InicioRegiónLa diferenciación y la vinculación con el origen, claves de los alimentos...

Cata de aceite de la DOP Montes de Toledo en Madrid

La diferenciación y la vinculación con el origen, claves de los alimentos de calidad de Castilla-La Mancha

Los alimentos de calidad de Castilla-La Mancha cuentan con un doble sello de garantía, gracias al de sus respectivas denominaciones de origen protegidas e indicaciones geográficas protegidas, y el de Campo y Alma, la marca del Gobierno regional que los identifica por su excelencia, tal como ha destacado el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, que ha querido trasladar un mensaje a los consumidores para que “apuesten por las figuras de calidad y confíen en Campo y Alma porque, de esa manera, tienen seguridad absoluta sobre la calidad del producto que van a consumir, sobre la vinculación al origen y sobre la forma de elaboración”.

El responsable de Agricultura ha recalcado que, además de una enorme calidad, los alimentos de Castilla-La Mancha también se caracterizan por su diferenciación. Ha puesto como ejemplo la variedad Cornicabra de aceituna, con la que se elabora el aceite de oliva virgen extra de la Denominación de Origen Protegida Montes de Toledo, cuyo aroma, sabor y características organolépticas le permiten diferenciarse de otros aceites de oliva.

Martínez Arroyo hacía estas declaraciones durante la presentación de los nuevos aceites de la D.O. Montes de Toledo, una de las cuatro denominaciones de origen protegidas que hay en Castilla-La Mancha y “posiblemente, la más representativa”, ha comentado. El acto, que ha tenido lugar en la Oficina de Turismo de Castilla-La Mancha en Madrid, terminaba con una cata de aceite para unas treinta personas, dirigida por Enrique García Tenorio, director de la Fundación del Consejo Regulador. También han asistido al acto la directora general de Alimentación, Elena Escobar; y el presidente del Consejo Regulador de la D.O.P., Gregorio Gómez.

Castilla-La Mancha “sigue creciendo en producción” de aceite de oliva cada año, ha destacado el consejero; “somos la segunda región de España en producción”, solo detrás de Andalucía, “pero vamos cada vez aumentando, y eso significa que el sector es competitivo y que detrás hay una economía muy importante”.

La previsión de cosecha para este año será “relativamente corta”, se va a situar en 85.000 toneladas, “prácticamente es la mitad de la que hemos tenido en los años récord en la región” y unas 40.000 toneladas inferior a la media de los últimos años, ha explicado el consejero, aunque la calidad será “excelente”, una calificación en la que coincidían tanto Martínez Arroyo como el presidente del Consejo Regulador.

Castilla-La Mancha cuenta con cerca de 83.000 olivicultores que cultivan unas 450.000 hectáreas de olivo. Además, la región cuenta con más de 250 almazaras.

Datos del paro

El consejero de Agricultura se ha referido también a los datos del paro que se han conocido esta misma mañana y que “se han comportado extraordinariamente bien”. “Nunca habíamos estado por debajo de 11.000 desempleados en un mes de noviembre”, comentaba Martínez Arroyo, destacando que actualmente tenemos 8.400 desempleados, la cifra más baja desde que hay registros, “y quiero recordar que en el año 2014 la cifra ascendía a 25.000 personas”.

“Eso significa que el sector es cada vez más competitivo y que estamos haciendo las cosas bien, a pesar de las dificultades enormes”, ha valorado, recordando la pandemia del COVID-19, la guerra de Ucrania e incluso, en el caso del olivar, Filomena. “A pesar de todo esto, tenemos las mejores cifras de nuestra historia”, ha afirmado, “un 26 por ciento menos que el desempleo que había el año pasado por estas mismas fechas”.

Artículos Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEIDO