InicioOpinión¿Qué ocurre en China con las nuevas variantes COVID?

Artículo de Opinión de Jesús Antonio Rodríguez Morilla

¿Qué ocurre en China con las nuevas variantes COVID?

Jesús Antonio Rodríguez Morilla.- China. Pekín. Shanghái. Esta última inmersa en esa especie de caóticos y drásticos confinamientos, escenarios de pánico y desabastecimientos que impiden, a través de los supuestos y habituales telones de acero informativos, conocer la realidad desde Occidente sobre lo que ocurre, y principalmente no olvidar lo sucedido hace dos años.

Pruebas masivas y controles al estilo de cortafuegos acompañan a contener unos limitados brotes por ahora de Coronavirus, surgidos en la capital china. Mientras tanto, en cinco estados del noreste de EEUU, desde Washington a Wyoming, y parte central de dicho país, al igual que en Europa, Reino Unido (+ 1000 casos sub variante XE) y Luxemburgo, lugar que por su tamaño podría minimizarse la escala de impacto de dicha subvariante.

La nueva subvariante XE según el Reino Unido se encuentra a la altura de un 70% superior al más contagioso de los hasta ahora aparecidos. Todos ellos surgen con una nueva tarjeta de visita del coronavirus en forma de subvariante ómicron B.A.2.12 y B.A.2.12.1., en lo que podría suponer en cuanto al país estadounidense, un posible incremento sustancial del virus a nivel nacional después de una calma de dos meses.

Según criterios del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de EEUU al 13 de abril de 2022, la población que se encontraba completamente vacunada bajo dos dosis, o dosis única de J&J, 66%; con al menos una dosis, 77.4%; personas con primera dosis de refuerzo, 45.5%; y en posición de elegibilidad para este último 49.6%.

Según la Universidad John Hopkins a fecha 14 de abril, los casos con las nuevas variantes, ya detectadas, se habrían disparado en las dos últimas semanas de unos 30.000 a 40.000 contagios, siendo algunas de sus características principales una mayor rapidez de propagación y contagio, sin aumentar la gravedad de la enfermedad, y en ello se encuentran investigando los científicos del Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas estadounidense.

Mientras tanto la Administración de EEUU, reacia a ignorar o minimizar la existencia del virus, continua experimentando nuevas pruebas, una de ellas consistente a través del aliento respirando en un tubo durante diez segundos, con respuesta de resultados en apenas minutos, con fiabilidad de un 90%, superior a las pruebas de otros bloqueantes nasales.

Es más, como nueva muestra de alerta, un equipo de cien científicos proporcionará más amplia y rápida información al público en general y políticos sobre el comportamiento del virus y quienes se encuentren en mayor riesgo ante futuros brotes

Continuando con su profilaxis, EEUU aprobó el pasado lunes la utilización del fármaco Remdesivir, destinado a la población con coronavirus inferior a doce años, extensivo a aquellos que por su menor edad y condicionantes, no pudieran recibir vacuna.

Respecto a España, y posteriormente a Semana Santa, a tenor de la nueva política informativa del Gobierno, la incidencia acumulada en mayores de 60 años es de 608,16 casos por cada 100.000 habitantes y de 796 casos en mayores de 80 años, riesgos muy altos según las tablas de Sanidad.

Desde el pasado viernes, 467.421 nuevos contagios y 319 fallecidos. Sería útil una reconsideración de dicha política informativa, al menos dirigida a dichos segmentos de edad, incluyéndose residencias.

Jesús Antonio Rodríguez Morilla

Doctor en Derecho (Cum Laude)

Diplomado en Estudios Avanzados de la UE

Caballero de Mérito por Real Orden Noruega

Artículos Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEIDO