InicioOpiniónPuertollano, una ciudad europea

Artículo de Opinión de Javier Holgado Corral

Puertollano, una ciudad europea

Javier Holgado Corral.- Recientemente nuestro alcalde, Adolfo Muñiz, hablaba de los nuevos presupuestos para el ejercicio de 2023 y se refería a ellos como unos presupuestos de futuro y transformadores, pues iban a hacer posible el avance de Puertollano hacia una “ciudad más europea y más sostenible”. Cuando uno mira a esta ciudad y ve el grado de suciedad que tiene, lo que menos piensa es que somos una ciudad europea, y para muestra el parque del Pozo Norte, con esos bancos pintados con alusiones al cambio climático y rodeados de basura. ¡¡¡Verdaderamente jocoso!!!

El sentimiento de pertenencia

Si intentamos definir lo que es el sentimiento de pertenencia, se podría decir que es un conjunto de emociones, percepciones, necesidades y lazos afectivos que van formándose a partir de las experiencias y las prácticas diarias que se realizan habitualmente junto a otras personas, en este caso, en una ciudad, pueblo o comunidad.

El sentido de pertenencia es la «identificación subjetiva que un individuo experimenta respecto a un grupo, una organización o una comunidad, en donde se siente cómodo, bienvenido y/o aceptado, es decir, en donde siente que pertenece«.

A partir de esto, qué quiere decir nuestro alcalde con que Puertollano sea una ciudad “más europea”. Acaso es que siendo europeos no lo somos del todo. Es obvio que, desde un punto de vista administrativo, Puertollano ya es una ciudad europea, pues como parte integrante de la nación española, la cual pertenece a la UE, somos europeos, y de eso nos beneficiamos, muy especialmente en materia presupuestaria, ya que hablamos de ello. Pero Muñiz no se refería a eso. Él lo que quiere decir es que pretende mejorar la vida de la ciudadanía, fomentando el empleo y el bienestar social, a la vez que conseguir una ciudad con más zonas verdes y mejores espacios para compartir, porque eso es lo que tienen las ciudades y pueblos europeos, o así él lo ha visto. Pero ¿solo con eso basta para ser y sentirnos como europeos?

Limpio o sucio

Todos creemos saber las diferencias entre limpio y sucio, hasta que uno sale de su propio país o ciudad, y no solo hablo de las diferencias culturales respecto a hábitos del tipo de cada cuanto tiempo se cambian las sabanas de una cama, la mano con la que se come o si usan utensilios o no, qué se come, etc., sino de lo que es la limpieza en el ámbito urbano que es lo que compete a nuestro alcalde.

Casi podríamos asegurar que una gran mayoría de europeos que vinieran a Puertollano sus primeras impresiones tendrían que ver con la suciedad: resto de basura al lado de los caminos y calles, bolsas de plástico, latas de bebidas, arbustos plagados de restos varios, papel, servilletas, vertederos abiertos, excrementos en las calles, aceras manchadas y tierra y polvo por todas partes. La misma impresión que yo tengo y he nacido aquí, luego me resigno a creer que la percepción entre limpio o sucio depende solo de donde nazcas. Puertollano seguramente estará en uno de los primeros puestos del ránking de las ciudades más sucias de España, y por ende de Europa, y hablo de kilos de basura en calles y espacios urbanos por número de habitantes.

Es claro, y yo así los constato que el espacio urbano de Puertollano se ha degradado mucho en lo que a limpieza se refiere en los últimos 30 años, y eso con una población a la baja en número de habitantes en los últimos 10 años. Los motivos pueden ser varios, desde una mayor y creciente dejadez por parte de los administradores públicos, con dedicaciones presupuestarias deficientes en esta materia, hasta un deterioro o cambio cultural de la población.

Está demostrado que entre los primeros aprendizajes de un niño están las distinciones entre limpio y sucio. Lo que se considera limpio o sucio varía mucho de una sociedad a otra, y varía incluso entre familias dentro de una misma sociedad, lo que quiere decir que en Puertollano estas diferencias culturales se han acrecentado, de manera que en la actualidad el rasgo de la población es que una gran mayoría ve aceptable el convivir con este nivel de suciedad en las calles, es su cultura educacional.

Puertollano está en otro planeta

Pocas de nuestras primeras experiencias “cross-culturals” nos impresionan más que nuestra sensación de suciedad y de limpieza. Es un verdadero chute de realidad cuando uno llega a una ciudad sucia. Cuando salimos de nuestra casa sufrimos una sobrecarga de estímulos, pero la suciedad es lo primero que nos llama la atención. Eso para un europeo sería un caos: la sensación de que la vida no tiene orden y que todo está fuera de control y sucio.

Esos mensajes tan provocadores y entusiastas existentes en los bancos del parque del Pozo Norte, con máximas del tipo: “lo más eficiente para cuidar el planeta somos nosotros” o “nosotros no podemos vivir sin el planeta”, parece que en Puertollano solo calan a nivel poético, es como si “se viviera en otro planeta”, mucho más allá de Europa.

Así que, señor Muñiz, mucho me temo que su afán por hacer de Puertollano una ciudad más europea caerá en saco roto, ni la población de Puertollano tiene sensación de pertenencia a Europa, ni ningún europeo se sentirá cómodo, bienvenido y/o aceptado aquí. Más le valdría tener un “presupuesto de limpieza europeo” que hacer inversiones de mejora de infraestructuras, total su población no las va a cuidar.

Javier Holgado Corral

Artículos Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEIDO