InicioPuertollanoEl fin de semana se salda con dos victorias y una derrota...

Tan solo han caído los juniors

El fin de semana se salda con dos victorias y una derrota para el Basket Dentatis Puertollano

El Basket Dentatis Puertollano ha cosechado dos alegrías y una pequeña tristeza en la tarde del pasado sábado. A las 17:00 saltaban las guerreras a la pista del Club Baloncesto Don Fadrique, en lo que era un examen importante. Y las de Manu Múgica sacaron buena nota, aunque no un sobresaliente. Con una buena puesta en escena, las chicas se fueron al descanso 6 puntos arriba en un partido que no eran capaces de romper pero que daba la impresión que tenían controlado.

Esta impresión se confirmó con un magnífico tercer cuarto, donde un parcial de 8-20 dejaba las cosas muy a favor (28-46). Sin embargo, en el último cuarto llegó la relajación en una de las señas, la defensa, aunque por suerte, el buen hacer en ataque hizo que el partido no corriese peligro. Al final, 50-60 y segunda victoria para las mineras, con Miriam Ruiz y Carmen Sánchez como máximas anotadoras (18 y 12 puntos respectivamente).

Más tarde, en Miguelturra, llegaba la primera derrota de la temporada en partido oficial para el club. Los juniors de Andrés Flores Villajos no podían con un Club Baloncesto de Miguelturra que aprovechó cinco minutos muy malos en el primer cuarto para coger una ventaja que no se pudo recortar. Pese a los esfuerzos, el partido no llegó a estar empatado, aunque tuvieron un lanzamiento para ello justo al final del encuentro cuando a la desesperada estuvieron a punto de rozar la machada.

Mucho que mejorar por el equipo, que no fue capaz de sobreponerse a sus malos momentos y que tuvo un pésimo acierto desde la línea de tiros libres (9/23 gracias a que anotaron 5 de los 6 últimos lanzamientos).

Y a las 20:00 llegaba el turno del primer equipo ante el Basket Cervantes. Los chicos partían como favoritos y un gran primer cuarto confirmaba esa predicción. Un parcial de 4-18 para los mineros comandado por un gran Ángel Coronel nos hacía prever un partido sencillo. Sin embargo, y sin un motivo concreto, los jugadores a partir de ese momento se dejaron llevar.

Bien es cierto que el partido nunca corrió peligro, pero la imagen del equipo no fue la correcta, exceptuando casos concretos como el propio Ángel Coronel o Jaime Fernández, lo que propició que el partido fuese poco vistoso. Al final, tímida reacción local para dejar la diferencia en 14 puntos (la máxima fue de 21 y el equipo local nunca estuvo por delante en el marcador).

Un partido del que se pueden sacar conclusiones y que servirá de recapacitación para los jugadores, que saben el nivel que pueden tener cuando dan todo en la pista.

Artículos Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEIDO