InicioProvinciaDaimielLa protección al patrimonio y la biodiversidad, protagonistas de las VII Jornadas...

La arquitectura de Miguel Fisac, la fauna en el patrimonio religioso daimieleño y la función de la Junta Nacional de Reconstrucción en los Templos Parroquiales de Daimiel fueron las tres ponencias

La protección al patrimonio y la biodiversidad, protagonistas de las VII Jornadas de Historia de Daimiel

La tercera ronda de las VII Jornadas de Historia sobre Daimiel continuó este viernes con el análisis de la arquitectura de Miguel Fisac, en particular del edificio de viviendas situado en el Parterre. El estudiante de Arquitectura, Borja Prado, ha resaltado la figura de Fisac, un hombre “con mente inquieta” que destacó por sus avances tecnológicos y artísticos.

El objeto de estudio se centra en cómo el daimieleño introdujo un nuevo elemento a la arquitectura: el hormigón. Este material fue muy valorado por el arquitecto al ser “muy actual y versátil”, señalaba Prado. El edificio de viviendas del Parterre, un proyecto que costó unos 49 millones de pesetas, sobresale por la cualidad plástica de su fachada.

Para ello, el hormigón “se encofró con tablillas de madera y, sobre ellas, una lámina de polietileno”, especificaba. Así, se consiguió que el hormigón se impregnara de la veta de las tablas y se creará esa textura tan particular de la fachada. Prado ha recalcado la importancia de conservar y proteger este edificio como las demás obras de Miguel Fisac.

Borja Prado Díaz Blanco

A continuación, el investigador en Formación, Adrián Navas, ha expuesto sobre la fauna en el patrimonio religioso de Daimiel. Tras realizar cuatro visitas en distintas épocas del año, confirma que Daimiel alberga “un entorno natural muy rico”. Asimismo, mantiene que las iglesias pueden ser “enclaves estratégicos para preservar la biodiversidad” y, por ello, hay que saber cómo conservar las distintas especies que habitan en los alrededores de las parroquias.

Su investigación pone énfasis en qué tipo de aves se encuentran en Daimiel. Algunas de las más habituales, como la cigüeña común, crían cada vez menos y, por ese motivo, “hay que tratarla con más cariño”, manifestaba. Otras especies, como la gallineta, se encuentran en peligro debido a la agricultura y ganadería intensiva. A su vez, Navas ha confirmado que la alondra, ave vista frecuentemente en la localidad, “no sobrevivirá en los próximos 30 años”. También se ha destacado la presencia inédita de gaviotas que se alimentan en los vertederos y las plantas de aguas residuales cercanas a Daimiel.

Adrián Navas Berbel

Navas ha terminado su ponencia aportando algunas soluciones para evitar estos problemas, como la instalación de cajas nidos y comederos. Además, ha confirmado que “preservar la biodiversidad es un reto por abordar” y, por ello, se valora la defensa del patrimonio natural.

La tercera sesión de las VII Jornadas de Historias celebradas en el Museo Comarcal se ha cerrado con la intervención de Francisco J. Cerceda sobre la labor de la Junta Nacional de Reconstrucción de Templos Parroquiales en Daimiel. Esta institución se crea en 1941 por el Ministerio de Gobernación para reconstruir las iglesias destruidas en la guerra civil. Por ello, la Junta nace con “una intención ideológica y funcional” y para nada estética, señalaba el profesor de Historia del Arte. Este hecho ocasionó que no se respetasen los materiales originales durante las restauraciones.

En Daimiel se pueden encontrar reconstrucciones por las consecuencias de la guerra civil, desgaste a largo plazo y obras de nueva planta. La iglesia de San Pedro Apóstol es la única que se restauró debido a los destrozos ocasionados por el conflicto. Por su parte, la iglesia de Santa María la Mayor se reconstruyó dos veces en 1971 y 1976, según los documentos oficiales. Además de reparar la cubierta, se cometió “un error” al no conservar las flechas originales de madera y modificarlas por unas metálicas, subrayaba Cerceda.

Francisco J. Cerceda Cañizares

Otros templos parroquiales reconstruidos fueron el convento de las Carmelitas Descalzas, la capilla del colegio de la Divina Pastora y el convento de Las Mínimas, el único en el que se respetó los materiales originales. El arquitecto de esta restauración, Miguel Fisac, “supo mezclar lo nuevo y lo viejo”, afirmaba. Asimismo, la única reconstrucción realizada en Daimiel por nueva planta fue la residencia de las Hermanas de los Desamparados. Por último, Navas ha resaltado que la Junta “es un elemento vital para la conservación de parroquias” a pesar de haber tenido una intención ideológica inicial.

Artículos Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEIDO