InicioRegiónUna investigación de la Universidad de Alcalá descubre huellas de notosaurio del...

Es la primera vez que se encuentran huellas subacuáticas de este animal en Europa, ya que solo se habían descubierto en dos yacimientos en China

Una investigación de la Universidad de Alcalá descubre huellas de notosaurio del Triásico en Guadalajara

La investigadora postdoctoral destinada en el Departamento de Geología, Geografía y Medio Ambiente y miembro del Grupo de Investigación PaleoIbérica de la Universidad de Alcalá, Mélani Berrocal Casero, ha dado a conocer recientemente el hallazgo en el término municipal de Valdelcubo (Guadalajara). El rastro, de hace unos 240 millones de años, está compuesto por siete huellas fósiles de notosaurio seguidas unas de otras en doble hilera. La superficie que contiene estas huellas tiene unos 2 metros cuadrados.

Mapa Descripción generada automáticamente

A, B, contexto geográfico del área de estudio. C, contexto geológico que muestra el Anticlinal de Riba. D, sección realizada en el Anticlinal de Riba, en la Formación Areniscas de la Cuesta del Castillo, con detalles de la superficie que contiene las huellas.

El conjunto de huellas del Triásico Medio, clasificadas como aff. Dikoposichnus, corresponden al rastro subacuático de uno de estos tetrápodos nadadores, que tenían cierta flotabilidad en el agua y usaban sólo sus patas delanteras a modo de remos para impulsarse sobre el fondo marino y desplazarse hacia adelante. Estos reptiles marinos nadaban en mares poco profundos como los que bordeaban la línea de costa del mar de Tethys, situada en lo que hoy conocemos como Guadalajara hace millones de años.

Vista general de la pista aff. Dikoposichnus en la localidad de Valdelcubo, en el Anticlinal de Riba (Guadalajara, España). Arriba a la izquierda, foto de la pista o rastro. Arriba a la derecha, dibujo de la pista indicando las medidas tomadas. Abajo, detalle de las diferentes huellas. D: distancia entre impresiones sucesivas en el mismo lado de la pista. Tw: ancho de la pista, la distancia entre las huellas producidas por las “manos” o las extremidades anteriores izquierda y derecha del mismo animal. L: longitud de la pista. W: ancho de la pista. La flecha indica la dirección del movimiento del animal. Barras de escala blancas: 2 cm.

‘Las huellas encontradas en la provincia de Guadalajara, a diferencia de las asiáticas, contienen marcas de natación, con impresiones de uñas asociadas. Detrás de cada huella hay una elevación en la roca, que se corresponde con la elevación de sedimento que produjeron las patas delanteras de este animal tocando el fondo e impulsarse. Este hallazgo, añade nuevos datos al poco conocido estilo de locomoción de estos animales, explica Mélani.

De esta manera, España se convierte en el segundo país del mundo en el que se han registrado huellas subacuáticas de estos reptiles del Triásico pues, hasta este descubrimiento, sólo se conocían en dos yacimientos situados en el suroeste de China, lo que aporta más información sobre la distribución y estilo de vida de estos animales en el período Triásico.

Detalle de las huellas mejor preservadas de aff. Dikoposichnus. A, huella elíptica con impresiones de los dígitos (dedos). B, C, huellas con extensiones laterales. D, huella elíptica con huellas de natación asociadas y marcas de las uñas. Las flechas indican el sentido del movimiento del animal.

¿Cómo eran los notosaurios?

Los notosaurios eran unos reptiles marinos que habitaron los mares del Triásico y podían alcanzar los 5 metros de longitud. Estos animales, pertenecientes al Superorden Sauropterygia, como los más conocidos plesiosaurios, tenían un largo cuello y una cola alargada y podían desplazarse nadando por el agua. Se alimentaban principalmente de invertebrados y peces y, a pesar de que fueron relativamente abundantes en los mares del pasado, encontrar sus huellas es extraordinariamente raro.

Artículos Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEIDO