Museos de Castilla-La Mancha, museos de nuestro pasado, presente y futuro

Artículo de Opinión de Nacho Ruiz, responsable de Turismo y Cultura del Consejo Político del PP-CLM

Hoy 18 de mayo, en el día internacional de los museos promovido por el ICOM, quiero reivindicar la importante labor que desde el más humilde de nuestros museos locales a nuestros museos regionales y provinciales realizan para mostrar la memoria y la cultura de lo que somos como castellanomanchegos.

Muchas veces se ha dicho que los museos son guardianes de nuestra memoria y, es cierto. Tienen la responsabilidad y el formidable encargo de transmitir, a nuestras generaciones futuras, lo que una vez fuimos, somos y seremos, porque sin identidad, y sin nuestra cultura, no somos nada. En momentos de cambio acelerado, de nuevas tecnologías como la IA, nuestros museos se convierten en depositantes de lo auténtico, de lo genuino y de lo real.

En estos tiempos, los museos adquieren una importancia capital en ese conocimiento de nosotros mismos, en explicar con orgullo la historia milenaria de todos los que han habitado nuestro territorio y, en como esa misma historia se inserta en esa gran nación que es España. Queremos reivindicar nuestro orgullo de pertenencia cada día. Y es que, desde los museos de Castilla-La Mancha, se hace región, y se hace nación, y nos abrimos al mundo para mostrar lo mejor de nosotros mismos.

A través de la arqueología, las bellas artes, la etnografía o la ciencia, los cientos de objetos custodiados en nuestros museos nos cuentan, cada uno de ellos, una historia diferente y apasionante, desde el más sencillo al más ostentoso. Todos ellos al servicio de nuestros ciudadanos y de todos aquellos miles de turistas que se acercan a nuestra región y quieren saber un poco más de nuestra rica y apasionante historia.

En nuestros museos de Castilla-La Mancha se ha de mostrar, con orgullo nuestro pasado desde lo paleontológico, de hace millones de año, como en el MUPA de Cuenca, de nuestra herencia ibera en el Museo de Albacete, de nuestro pasado celtibérico en el Museo de Guadalajara, de nuestra imponente herencia romana en el Museo de Cuenca, de nuestro legado andalusí en el Museo de Ciudad Real pasando por la Urbs Regia y la España  Imperial de nuestro Museo de Santa Cruz de Toledo y terminando en las constelaciones del universo del planetario del Museo de las Ciencias de Cuenca.

Por su importancia para nuestra región, nuestros museos se merecen una atención especial por parte de nuestro gobierno regional, pero queda demostrado que carece ni tan siquiera de un plan y de un proyecto de desarrollo, no sólo para su mantenimiento, sino para su expansión y captación de mayor atracción cultural hacia nuestra región.

Nuestro compromiso parte de la demanda de una transformación de nuestras instituciones museísticas como vectores de atracción cultural a partir de nuestro pasado. Es necesaria la ampliación definitiva del Museo de Cuenca, una exposición permanente para el Museo de Santa Cruz que muestre sus fondos de arqueología y bellas artes de forma digna, o un mejor mantenimiento en losMuseos de Ciudad Real o Albacete. Es perentorio un Centro de Restauración Regional que cumpla con sus funciones, que están encomendadas por ley y que se le dote de personal profesionalizado. Los restauradores han de ser los que velen por la puesta en valor del enorme patrimonio mueble que albergan nuestros museos regionales.

En definitiva, tenemos buena materia prima, tenemos una capacidad potencial muy amplia pero necesitamos voluntad. La voluntad política precisa de conocimiento, de planificación. Y además la voluntad ha de venir acompañada de inversión. No sólo en bienes materiales, muebles e inmuebles, sino en capital humano. En personal profesionalizado, dedicado a velar por nuestro patrimonio a tiempo completo.

Es preciso una política museística activa y real para convertir a nuestros museos en una caja de resonancia de la Cultura, con mayúsculas, de Castilla-La Mancha.

Comentarios