El método Fernández Sanz

Artículo de Opinión de Juan Antonio Moreno Moya, diputado autonómico y portavoz de temas de Sanidad en las Cortes regionales

He leído, atónito, la entrevista que el consejero de Sanidad del Gobierno de Emiliano García-Page ha concedido a un medio regional, y no puedo dejar de retorcerme y escribir sobre las falacias que este señor se atreve a afirmar, sin ruborizarse lo más mínimo.

Dice Jesús Fernández Sanz que en la sanidad de Castilla-La Mancha tenemos la R de recuperación, la C de consolidación y ahora estamos en la I de innovación. ¿En serio este consejero piensa eso? Qué poco conoce el día a día de la sanidad regional; qué poco sabe de la realidad del paciente; qué poco habla con los médicos de familia y comunitarios; qué poco habla con el personal de enfermería; qué poco habla con los profesionales de las urgencias, tanto ambulatorias, como hospitalarias; qué poco respeto tiene por los profesionales y por los pacientes para hacer las afirmaciones que hace en dicha entrevista.

El consejero piensa que todo vale.

Claro, ha salido indemne de la peor gestión sanitaria de todo el país. Le han vuelto a colocar, a dedo, como máximo responsable de la sanidad regional, pese a liderar los peores datos de la pandemia de toda España. Y aun se atreve a decir que durante la pandemia hubo un ataque constante del PP.

Castilla-La Mancha es la comunidad autónoma con la mayor letalidad de toda España por Covid-19 a día de hoy. Según los datos del Ministerio de Sanidad, 8.225 personas han perdido la vida en estos últimos cuatro años por Covid-19. Por cierto, datos que han sido cuestionados por la autoridad judicial. Aún así, el Sr. Fernández Sanz sigue insistiendo en culpar al PP de atacarle continuamente.

Es lo que tiene la memoria selectiva, que hace creerse impune por no haber sido castigado, a aquel que peor gestionó la pandemia de todo el país; a aquel que, con su gestión, hizo que tuviéramos que padecer que aquí falleciera el mayor porcentaje de pacientes que contrajeron el SARS-CoV-2 de toda España.

Es lo que tiene creerse impune, que ahora quiere mostrarse como la víctima, cuando fue quien tenía que haber tomado decisiones para que todo este drama no hubiese tenido la terrible dimensión que tuvo en Castilla-La Mancha, la región donde más personas murieron de aquellos que contrajeron el Covid-19 de toda España.

Así que, Sr. Fernández Sanz, lecciones de usted, ninguna. Debería haber pedido perdón por todo el desaguisado que originó, y debería haber dejado la responsabilidad de gestionar la sanidad pública de esta región. Pero entiendo que siga crecido.

Ahora se muestra más sensible que, cuando el 6 de febrero del año 2020, fue alertado de la situación que se podía venir encima por la Covid-19 y acusó al PP de “querer hacer noticia de una anécdota”. Solo esa afirmación, con miles de muertos en nuestra región, debería haber provocado su salida de cualquier puesto de responsabilidad en cualquier otro lugar.

En definitiva, no está usted muy capacitado para dar lecciones de gestión de la sanidad en Castilla-La Mancha. No ha sido capaz usted de recuperar los reconocimientos de la Carrera Profesional (llevan 9 años en el gobierno y no lo ha hecho), ni mejorar las listas de espera (ahora culpa usted a los ciudadanos de las esperas, por querer tener certidumbre sobre su salud y por leer internet), no ha solucionado la saturación del sistema (dice otra vez en su entrevista que tenemos que procurar no enfermar), y sigue anunciando la Ley de tiempos máximos  de espera (cuándo en abril de 2023, un mes antes de las elecciones, dijeron que estaba en marcha).

El método Fernández Sanz, miente, que algo queda.

Comentarios