InicioRegiónGerardo de la Cruz, alma mater de la I Vuelta a Toledo:...

Gerardo de la Cruz, alma mater de la I Vuelta a Toledo: «Ha sido un sueño hecho realidad»

La I Vuelta a Toledo Imperial sub-25 se saldó con el triunfo de Marcel Camprubí, pero eso es solo lo que hay delante de los focos. Detrás está el trabajo de casi un año de la Peña Julio López Chineta, que en este 2022 organizó también el III Memorial Chineta. Gerardo de la Cruz, su alma mater, nos cuenta que hay detrás de la zona de podio, todo lo que hace falta para sacar un evento así y las expectativas de futuro de una competición que acaba de nacer.

Luis Ortega:  Ya han sido tres ediciones del Memorial, que no ha parado pese a la pandemia. Pero, ¿cuándo y por qué se os ocurrió sacar adelante una carrera por etapas como la I Vuelta a Toledo Imperial Sub-25?

Gerardo De La Cruz: Pues, desde que empezamos a organizar carreras, tanto mi primo Julio López como yo siempre hemos tenido en mente recuperar una vuelta por etapas en Toledo que había desaparecido, pero dándole un formato novedoso. A últimos de agosto de 2021, estando en casa, limpiando el coche de mi padre, que había fallecido unos días antes, me encontré en el maletero el libro de la última Vuelta a Toledo en el coche. Ese fue el momento clave. Cogí el teléfono, llamé a mi primo y le dije: «¿Niño, sabes lo que me he encontrado? El libro de la última Vuelta a Toledo.  El año que viene hacemos la nueva Vuelta a Toledo, sí o sí».


LO.- Evidentemente, los problemas de organizar un evento de tres días se multiplican con respecto al de un día. ¿Cuáles han sido los principales inconvenientes que os habéis encontrado y cuáles los apoyos más importantes?

GC. -La verdad que al final una vuelta por etapas es como realizar tres carreras de un día seguidas, pero con funciones extra. Por un lado, coordinar hoteles y comidas de equipos, árbitros y organización. Hace falta conseguir un equipo humano el triple de implicado. Hay que solucionar los problemas de la carrera de manera inmediata porque al día siguiente hay carrera nueva, no hay tiempo de descanso. Se necesita mucho más presupuesto y más permisos de autoridades. Hay que realizar cientos de reuniones con ayuntamientos para conseguir su colaboración. 

     En cuanto al tema de apoyo, desde el punto vista logístico, la Federación de Ciclismo de Castilla La Mancha, con su presidente a la cabeza, nos ha apoyado desde el minuto cero, además de un buen número de patrocinadores con apoyo logístico. También fue clave la Diputación Provincial de Toledo, que apostó por nuestro proyecto desde marzo y eso nos dió un pulmón financiero muy importante. Tampoco podemos olvidarnos del resto de patrocinadores, a los que les doy las gracias porque sin su ayuda nada habría sido posible.

LO.- ¿Cuánta gente y cuánto presupuesto hace falta para organizar un evento así? Después de pasados unos días ¿merece la pena?

GC. -Pues… realmente ni lo sé ahora mismo. En cuanto a personal hemos tenido en la I Vuelta a Toledo Imperial: 10 personas exclusivamente en zona salida/meta, 14 conductores de coches de organización y árbitros, 15 moto-enlace, 1 jefe de podium, 1 speaker, 4 fotógrafos y 1 jefe de prensa. El presupuesto ronda los 80.000 euros. Y a la pregunta de si merece la pena… puedo decirte que sí y por dos motivos: el primero es que siempre ha sido mi sueño organizar una vuelta por etapas;  y el segundo es que he conseguido plasmar mis valores del ciclismo a gente que no sabía qué era organizar una prueba así y me han dado las gracias por implicarlos en ello. Es más, ya me han comunicado que cuente con ellos para la siguiente. El balance es tan positivo que merece la pena.


LO.- El formato de la carrera es sub-25, una categoría que no existe, sí sub-23. ¿Por qué solo se ha permitido correr a ciclistas de esta edad?

GC. Es una idea que tenemos siempre en mente mi primo Julio y yo: limitarlo a 25 años de edad. Es porque queremos crear carreras que sean la antesala del ciclismo profesional y podemos asegurar que el 98% de los ciclistas que ascienden a profesionales no suben con más de 25 años. De ahí nuestra idea de limitación. 

LO.- Para participar en la I Vuelta a Ciclista a Toledo Imperial la organización era la que invitaba a los equipos. ¿Qué criterios se siguieron?

GC. -Pues hemos querido premiar a toda la gente que nos ha apoyado en cada una de las tres ediciones del Memorial Chineta, ya que los primeros años fue muy difícil conseguir corredores y hemos querido ayudar así a los equipos. Sólo ha habido una excepción a este criterio y ha sido porque es un equipo patrocinador de la vuelta. 

LO.- La vuelta empezó con una crono por equipos, y luego dos etapas en línea con puertos de montaña. ¿Era el recorrido que tenían pensado cuando surgió la idea o se ha tenido que ir adaptando a las circunstancias?

GC. No. Desde el principio nuestra idea era arrancar con una contrarreloj por equipos, ya que era una modalidad que nunca había habido en Toledo, primer punto de nuestro formato novedoso. En cuanto a las otras dos etapas, una estaba clara que tenía que subir por el Puerto del Robledillo (el Alpe D’Huez toledano) puesto que nuestro vídeo promocional de la vuelta que grabamos en febrero iba por allí. La tercera etapa, fue la que nos costó más diseñar, pero tras varias visitas en bici por la zona, ya tenía claro que haríamos el Piélago y la zona de San Vicente, que es menos conocida pero es una zona preciosa y novedosa. 

LO.- ¿Cómo se vive la carrera desde el punto de vista del organizador? ¿Realmente vas pendiente del desarrollo deportivo de la competición o de las mil cosas que hay alrededor?

GC. Desde dirección de carrera os aseguro que son días de estrés y mucho movimiento, ya que tienes que intentar que no falle nada. Cuatro horas antes hay que estar en la salida para ubicar todo correctamente: camión-escenario, zona de equipos; reuniones con moto-enlace, árbitros, directores de equipos y guardia civil. 

Para que te sirva de ejemplo, el viernes a la una de la madrugada estaba llegando al hotel de los equipos y estaba imprimiendo clasificaciones y el sábado a las 6 de la mañana ya iba camino de la salida de Gerindote.

En cuanto a la carrera, se intenta ir pendiente de todo lo que ocurre en materia deportiva y gracias a radio-vuelta, que hacen un gran trabajo, te enteras de todo. Aunque tengo que reconocer que de algún resultado de alguna clasificación secundaria me entero ya en la entrega de premios.

LO.- ¿Habrá una segunda edición? ¿Qué recorridos e innovaciones os gustaría introducir para una futura Vuelta a Toledo Imperial 2023?

GC. Pregunta trampa a la vista. Ahora lo primero es finalizar la primera edición y descansar de todo unos meses. La vuelta no acaba hasta que no se cobre todo el dinero de los patrocinadores, se paguen facturas a proveedores y se abonen los premios a los verdaderos protagonistas de la vuelta: los corredores. 

En cuanto a si habrá segunda edición y cómo será, tengo que relajarme y pensar fríamente qué hacer. Realmente han sido 10 meses de preparación de vuelta, porque los tres días de carrera son más bien para disfrutar del trabajo hecho.

Con respecto al recorrido para 2023, creo que la crono por equipos ha gustado y seguirá; también habrá etapas de montaña, y por qué no meter alguna etapa para velocistas o con mucho pavés. Ahí lo dejo. 

Entrevista realizada por Luis Ortega García [Ciclored-comunicaciones/Skoda-We love cycling]

Artículos Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEIDO