InicioCulturaExposición Vari Caramés. Algo, Nada, Siempre

En la sala Canal de Isabel II

Exposición Vari Caramés. Algo, Nada, Siempre

Del 10 de febrero al 24 de abril de 2022

Por José Belló Aliaga

Vari Caramés (Ferrol, 1953), referente de la fotografía en España desde los años 80 del siglo XX, representa el lirismo de lo cotidiano.

La Sala Canal de Isabel II de la Comunidad de Madrid inicia el año 2022 con una exposición a él dedicada, que no pretende ser una retrospectiva estricta de su obra, aunque sí recoge la mayoría de su producción.

Fotógrafo autodidacta y defensor de una mirada propia, Caramés nunca ha seguido las modas ni las tendencias y ha desarrollado un trabajo muy particular que se nutre de la vida diaria, de lo familiar y de los recuerdos y sentimientos que anidan en su interior. Sus fotografías son emocionales y cercanas y capturan la sencillez de los acontecimientos a través de referencias veladas y sutiles.

Tres conceptos

La muestra que ahora presenta la Comunidad de Madrid en la Sala Canal de Isabel II se articula espacial y discursivamente en torno a tres conceptos –algo, nada, siempre– que actúan como pinceladas difusas de un corpus de trabajo íntegro y unitario. Los conceptos algo, nada, siempre actúan como pinceladas difusas de un corpus de trabajo íntegro y unitario. La selección de fotografías, pertenecientes a diversos proyectos, comparten los intereses propios de la producción del artista: la importancia de lo cotidiano, la búsqueda de la atemporalidad, el encuentro con lo sorprendente, la vinculación con la magia…

Vemos algo que parece una persona, un automóvil, una playa, un animal, pero somos incapaces de reconocerlo con exactitud. Las formas se resbalan y escapan a una vista compulsivamente ordenadora, como si quisieran fundirse en una suerte de ensueño o disolverse en la ausencia. Pareciera que si hay algo no puede haber nada. Lo que quizá no es tan obvio es que para encontrar ese algo antes hay que detectar la nada ‒el ruido, la indiferencia‒ y vencerla. La capacidad para destilar lo esencial conduce a la permanencia del siempre: las imágenes de Vari Caramés son aliadas de un tiempo sin duración que late en ritmos emocionales.

La exposición invita al espectador a imbuirse en la obra del autor sin restricciones, favoreciendo una libertad total que le permita navegar, fluir, nadar siempre.

Estructura de la exposición

Las comisarias Blanca Berlín y Nerea Ubieto han planteado, en primer lugar, una selección de las imágenes más recordadas de Vari Caramés, para ir mostrando posteriormente sus distintas etapas creativas: la obra en blanco y negro -que produjo hasta los años 2000- , sus retratos, bodegones, paisajes y fotografías de calle, sus series Nadar –la natación como manera de relacionarse de modo fluido y relajado con el mundo- , Tránsito, Color, Escenarios, Miraxes, Recreo, Pasatiempo y Lugares, su último trabajo.

En todas estas sugerentes series el artista reflexiona sobre la ensoñación, la memoria, el tiempo o el silencio, por medio de una aproximación experimental con la plasticidad, las texturas y la indefinición. Existe otro reencuentro con los nadadores a través de un vídeo que ha sido creado para la exposición y que estimula un estado meditativo para el espectador.

Primera planta de la exposición

Nadar, 2010

Las fotografías de esta serie, cerrada definitivamente en 2010, fueron tomadas de los años 80 a finales de La Solana en la piscina de A Coruña (donde Vari Caramés nada con asiduidad). En ella se mezcla un cóctel de ingredientes propios de su ADN fotográfico: agua, misterio, sorpresa, juego… Burbujeantes y enigmáticas sensaciones acuáticas.

Copias sobre algodón por inyección de tintas con pigmentos naturales. Pertenecientes a la colección privada del autor.

Gabinete de curiosidades, 1980 – 2000

Miscelánea de fotografías pertenecientes a la época en que Vari Caramés trabajaba en blanco y negro, entre 1980 y 2000. Se muestran pinceladas de algunas series de entonces: Visión animal, Coruña by Night, Compostela… «Estoy inmerso en mi túnel del tiempo y buceando entre cientos de negativos de mi archivo me reencuentro con nuevas sensaciones, nuevas fotografías, sin tiempo, sin prisas, imágenes que me cuentan al oído cosas en volumen bajo y alta fidelidad». Una vez más, nos encontramos ante sus obsesiones más recurrentes: la búsqueda del misterio que duerme en lo cotidiano, lo próximo, lo sorprendente…

Todas las copias son de época o vintage sobre gelatina de plata. Pertenecen a la Colección de Foto Colectania, Barcelona; Colección CGAC, Santiago de Compostela; colecciones particulares y a la colección privada del autor.

Segunda planta de la exposición

Color, 2000

Es la primera serie en la que el fotógrafo reflexiona y traduce sus mundos del blanco y negro al color, atreviéndose a transitar ese puente para seguir narrando sus experiencias vitales y su universo fotográfico.

Fotografías C-Print pertenecientes a la Colección Foto Colectania, Barcelona; Colección CGAC, Santiago de Compostela y a la colección privada del autor.

Miraxes, 2003

Esta serie, traducida al español como Espejismos, es la continuación de Color. Caramés vuelve a introducir alguna imagen en blanco y negro, jugando con formatos diferentes – cuadrado, rectangular, panorámico- para crear un mosaico de obras sobre el juego de las sensaciones, las sugerencias, las evanescencias…

Fotografías C-Print pertenecientes a la Colección Foto Colectania, Barcelona; Colección CGAC, Santiago de Compostela y a la colección privada del autor.

Tránsito, 2004

Un viaje acuarelado por la frontera entre la realidad y la fantasía a través del cual Caramés invita al espectador a soñar lugares ambiguos donde habita la magia.

Fotografías C-Print pertenecientes a la Colección CGAC, Santiago de Compostela y a la colección privada del autor.

Escenarios, 2007

Ensayo íntimo sobre el paisaje, los lugares para la contemplación, los espacios de juego… Todos ellos cubiertos por un halo de soledad y melancolía. Aunque no logremos reconocer de manera inequívoca lo que estamos viendo, tenemos la extraña sensación de que estamos a punto de poder hacerlo…

Copias sobre lienzo con pigmentos naturales para reforzar la impresión pictórica. Pertenecientes a la colección privada del autor.

Recreo, 2008

Recreo es un columpio para deslizarse y abandonarse. El autor crea un espacio nebuloso y abstracto, su pequeño homenaje a la infancia donde pasar, como Benedetti, algunas horas más siendo niño.

Pertenecientes a la colección privada del autor.

Tercera planta de la exposición

Lugares, 2018

Imágenes de lugares que has soñado, pero en los que no has estado nunca y probablemente ni siquiera existan. Su sentimiento lo expresó a la perfección Alejandra Pizarnick: «Escribes poemas porque necesitas un lugar donde sea lo que no es».

Pertenecientes a la Colección Galería Trinta, Santiago de Compostela y a la colección privada del autor.

Pasatiempo, 2013

«Aprovecho como excusa este jardín romántico de Betanzos, A Coruña, construido a finales del siglo XIX por los hermanos García Naveira, para reflexionar sobre el paso del tiempo. Una metáfora otoñal, crepuscular, una manera de hablar de la fragilidad y la vulnerabilidad del ser humano y de mí mismo». Vari Caramés

La película en Súper 8 recrea el deslumbramiento y la sorpresa del artista al visitarlo, transitando con su tomavistas como un niño perdido en un sueño.

Pertenecientes a la Colección Galería Trinta, Santiago de Compostela y a la colección privada del autor.

Recorrido por la exposición Vari Camarés. Algo, Nada, Siempre, en Sala Canal de Isabel II de Madrid

Vari Caramés

FerroI (A Coruña), 1953

Artista autodidacta, vive desde los nueve años en A Coruña. Al cumplir quince, su padre, artista amateur, le regala una cámara Voiglander totalmente manual para que fotografíe sus cuadros, dibujos y piezas de hierro forjado. Más tarde, utiliza la fotografía como apoyo en sus estudios de arquitectura técnica, que jamás terminó. Nunca pretendió vivir de la fotografía, pero ahora no puede vivir sin ella.

Amante de lo intemporal y de lo indefinido, aprende a conseguir efectos de los defectos. No le interesan las modas ni las tendencias. Utiliza el blanco y negro y el color indistintamente. Opina que en el mundo de hoy falta poesía y que la tecnología no debería sobreponerse a las emociones. Es más intuitivo que intelectual y cree que el azar es más emocionante que la certeza.

Desde 1980 desarrolla su propio universo fotográfico. Ha realizado numerosas exposiciones ‒individuales y colectivas‒ y publicado más de veinte libros-catálogos. Participa habitualmente en diversas actividades, como talleres, ponencias, comisariados, etc.

Entre sus premios más importantes cabe destacar el Premio Internacional Pilar Citoler (2013), el 27 Certamen Internacional de pintura Concello de Cambre (2010), el Premio Julián Trincado en la IX Mostra Internacional Unión Fenosa (2006) o el Premio Luís Ksado IV Edición (2000). Su obra se encuentra en más de un centenar de colecciones institucionales y privadas a nivel nacional e internacional: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid; Centro Galego de Arte Contemporáneo (CGAC), Santiago de Compostela; Fundación Foto Colectania, Barcelona; Institut Valencià d’Art Modern. Valencia o la Colección de Fotografía Alcobendas, Madrid, entre otras.

José Belló Aliaga

Artículos Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEIDO