InicioOpiniónSin paréntesis

Artículo de Opinión de Jesús Antonio Rodríguez Morilla

Sin paréntesis

Jesús Antonio Rodríguez Morilla.- Aún no hemos podido reponernos totalmente de los efectos del COVID-19, cuando tenemos en los umbrales de nuestros domicilios a otro indeseable e inesperado virus con nueva tarjeta de visita: la viruela del mono.

Según BBC NEWS, más de 90 casos confirmados en catorce países, suponen otro desgraciado acontecimiento inesperado.

Resulta obvio que nos toca recibirlo con angustias y zozobras, y, según ‘El Mundo’, con una procedencia aparente de África Central y Occidental, aunque sean inexistentes las conexiones con ellos, pero cuya presencia se ha hecho notar en España a través de siete comunidades autónomas. entre casos fehacientes y sospechosos.

La labor de los científicos es tranquilizarnos, advirtiéndonos de que no se trata de otra pandemia COVID-19, sino un brote inusual e inesperado procedente del habita natural de animales salvajes, más bien roedores y no monos, afirma James Gallagher de BBC News.

Pero la tranquilidad científica que se nos desea transmitir no impide que nos preguntemos ¿qué está pasando? de un tiempo a esta parte.

¿Relajación de la OMS? ¿Recortes en vigilancias e inoculaciones vacunas en zonas endémicas tradicionales por recortes económicos? ¿Realizaciones de pruebas sin control?

Y, es que una de las conclusiones de los expertos es que la viruela del mono es bastante predecible, con las reservas debidas hacia sus mutaciones.

Reflejada la situación anterior no hay más remedio que esperar novedades a medida que se vayan produciendo y mientras tanto, debemos ajustarnos a las informaciones COVID-19 disponibles, y, Estados Unidos como base mundial del estado general científico respecto al comportamiento del patógeno, supone, la referencia colateral más directa, junto a la que periódicamente proporciona en España el Ministerio de Sanidad.

EEUU ha superado el millón de fallecidos, y continúan desgraciadamente al frente de otras adversidades como aumentos de contagios y hospitalizaciones, aunque no de la envergadura de la época de ómicron en el pasado enero, pero próximos a los 100.000 contagios/día, volviéndose al uso de la mascarilla en determinados interiores de uso público.

Cabe reseñar que en EEUU se encuentra permitido que las personas evalúen su propio riesgo mediante las pruebas positivas del coronavirus en el propio domicilio, lo que podría dar lugar a que las noticias reales sobre la pandemia se encuentren rodeadas de incertidumbres, dando lugar a un restringido aumento de casos y hospitalizaciones surgidas.

Creo recordar habernos quedado en la última columna, citando la probabilidad de que las autoridades EEUU autorizasen en los próximos días, la utilización de una vacuna de refuerzo contra el ómicron, destinada en esta ocasión a niños entre cinco y once años, como paso previo a una tercera de Pfizer.

Pues bien, según el ‘Washington Post’, las dos inoculaciones tradicionales a la citada población no han resultado todo lo satisfactorio que cabía esperar, de ahí, una segunda opción de otra farmacéutica extensiva a mayores de 50 años como refuerzo de vacunas anteriores.

Mientras tanto, ya se encuentran prevenidos para enfrentarse a las nuevas subvariantes, ante un posible empeoramiento de la situación del virus en otoño e invierno que podría contagiar hasta 100 millones de personas

Por otro lado, según una experta neumóloga del Hospital ‘Mount Sinaí’, ha declarado sobre el riesgo adicional que puede producir sobre enfermos de coronavirus la contaminación del aire, incluso a través de exposiciones a corto plazo.

En cuanto a España, según ‘Servimedia’ y en relación con los datos que les proporcionamos el pasado 5/5, – (Incidencia acumulada 790.3 puntos), tendríamos un ascenso en población (+60 años), hasta los 868.4, al 20/5.

La cifra se incrementa hasta los 925,40 entre mayores de 70 a 79 años, con un descenso hasta 680.71 en la franja de edad, 60-69.

En cuanto a la cifra de nuevos contagios, ascienden desde el pasado martes a casi 59.000, con casi un 50% de población vulnerable, con 305 nuevos fallecidos en la última semana.

Europa, en cuanto a Covid-19, persiste en un mayor o menor orden, alcanzado al 17.05.22, con 202.000 contagios según la Universidad John Hopkins, un descenso de casi un 10% inferior a la semana pasada.

Finalmente, y en relación con lo que se encuentra ocurriendo en la Tierra, respecto a estas anomalías, comentan iniciados en el Tema, la existencia de una especie de desasosiego que sucede en el Cosmos, el cual ya no es tan ordenado o armonioso como creíamos, afectándonos.

¿Quién nos dice que no nos encontramos bajo alguna conjunción astral de alguno de los dos componentes oscuros que suponen el 95% del Universo, desconocido?

¡Ojalá! tropecemos con algún, Carl Sagan, de nuestro tiempo, gran astrónomo y Profesor que fue de Harvard, que pudiera ilustrarnos algo sobre alguno de los misterios que según los últimos rumores ocurren en el Cosmos, lanzándose algunas potencias a investigar.

Jesús Antonio Rodríguez Morilla

Doctor en Derecho (Cum Laude)

Diplomado en Estudios Avanzados de la UE

Caballero de Mérito por Real Orden Noruega

Artículos Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEIDO