InicioOpinión'Rompecabezas' España: recesión, inflación y estanflación como situaciones adversas para 2023

Artículo de Opinión de Jesús Antonio Rodríguez Morilla

‘Rompecabezas’ España: recesión, inflación y estanflación como situaciones adversas para 2023

Jesús Antonio Rodríguez Morilla.- Es un hecho que nuestra economía se desacelera al igual que otras, pero con un agravante añadido: carecemos de medios propios y de otros recursos supletorios y equilibrantes supuestamente disponibles, como, por ejemplo, la disponibilidad en tiempo de los Fondos Comunitarios – Next Generation – que, junto a su adecuada utilización, permitiesen eludir a corto plazo, un panorama aún peor.

Versiones contradictorias respecto a su congelación o disponibilidad, circulaban desde hace un par de semanas referidas al tercer desembolso de unos 6.000 millones de euros, sujetos todos ellos a determinadas reformas.

Este Medio ya anunciaba en septiembre de 2020, Columna, “RESPECTO A LA DUREZA DE LAS REFORMAS” lo que esperaba a España en exigencias UE, así como a la vigilancia de uso a imponer por otros Estados Miembros.

Igualmente, en dicho mes en otra Columna titulada: “CONTINUA EL BOCA A BOCA FINANCIERO DE LA UE A ESPAÑA” se aventuraba nuevamente en este Medio, que nuestro País “no levantaría el vuelo” hasta 2024/2025.

El F.M.I en sus recientes estimaciones, según Business Insider, lo prevé para 2023-2027.

En cualquier caso, los actuales indicadores indican encontrarnos en el umbral de una recesión real, aunque unas recientes manifestaciones de la ministra Calviño, aseguraban que “los indicadores económicos no apuntan a una recesión técnica.

La situación actual invita a reflexionar sobre todo lo contrario, y posiblemente nos veremos sumergidos en la misma, junto a la inflación y estanflación como telón de fondo amenazante.

Según los expertos, la recesión consiste en una endeble y mala situación financiera que se traduce en que si aumentase el costo del crédito, existiría menos demanda para la adquisición de productos y los precios comenzarían a bajar. Es decir, supuestamente “menos malo que la inflación”, y los precios comenzarían a descender

¿Conviene auto infligírsela? Arriesgado, pero en un par de meses aproximadamente comenzaríamos a obtener respuestas respecto a donde se encuentra el límite o dilema de sostener los incrementos de las tasas de interés promovidas por el BCE. Apostamos en estos momentos hasta un máximo del 3%.

En cuanto a los créditos bancarios, cabría indicar que la Banca como detentadora del dinero actual, e hipotecas suscritas en su mayoría en tipos variables, gozaría de una posición cómoda con el aumento de tipos que se vienen sucediendo, so pena, de no producirse impagos de cuotas.

Una situación no inédita, pues la mayoría de los españoles nos hallamos en posición manifiesta inalcanzable de solicitar créditos, por lo que confluiría un maridaje asumible para ambas partes: No se solicita, y no existirán tampoco concesiones.

Respecto a la inflación, y su reciente descenso consecutivo al 7.3% acompañada de la insufrible e invariable subyacente en un 6.2%, no son los resultados que la situación de España necesita, para restaurar la estabilidad de precios.

Reducirla costará bastante, ya que los márgenes bajistas futuros en origen posiblemente no existirán, dado el anclaje de precios “ya afincados”, junto a otros factores como el mercado laboral de habituales e inciertas perspectivas agotada la época estival.

Los salarios de los trabajadores, frenados, continúan orillando el poder adquisitivo de los hogares, menguando ostensiblemente sus capacidades económicas, junto a las propias Empresas como consecuencia del precio de las materias primas

Una aproximación a la ESTAFLACIÓN nos indicaría: Estancamiento de la Economía; Alta Inflación y con Tasas de Crecimiento bajas. ¿Les suena?

Resumiendo, el IPC continuará posiblemente descendiendo de forma simbólica, hoy con los carburantes, mañana con el Gas y pasado, vaya Ud. a saber, pero vayámonos despidiendo de los tradicionales platos navideños de temporada, sujetos ahora a esfuerzos económicos puntuales, y sustituyámoslos por una “cazuela de mejillones”, la cual admite diversas formas de preparación.

En mis tiempos de Bruselas, frecuentaba un famoso restaurante especializado en los mismos, omitiendo su nombre debido a efectos publicitarios, pero sugiero: GUISO DE PATATAS CON MEJILLONES, contando el recetario español con diversas opciones de elaboración.

Un servidor, lo pondrá en práctica llegado el momento.

Jesús Antonio Rodríguez Morilla

Doctor en Derecho (Cum Laude)

Diplomado en Estudios Avanzados de la UE

Caballero de Mérito por Real Orden Noruega

Artículos Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEIDO