InicioPuertollanoLa limpieza de Puertollano

Artículo de Opinión de Javier Hidalgo Corral

La limpieza de Puertollano

Javier Hidalgo Corral.- No es la primera vez que utilizamos estas páginas para poner en evidencia un problema que aqueja a la sociedad española: la limpieza y el decoro de sus calles y parques. Ya durante la pasada pandemia hablamos del lamentable estado en el que se encontraba el parque del Pozo Norte, un verdadero estercolero, arreglado de vez en cuando por la labor encomiable de un grupo de jóvenes solidarios preocupados por su entorno. Es cuanto menos anecdótico el contraste actual, con bancos pintados con alusiones y frases referentes al cambio climático y la sostenibilidad ambiental, y al lado encontrar restos de botellas, botes de bebidas, bolsas, papeles…

La imagen de Puertollano


Son innumerables las acciones y esfuerzos del actual Consistorio para ofrecer la imagen de un Puertollano comprometido con el medio ambiente. Lo demuestran los actos recientemente celebrados a propósito del día Mundial del Medio Ambiente del pasado mes de junio, y lo que es más importante, todas las actuaciones encaminadas a fomentar la economía circular: el hidrógeno verde, la red de calor, el EDAR… El objetivo de todo esto, o eso es lo que pretende el Consistorio, junto con las obras ya iniciadas del Paseo del Bosque y todas las actuaciones derivadas del programa de la EDUSI (Estrategias de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado), en marcha desde hace unos años y que pocos ciudadanos conocen, es ir a un nuevo modelo de ciudad más europeo que favorezca, entre otros aspectos, el caminar y el tránsito peatonal, como una nueva forma de moverse por el centro.


Todo esto está muy bien, pero si en paralelo no se acometen medidas para mantener limpias las calles, poca imagen de ciudad europea vamos a dar. No hay nada más que ver como están las aceras del pueblo; están simplemente asquerosas. No hay esquina que no se vean restos de micciones de animales domésticos, e incluso en cualquier bordillo del Paseo de San Gregorio; es vergonzoso. Probablemente Puertollano sea una de las ciudades más sucias de España, y para ir hacia una imagen europea aún queda camino por recorrer.


El cuidado del entorno urbano


Esto que vamos a decir es también aplicable al entorno general en el que vivimos, ciudades, campos, bosques…, pero lo que nos lleva ahora es la limpieza de Puertollano como ciudad.


Una ciudad sucia dice muy poco de las personas que las habitan; “¿qué ética moral y social, además de nivel cultural, puede tener alguien que tiene estos comportamientos incívicos con su entorno?”. Está bien que uno quiera utilizar su tiempo libre, y un lugar de esparcimiento como son los parques, para divertirse y juntarse con los amigos; para tener perros o gatos o simplemente andar por las aceras, pero dejar todo ese espacio lleno de restos, latas y botellas de bebida, bolsas, envases, meadas de perro, cajas y hasta ropa usada por el suelo, y como no, las consabidas mascarillas; es todo un espectáculo lamentable y desalentador. Es triste todo esto, pero parece que hay colectivos que o no lo ven, o simplemente no lo quieren ver debido a una cierta miseria mental y moral derivada del puro egoísmo.


El comportamiento humano es muy importante en la limpieza, tal vez el más importante, pero la Administración, en este caso la local, también tiene su parte de contribución/culpa. Somos conocedores de la rigideces presupuestarias que la Administración tiene, y más el Consistorio de Puertollano, pero el lamentable estado de las calles y aceras roza en la dejadez. Qué corporación municipal no está preocupada o sensibilizada en tener a su ciudad mínimamente limpia y vistosa, y estoy seguro que el Ayuntamiento de Puetollano está preocupado con ello, pero no lo suficiente.


Pare obvio que nos queda mucho por hacer, y será preciso mucha pedagogía en el campo educacional en lo que se refiere al cuidado del entorno, tanto por parte del colectivo de la enseñanza, como por el familiar, algo que los poderes públicos no deberían sustraerse, pero además es preciso que ciertos servicios cruciales permanezcan en el centro de las políticas gubernamentales. De poco sirven las EDUSIs, el hidrógeno verde, las declaraciones medioambientales si al final tenemos la ciudad hecha un asco, pues se quedaría en pura palabrería.


Dejémonos pues de tanto mensaje en rosa, porque ante las profundas trasformaciones que están teniendo lugar, así como las conmociones que en la actualidad sufrimos, surge una nueva forma de afrontar la vida en sus dimensiones personales y sociales: “la Ética del Cuidado”, ese “Cuidado” que engendra la responsabilidad de cada uno consigo mismo y que llega hasta la naturaleza no humana, “la Ecológica”, que une lo social y lo ambiental. Para eso, y para su fomento y desarrollo, los ciudadanos necesitaremos instituciones eficaces de gobernanza en las demandas de la igualdad y la protección de los bienes públicos. Y estoy seguro que lo vamos a demandar.

Javier Holgado Corral

blank
blank
Artículos Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEIDO