InicioProvinciaLa alcaldesa de Alamillo felicita al municipio tras la declaración de Interés...

Mercedes Escabias reconoce el papel de las generaciones que antaño supieron transmitir esta tradición

La alcaldesa de Alamillo felicita al municipio tras la declaración de Interés Turístico Regional de la Fiesta de Judas y Muñecas

El Diario Oficial de Castilla-La Mancha publica hoy la Resolución fechada por la Dirección General de Turismo, Comercio y Artesanía el pasado 21 de marzo, por la cual se otorga título de Fiesta de Interés Turístico Regional a ‘La Fiesta de Judas y Muñecas’ de Alamillo.

Noticia que está motivando “una gran alegría en nuestra localidad, porque desde hacía mucho tiempo hemos estado luchando incansablemente por esta declaración, al valorar firmemente que las particularidades de esta celebración son únicas en toda la región”.

Así lo refiere la alcaldesa, Mercedes Escabias, para quien “completamos al fin un proyecto iniciado por este Ayuntamiento hace unos años, con el objetivo certero de que nuestra tradición de Judas y Muñecas contribuya además a nuestra promoción turística”.

De hecho, la declaración de ‘Fiesta de Interés Turístico Regional de Castilla-La Mancha’ se otorga a eventos culturales, populares, artísticos, deportivos, gastronómicos o de cualquier otra índole, que comporten especial importancia como atractivo turístico y que se celebre en el territorio de la Comunidad Autónoma de Castilla La Mancha.

Así reza en el Decreto 32/2006 de 21 de marzo que regula esta figura, al cual se ajustaba la completa documentación elaborado por el Consistorio alamillero que, a principios del pasado mes de diciembre, obtuvo informe favorable de la Delegación Provincial de la Consejería de Economía, Empresas y Empleo en Ciudad Real.

La Resolución hoy publicada en el DOCM lleva rúbrica de la directora general de Turismo, Comercio y Artesanía de Castilla-La Mancha, Ana Isabel Fernández Samper y será la consejera Patricia Franco quien la semana que viene se desplace a Alamillo.

Acto institucional el viernes 8 de abril

La titular de la cartera Economía, Empresas y Empleo de Castilla La Mancha, junto con la alcaldesa y otras autoridades, vecindad y demás invitados, participará así el viernes 8 de abril en el acto institucional para dar a conocer los pormenores de esta catalogación.

Escabias adelanta no obstante ya, su sentido agradecimiento “a todas las generaciones que nos precedieron y nos fueron transmitiendo esta tradición que nos da identidad, pero también a las personas y colectivos que cada año siguen haciendo posible su celebración, puesto que sin ellas nada de esto hubiera sido posible”.

El acto se ha programado para las seis de la tarde en el Salón Municipal, “en lo que prevemos será todo un cónclave de alegría y tradición, en vísperas de la Semana Santa y del cumplimento, un año más, de estas fiestas de Judas y Muñecas tan particularmente nuestras, pero, ahora también, de toda esta gran región”, apunta la regidora.

Un ritual mágico y deslumbrante

Cada noche de Sábado de Gloria destella en Alamillo como en ningún otro lugar, puesto que esta pequeña población asiste a un momento diferente y único, mezcla entre lo pagano y lo religioso, entre los ciclos agrarios y lo trascendental, que asombra siempre a propios y a extraños.

Los Judas y las Muñecas forman parte de una etnografía propiamente enraizada en este rincón, a poniente, del eterno y agropecuario Valle de Alcudia. La particularidad, a diferencia de manifestaciones parecidas, es que se acompaña de personajes femeninos encarnados sobre unas cruces interiores. 

Los unos y las otras que, durante la tarde de la víspera en que concluye la Semana Santa, comparecen por parejas y caracterizadas de igual temática cada una de ellas, siendo confeccionados por alamilleras y alamilleros en tanto se prolonga el Triduo Pascual. Luego, en cuestión de horas, ambos protagonistas, los femeninos primero y los masculinos al día siguiente, protagonizarán sus respectivos rituales.

La confección de estas Muñecas, a base de capas de papel, con no pocos detalles, aflora precisamente de los cruceros de madera que las sostienen y cuyos extremos horizontes van provistos de unas anillas para, en la noche de autos, posibilitar su espectacular volteo en comba aérea, envueltas en las llamas que, previamente, desde el suelo, quedan prendidas por las enaguas bajo la primera luna llena del equinoccio primaveral. 

Tan álgido momento llega cercana la medianoche en la céntrica calle Nueva donde, principalmente, se habrán expuesto en las horas previas junto a sus Judas consortes. Luego, ellas, atadas de ambos brazos por cuerdas, se hacen girar con una larga cuerda desde balcones enfrentados, por jóvenes que se van relevando debido al tamaño y al peso de las Muñecas, algunas de las cuales tardan bastante en arder del todo. 

A esta celebración de luces encandiladas en la oscuridad de las horas contribuyen las pavesas que saltan por los aires, acompasadas a las sucesivas bolas de fuego que van surcando la noche. En ocasiones, se corean el número de vueltas que da la muñeca hasta consumirse del todo y dejar, al fin, la cruz que lleva en su interior, que se descuelga para hacer acomodo a la siguiente protagonista.

La tradición dicta que, una vez que se han quemado todas las Muñecas, el pueblo se dispersa dispuesto a pasar noche festiva hasta la hora de la Misa de Gloria, para los que son creyentes y los no tanto, disfrutando entre bares y amigos y esperando ya al segundo momento de tan particular celebración.

Se trata del manteo de los Judas, figuras que los jóvenes sacan de nuevo a la calle para, entre risas, bromas y jolgorio, ser destrozados esparciendo las pajas que le dan forma bajo sus pieles de tela por todo el pueblo, entablando batallas y forcejeando por los despojos. Y de ahí, lo también habitual para zanjar tan singulares rituales, se sale para comer al campo.

Artículos Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEIDO