InicioCulturaPresentación de la novela inédita 'El pensionado de Santa Casilda', de Elena...

De Editorial Renacimiento y edición de María Jesús Fraga e introducción de Nuria Capdevila-Argüelles

Presentación de la novela inédita ‘El pensionado de Santa Casilda’, de Elena Fortún y Matilde Ras

Por José Belló Aliaga

Recientemente se ha presentado en Madrid, en Mujeres & Compañía, La Librería, ubicada en la madrileña calle de Ercilla, número 32, la novela inédita “El pensionado de Santa Casilda”, de Elena Fortún y Matilde Ras. Edición de María Jesús Fraga e introducción de Nuria Capdevila-Argüelles

Este misterioso volumen ha permanecido inédito desde los años de exilio de Elena Fortún, época en la que debió rematarlo, hasta nuestros días. Su prosa está claramente influida por la misma conciencia sáfica que se aprecia en la novela autobiográfica Oculto sendero y por el mundo femenino del que formó parte tanto en Madrid como en Buenos Aires, reflejado en la galería de mujeres que pueblan estas páginas.

Son un grupo de jovencitas vestidas con bonaerenses uniformes de piqué blanco, empeñadas en escribir colectivamente un libro, pensionistas en un colegio de peculiares monjas francesas. Transitan de la adolescencia a la vida adulta en un Madrid belle époque en el que surgen y con frecuencia se castigan nuevas formas de entender género, sexo y sexualidad.

Esta novela de internado se convierte en novela madrileña que también traslada su argumento a Francia para mostrarnos un curioso baile de máscaras. Y es que este manuscrito inacabado es una fascinante máscara en la que se adivinan tanto los rasgos y las influencias de amigas como Victorina Durán como los trazos de la pluma de Matilde Ras.

Autoras

Elena Fortún (Madrid, 1886-1952)

Creadora de las célebres novelas de Celia, el personaje infantil más emblemático de la literatura española, comenzó en 1928 a publicar las aventuras de esta niña madrileña que quería ser escritora en el suplemento infantil Gente Menuda. A través de sus vivencias y las de los otros protagonistas de la saga (Cuchifritín, Matonkikí, Patita y Mila) Elena Fortún construyó una fiel crónica de los años más convulsos del siglo XX español con la visión extraordinaria y fiel de unos personajes que, como su creadora, nunca terminaron de adaptarse al mundo moderno.

Matilde Ras (Tarragona, 1881-Madrid, 1969)

Gran conocedora de los clásicos fue narradora, articulista y dramaturga. Más conocida como introductora de la grafología en España, disciplina a la que dedicó importantes monografías, su obra literaria está en proceso de recuperación. Además de la antología El camino es nuestro (2013), en Renacimiento se han reeditado sus Cuentos de la Gran Guerra (2016) y su Diario (2018) escrito en Lisboa y dedicado a su amiga Elena Fortún.

Nuria Capdevila-Argüelles

Es catedrática de Estudios Hispánicos y Estudios de Género en la Universidad de Exeter (Inglaterra). Su labor docente e investigadora se ha centrado en la historia del pensamiento feminista y la autoría femenina en España. Ha publicado libros y artículos sobre Elena Fortún y otras escritoras, pintoras e intelectuales españolas activas en la primera mitad del siglo XX.

Fragmentos destacados

«—Ya tienes manera de ganarte la vida –le dice–. En cuanto venga Antonio hablaremos de eso… Podemos proporcionarte trabajo en otras compañías. En el Español van a hacer la próxima temporada teatro de niños… No importa que tengas fortuna… Una mujer no es libre completamente en tanto no sabe ganarse la vida… Eso es lo que únicamente da la independencia máxima… Además, ¿sabes?, nuestra moral, la de los artistas, no tiene nada que ver con la de los burgueses…

Trudi no contesta y sigue dibujando. La actriz la contempla complacida y seria y, una vez que la dibujante levanta los ojos y se encuentra con los suyos, se turba un poco.

—Pareces un muchacho –le dice.

Y Trudi la mira en la sombra, fuera del radio de la luz de la lámpara, tan pálida y perfumada como una flor, con algo de infantil y enfermizo en toda ella…

La actriz tiende sus manos y Trudi se las coge.

—¡Pareces un muchacho! –repite.

—¡Y lo soy!».

«Natividad vivía los días más felices de toda su vida y esperaba que no se acabaran nunca… Se ha hablado mucho sobre cuál es el amor más sólido y duradero, poniendo el amor sensual como más efímero que los otros… Cada tipo humano es una síntesis biológica, por lo cual el amor se matiza de cada carácter.

Natividad era, sobre todo, un temperamento y una imaginación y su complemento lo había hallado en Ofelia… Toda su felicidad y su desgracia dependían ya de ella, que era en sus manos el juguete para el niño y el ideal para el artista… Y como el jugador que pierde la cabeza y pone todo su dinero a una carta, puso toda su vida a los pies de este amor…».

José Belló Aliaga

blank
Elena Fortún
Artículos Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEIDO