 

La leve flexión de su pierna izquierda aumenta la maestría del escultor, al lograr un contraposto absolutamente coqueto (sí, coqueto, ¿por qué no?, a la par que apolíneo en grado sumo. 

La justeza de compacidad y volumen de los hermosos pechos nos da idea de una juventud eterna, sin ocaso, como la del mismo mármol de la materia que le da realidad. 

El rostro, ni sonriente, ni adusto, olímpico, aparece con la inexpresividad propia de los dioses. Orlado se halla por un peinado moderno para la época del artista: nos hallamos ante uno de los mejores logros del arte modernista en Murcia, cuando ya esta manera de contemplar los cánones estéticos, se abandonaba en aras de unas características en abrazo con cierta abstracción, en las que también enseñoreó nuestro escultor. Dioses varios y héroes escoltan a la Bella, por todas partes de los altos de este Patio Pompeyano. Patio que, con la obra, realizada en 1920, por José Planes, se honra como mejor lo pudiera haber hecho: con la obra de un hijo de Murcia, egregio y sabio: el escultor José Planes (1891-1974). 

José Belló Aliaga

blank
La Fachada del edificio que da a la calle Trapería, construida en 1902, es obra del arquitecto murciano Pedro Cerdán Martínez, autor, entre otros edificios notables, del Mercado de Verónicas en Murcia, la Casa del Piñón en La Unión y la Casa del Reloj en San Pedro del Pinatar
blank
A ambos lados de la puerta principal se abren los amplios ventanales de dos salas conocidas popularmente como Peceras, lugar habitual de tertulia de los socios del Real Casino
blank
Es de estilo ecléctico con influencias modernistas e historicistas
blank
En la actualidad está considerado bien de interés cultural, con la categoría de monumento
blank
El edificio ha sido restaurado en su integridad entre los años 2006 y 2009, por cuya razón el rey Don Juan Carlos I de España concedió al Casino de Murcia el título de Real
blank
Traspasada la puerta de entrada hay un pequeño Vestíbulo neobarroco que combina magistralmente maderas, cristales, mármoles y escayolas y en el que destaca un precioso artesonado
blank
Entrada a la Pecera Sur
blank
Interior de una de las Peceras
blank
El Patio Árabe que actúa como distribuidor del edificio, de lujosa decoración de estilo neonazarí es obra de Manuel Castaños y está revestida por más de 35. 000 láminas de pan de oro. Está inspirado en la puerta del Patio de los Embajadores de la Alhambra
blank
La Galería Central, cubierta por una bóveda acristalada y recubierta de mármoles de Macael y de Cehegín, conocida como Patio Largo, constituye realmente una calle interior del Casino a la que se asoman las diferentes dependencias situadas en un nivel ligeramente superior
blank
La Biblioteca Inglesa, obra realizada en 1913 según el proyecto de la firma británica Waring & Gilow, en la que destaca su tribuna superior de maderas talladas sustentada por ménsulas de fundición en forma de flamencos que, como aves migratorias, representan el espíritu viajero del siglo XIX
blank
“La modelo”, en el Salón del Congresillo, de Obdulio Miralles, representa a la modelo habitual del pintor que, enamorado de ella y verse rechazado, se quitó la vida a la temprana edad de 27 años
blank
Entrada al Salón de Baile
blank
El Salón de Baile, construido entre 1870 y 1875, está concebido en un atractivo estilo neobarroco, de inspiración francesa
blank
El majestuoso lienzo del techo, pintado entre otros por Manuel Arroyo y Eduardo Gil Montijano, está decorado con alegorías de las artes y con paisajes exóticos
blank
El tema central representa una arquitectura fingida con escorzo de balaustrada rococó mixtilínea, provista de cuatro balconcillos con toldos y búcaros florales
blank
Cuatro medallones situados en las esquinas muestran a los hijos ilustres de Murcia, el actor Julián Romea, el escultor Francisco Salzillo, el pintor Pedro Villacis y el político José Moñiño, Conde de Floridablanca
blank
Cinco deslumbrantes lámparas de bronce dorado y cristal de Bacarat iluminan el Salón
blank
En la Antesala destacan dos pinturas de gran formato de los pintores Gil Montijano y Sánchez Picazo, así como un busto ejecutado por el escultor murciano José Planes
blank
El Tocador de Señoras está ejecutado con lujo, destacando sus espejos y sedas
blank
El lienzo que decora el techo, obra de José Marín Baldo, es una alegoría de la noche y representa a la Diosa Selene. Los ojos y la figura de una mujer alada que cae envuelta en llamas siguen al que los mira desde cualquier ángulo del recinto, produciendo un curioso efecto óptico
blank
El Salón de Armas fue en su día la sala de esgrima del Real Casino
blank
En el Salón de Armas llaman especialmente la atención cuatro grandes lienzos de Obdulio Miralles que representan alegorías de las cuatro Estaciones
blank
El Salón de Té es otro lujoso Salón que ha sido usado ocasionalmente como comedor o como sala de cafetería
blank
En la Exedra el visitante puede contemplar una vista panóptica del Casino. Al estar elevada respecto de las galerías, se utiliza frecuentemente como escenario
blank
En la Exedra se encuentra una copia de la Dama de Elche que fue obsequiada por la ciudad de Elche al Real Casino de Murcia
blank
El Patio Pompeyano, de estilo neoclásico, está cubierto por una cúpula de hierro y cristal y alberga algunas esculturas de gran belleza
blank
La excepcional “Venus” de José Planes, Premio Nacional de Escultura en 1920, que se encuentra en el centro del Patio Pompeyano
blank
La Sala de Billar está dotada de unas preciosas lámparas orientables sobre las mesas que, a su vez, están calefaccionadas, por lo que ofrecen las mejores condiciones para practicar el juego
blank
El Patio Azul ha quedado plenamente integrado en el recinto cubierto y climatizado del Real Casino, sin que haya perdido una clara referencia a sus orígenes como patio abierto
blank
En el Patio Azul se ubica actualmente el restaurante del Casino
Artículos Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEIDO