InicioPuertollanoEl estudio hecho en Puertollano, Ciudad Real, Alcázar y Toledo da sus...

Disminuye el tiempo de tratamiento respecto al estándar y además resulta más sencillo de dispensar

El estudio hecho en Puertollano, Ciudad Real, Alcázar y Toledo da sus frutos: probado con éxito el nuevo fármaco para tratar el COVID-19

La Facultad de Medicina de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) en el Campus de Ciudad Real y la Gerencia de Atención Integrada de esta misma provincia han probado con éxito un fármaco antiviral para tratar la COVID que disminuye el tiempo de tratamiento respecto al estándar y además resulta más sencillo de dispensar a través de un nebulizador portátil.

Un estudio de la Facultad de Medicina de Ciudad Real y de la Gerencia de Atención Integrada del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha en esta misma provincia demuestra la eficacia de un nuevo fármaco antiviral para tratar la COVID. La investigación, publicada en la revista European Jornal of Clinical Investigation, compara los resultados del tratamiento estándar con los de la administración de aprotinina para pacientes con COVID-19 de gravedad moderada y demuestra una disminución en el tiempo de tratamiento y en la hospitalización en el grupo que recibió la aprotinina.

El estudio, aprobado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios y por el Comité de Ética de la Investigación con Medicamentos, ha implicado a varios hospitales de Castilla-La Mancha, entre los que se encuentran el Hospital Universitario de Ciudad Real, el Hospital Universitario de Toledo, el Hospital Mancha Centro de Alcázar de San Juan y el Hospital Santa Bárbara de Puertollano.

La aprotinina es un medicamento de administración intravenosa comercializado en distintos países de la Unión Europea, pero no en España, para tratar otras dolencias, por lo que el ensayo clínico que buscaba reposicionar este medicamento en una nueva aplicación terapéutica tuvo dos retos importantes para poder llevarse a cabo: la importación de un medicamento no autorizado en nuestro país (es decir, como «medicamento en investigación»), y la transformación y acondicionamiento por parte del Servicio de Farmacia del Hospital de Ciudad Real en una forma de administración inhalada. Esto se realizó mediante el uso de un nebulizador portátil de membrana vibrante, lo que permite una llegada eficiente del fármaco al alveolo pulmonar, y facilita notablemente su aplicación. Para ello, se requirió que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios certificase y autorizase los procedimientos de elaboración, acondicionamiento, dispensación, así como la importación del medicamento por parte del Servicio de Farmacia del HGUCR.

Francisco Javier Redondo Calvo y Fernando Padín Nogueira, investigadores principales del proyecto, han señalado que “la aprotinina es un inhibidor de proteasas de amplio espectro que actuaría como fármaco antiviral, impidiendo que el virus se una a las células del epitelio pulmonar, con lo que ya no podría introducirse en nuestro cuerpo y replicarse. Además, tiene importantes propiedades antiinflamatorias y podría participar en la búsqueda del equilibrio del sistema coagulación/fibrinólisis que en estos pacientes se encuentra alterado”.

Se trata de un ensayo doble ciego y aleatorizado que compara el tratamiento estándar frente al tratamiento estándar y la aprotinina para pacientes con COVID-19 de gravedad moderada y que ha demostrado disminución del tiempo de tratamiento y de hospitalización en el grupo de aprotinina.

Además, el grupo tratado con aprotinina requirió menos oxigenoterapia y no se describieron reacciones adversas ni efectos secundarios con su administración inhalatoria.

Actualmente el grupo de investigación del ensayo clínico ATAC (Aprotinin Treatment Against COVID-19) se encuentra en contacto con la Agencia Europea del Medicamento (EMA) para explorar la posibilidad de autorizar el medicamento como uso hospitalario, además de conocer los requisitos para desarrollar un ensayo clínico más amplio que permita su autorización para pacientes leves. Esto permitiría en un futuro poder disponer de un fármaco antiviral para tratar la COVID-19, que sea coste-efectivo, y que podría tener un gran impacto en el contexto de esta pandemia.

Artículos Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS LEIDO