InicioNacionalRepsol obtiene un resultado neto de 2.539 millones de euros en un...

En el primer semestre del año

Repsol obtiene un resultado neto de 2.539 millones de euros en un entorno volátil

Repsol obtuvo un resultado neto de 2.539 millones de euros en el primer semestre del año 2022, en el que continuó desarrollando proyectos para avanzar en su objetivo de ser cero emisiones netas. Esta cifra, junto con los 2.499 millones de euros obtenidos en 2021, compensa parcialmente los ejercicios 2019 y 2020, que sumaron importantes pérdidas por un valor superior a 7.100 millones de euros, derivadas de los ajustes de activos para ser cero emisiones netas y de la pandemia sanitaria global.

Repsol ha invertido alrededor de 1.000 millones de euros anuales en sus instalaciones de refino, mientras en Europa se reducía la capacidad de refino. Esto ha permitido aumentar y optimizar la utilización de estos activos para dar respuesta a las tensiones de oferta en el mercado internacional de combustibles provocadas por la guerra de Ucrania, además de contribuir al mantenimiento del empleo. Esta ventaja competitiva permitirá a España contar con garantía de suministro de gasolina, diésel y queroseno en los próximos meses, a diferencia, posiblemente, de otros países europeos.


Del mismo modo, la gestión del portafolio de activos de producción de crudo y gas, iniciada en una situación de precios muy bajos, posibilitó mejorar la rentabilidad en el nuevo ciclo de precios altos.

Aproximadamente la mitad del resultado neto, 1.206 millones de euros, corresponde a la valoración contable de los inventarios que la compañía almacena como reserva estratégica para España. Estos inventarios, que la compañía ha incrementado en el último trimestre, refuerzan la capacidad de Repsol para garantizar el suministro, incluso en situaciones volátiles como las que se viven en todo el mundo desde el comienzo de la pandemia sanitaria y la guerra de Ucrania.

El notable aumento de esta partida, que casi se triplicó respecto a los seis primeros meses del año anterior, se explica por la progresiva escalada de los precios de los hidrocarburos y sus derivados, condicionados, principalmente, por las tensiones generadas por la invasión de Ucrania. Así, el crudo Brent subió su cotización en el periodo un 66% respecto a 2021, situándose en una media de 107,9 dólares por barril en el primer semestre. Por su parte, el gas Henry Hub llegó hasta los 6,1 dólares por MBtu de media, un 118% más que entre enero y junio de 2021.

La inestabilidad del entorno de negocio en Europa, sumada a la presión regulatoria en el continente con medidas contestadas por el sector -como la prohibición de la venta en la Unión Europea de coches con motor de combustión a partir del año 2035-, y su consiguiente impacto en la rentabilidad y competitividad a largo plazo de las refinerías del Grupo, llevó a Repsol a registrar provisiones por deterioro en el valor contable de estas instalaciones. Estas provisiones representan la mayor parte de los resultados específicos del semestre (-1.844 millones de euros). Repsol mantiene su voluntad de abordar una profunda transformación en sus complejos industriales para convertirse en polos multienergéticos y garantizar su sostenibilidad futura.

El resultado neto ajustado de los primeros seis meses del año se situó en 3.177 millones, de los que cerca del 56% provino del negocio internacional, cuyo principal exponente es el área de Exploración y Produc- ción. Guiado por medidas de eficiencia y una gestión con mayor foco geográfico, este negocio demostró gran flexibilidad y capacidad para maximizar el valor que extrajo del incremento de los precios de los hidrocarburos. En este sentido, cabe destacar que durante el semestre su cesta de crudos tuvo un com- portamiento por encima de las cotizaciones internacionales de referencia, con una subida del 68,3%. Todo ello derivó en un resultado de 1.678 millones de euros para el área, que desarrolla toda su actividad fuera de España, más de la mitad del total obtenido por la compañía.


El contexto internacional tuvo una incidencia muy relevante en el área Industrial, que obtuvo un resultado de 1.393 millones de euros. Repsol está apostando con fuerza por la transformación de este negocio, que en su actividad de refino tuvo un resultado neto nega- tivo de 612 millones de euros durante 2020 y 2021. El indicador de margen de refino estuvo hundido durante todo el pasado ejercicio y parte del primer trimestre de 2022, afectado por la reducción de la demanda de carburantes.

Esta situación se revertió en el segundo trimestre de este año, en el que la oferta fue insuficiente para cubrir la demanda de gasóleos, gasolinas y queroseno de aviación, lo que empujó al alza los precios en todo el mundo, sobre todo, tras los problemas en el suministro derivados de la invasión de Ucrania. La volatilidad del entorno queda patente en la corrección del indicador de margen de refino en las últimas semanas, en las que se sitúa en niveles de un dígito, frente a los 15,5 dólares por barril de media en el semestre, o los 23,3 dólares por barril en el segundo trimestre.

A este incremento de precios, contribuyó también la situación endémica que vive el refino en la Unión Europea, que ha visto reducida su capacidad en más de un 10% en la última década tras el cierre de 24 instalaciones, principalmente, por un entorno de escasa rentabilidad e incertidumbre regulatoria. Por el contrario, el consumo de gasolina, diésel y queroseno ha aumentado en el mismo período un 1,3%.

En este contexto, Repsol está apostando por la industria como sólida fuente de empleo (200.000 familias dependen directamente del sector del refino en nuestro país), herramienta para reforzar la independencia energética de España y palanca indis- pensable en la transición energética. Desde 2008, la compañía ha destinado inversiones por valor de 1.000 millones de euros de media al año a sus complejos industriales, orientadas a mantener su competitividad, incrementar su eficiencia y añadir nuevas unidades de combustibles renovables, como los que producirá en Cartagena el próximo año.

Repsol continuará con su esfuerzo inversor en la Península Ibérica en los próximos años, donde destinará más del 40% de las inversiones totales previstas en su Plan Estratégico para el periodo 2021-2025 (19.300 millones de euros). Gracias a este desembolso y con el objetivo de ser cero emisiones netas en 2050, Repsol está transformando su actividad, desarrollando proyectos innovadores en aspectos como la economía circular, los combustibles renovables, el hidrógeno, la captura y almacenamiento de CO2 o las energías renovables. Además de su apuesta por la inversión en España, la compañía ha aportado, en el ámbito fiscal, 5.324 millones de euros en el primer semestre de 2022.

En lo que respecta al área de Comercial y Renovables, el compromiso con los clientes que la compañía está demostrando ante las dinámicas globales de precios afectó a su resultado (215 millones de euros en el semestre), situándolo por debajo del obtenido en el mismo periodo de 2021. Repsol ha puesto en marcha medidas para aliviar el esfuerzo económico de los consumidores, que en el caso de las estaciones de servicio de la compañía en España implicaron significativos descuentos en la venta de carburantes. Durante los primeros seis meses del año, estas ofertas permitieron un ahorro total de 150 millones de euros para los clientes, asumido en exclusiva por la compañía, lo que influyó en que el negocio no tuviese beneficios en el segundo trimestre de 2022. Tras el cierre del semestre, los precios de la gasolina y el diésel llevan cuatro semanas consecutivas a la baja por el descenso de las cotizaciones en los mercados internacionales.


Del mismo modo, Repsol trató de paliar las consecuencias que el contexto de precios del mercado minorista de electricidad y gas está teniendo para sus 1,5 millones de clientes de este negocio, lo que contribuyó a que el área arrojase pérdidas.

En cuanto al negocio de Renovables y Generación Baja en Car- bono, continuó mejorando su resultado gracias al progresivo aumento de su capacidad de generación. La solidez del modelo de negocio y de crecimiento de Repsol en este segmento, creado hace poco más de tres años, quedó demostrada durante el periodo con la venta del 25% de Repsol Renovables por 905 millones de euros, en una operación que valora en 4.383 millones de euros el negocio de renovables de la compañía, incluida deuda y minoritarios.

En lo que se refiere a la deuda neta, cerró junio en 5.031 millones de euros, inferior en 869 millones al fin del anterior trimestre. Por su parte, la liquidez se situó en 9.380 millones de euros, suficiente para cubrir 3,9 veces los vencimientos de deuda a corto plazo.

Cambios organizativos para la nueva etapa de crecimiento y transformación

El Consejo de Administración de Repsol, bajo la presidencia de Antonio Brufau, ha aprobado, a propuesta del Consejero Delegado, Josu Jon Imaz, y con el informe favorable de la Comisión de Nombramientos, cambios en el Comité Ejecutivo para afrontar la nueva etapa de crecimiento y transformación de la compañía, en línea con el Plan Estratégico 2021-2025.

La nueva estructura organizativa se apoya en directivos de Repsol con amplia experiencia, altamente cualificados y con gran conocimiento del sector energético y su entorno, con el objetivo de aprovechar las nuevas oportunidades que surgirán en el contexto de transición energética y de acuerdo con los principios de rentabilidad y sostenibilidad.

Francisco Gea, hasta ahora Director de M&A (Fusiones y Adquisiciones) y anteriormente director de varias operaciones de Exploración y Producción (Upstream) de Repsol, pasa a liderar este negocio en sustitución de Tomás García Blanco, quien, por razones personales, será Adjunto al CEO para Proyectos Especiales.

El Director Corporativo de Digitalización y Servicios Globales, Valero Marín, asume el negocio Cliente, que engloba Movilidad, GLP, Lubricantes, Asfaltos y Especialidades, Electricidad y Gas Minorista, Soluciones Energéticas y Movilidad Eléctrica. La hasta ahora responsable del área, María Victoria Zingoni, deja la compañía tras expresar su deseo de iniciar una nueva etapa profesional fuera de España.

João Costeira, Director Ejecutivo de Generación Baja en Carbono, se encargará de la gestión del negocio de Renovables y Generación Baja en Carbono, liderado hasta ahora por María Victoria Zingoni.

El Director General de Transición Energética, Tecnología y Adjunto al CEO, Luis Cabra, incorpora Digita- lización y Ciberseguridad a sus responsabilidades, y el Director General Económico-Financiero (CFO), Antonio Lorenzo, asume Servicios Globales y Compras.

El Consejo de Administración, en palabras de su Presidente, Antonio Brufau, ha agradecido la exitosa labor realizada por María Victoria Zingoni durante su dilatada trayectoria profesional en Repsol.

Con estos cambios organizativos, que serán efectivos a partir del próximo 1 de septiembre, el Comité
Ejecutivo de Repsol, dirigido por el Consejero Delegado, Josu Jon Imaz, pasa a estar formado por:

  • Josu Jon Imaz, Consejero Delegado (CEO).
  • Luis Cabra, Director General de Transición Energética, Tecnología y Adjunto al CEO.
  • Antonio Lorenzo, Director General Económico-Financiero (CFO).
  • Miguel Klingenberg, Director General de Asuntos Legales.
  • Juan Abascal, Director General de Transformación Industrial y Economía Circular.
  • Valero Marín, Director General de Cliente.
  • Carmen Muñoz, Directora General de Personas y Organización.
  • Francisco Gea, Director General de Exploración y Producción (Upstream).
  • João Costeira, Director General de Generación Baja en Carbono.

Hitos del semestre

• Repsol alcanzó acuerdos para la venta de participaciones minoritarias en varios activos renovables, que contribuyen al objetivo de obtener una rentabilidad de doble dígito en sus inversiones en este sector. A finales de marzo firmó con la sociedad de inversión TRIG la venta de una participación del 49% en el proyecto fotovoltaico Valdesolar (Badajoz), lo que supone valorar el 100% de este activo en 239 millones de euros. A esto se añade la operación realizada en noviembre de 2021 para que el grupo
Pontegadea se hiciese con el 49% del eólico Delta.

• A principios de marzo se iniciaron las obras de la primera planta de biocombustibles avanzados de España, que la compañía está construyendo en su refinería de Cartagena. Esta instalación, en la que Repsol invertirá 200 millones de euros, permitirá suministrar 250.000 toneladas al año de biocombustibles avanzados, que podrán usarse en los actuales aviones, barcos, camiones o coches sin necesidad de hacer modificaciones en los motores. Se producirán a partir de residuos y su uso permitirá reducir las emisiones en 900.000 toneladas de CO2 al año.

• El 19 de enero se presentó Shyne, el mayor consorcio de hidrógeno renovable de España, integrado por 33 entidades de diferentes sectores, que desplegará proyectos con los que se espera generar más de 13.000 empleos. Repsol lidera esta iniciativa en línea con su estrategia en hidrógeno renovable, que presentó en octubre de 2021. La compañía prevé invertir 2.549 millones de euros hasta el año
2030 en este ámbito, de gran importancia para el modelo energético del futuro.

• La compañía adquirió en abril una participación en la canadiense Enerkem, líder mundial en producción de combustibles y productos químicos renovables mediante gasificación de residuos no reciclables. Esta inversión permitirá a Repsol acelerar sus proyectos de descarbonización gracias a la integración de la tecnología de Enerkem en sus instalaciones industriales y futuras plantas.

• El 27 de abril, Repsol comenzó a producir electricidad en el parque solar fotovoltaico Jicarilla 2, de 62,5
MW, su primer proyecto renovable en Estados Unidos. En el mismo lugar está desarrollando otro proyecto fotovoltaico, Jicarilla 1, con 62,5 MW de capacidad instalada y 20 MW de almacenamiento a
través de baterías. Además, la compañía anunció su intención de invertir en un proyecto de más de
600 MW en el estado de Texas, que se convertirá en la mayor instalación solar del grupo hasta la fecha.

• También en abril, la compañía firmó un acuerdo con Ørsted para identificar y, en su caso, desarrollar conjuntamente proyectos de eólica marina flotante en España. Esta alianza combinará la experiencia de Repsol como proveedor global de multienergía y la de Ørsted como líder mundial en eólica marina.

• A principios de febrero, Repsol adquirió la cartera de 25.000 clientes eléctricos residenciales y pymes de Capital Energy.

• En los primeros días de marzo, Repsol constituyó con Telefónica una joint venture que ofrecerá una solución integral de autoconsumo a sus clientes.

• Repsol obtuvo un permiso para evaluar el potencial geotérmico en la isla de Gran Canaria. La geotermia produce energía renovable de forma continua y estable, sin emisiones de CO2 y podría proporcionar mayor independencia energética al archipiélago.

• La producción media de hidrocarburos del primer semestre fue de 549.300 barriles equivalentes de petróleo diarios.

Artículos Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEIDO