Opinión

Artículo de Opinión de Jesús Antonio Rodríguez Morilla

¿Ánimos enfrentados dentro de la Organización Mundial de la Salud?

El actual director, el etíope Tedros Adhanom, se perfila para un nuevo mandato hasta 2027

Jesús Antonio Rodríguez Morilla

31/10/2021

(Última actualización: 31/10/2021 16:41)

Imprimir

No es noticia que en la era Trump se multiplicaran los desencuentros con la Organización Mundial de la Salud (OMS) hasta culminar con la declaración de retirada oficial en dicho organismo, a partir del pasado mes de julio de 2020, argumentando que China tenía el control sobre ella.

Pero la ejecución material de cualquier acto de desvinculación siempre conlleva tiempos adicionales, lo cual sirvió para que su sucesor, Joe Biden, anunciara la postura contraria en julio 2021, pero sin tiempo suficiente para seleccionar a algún científico de plena confianza para situarlo al frente de la OMS.

Y es que EEUU no es un miembro cualquiera, pues su aportación, según BBC News, dentro de la consabida guerra de cifras, gira en torno a los 450 millones de dólares anuales aproximadamente, comparado con los alrededor de 40 que aporta su rival China.

Cabe recordar que los actos de desencuentro con la OMS han venido rodando desde tiempo atrás, recrudecidos desde la aparición oficial en diciembre 2019 de los casos masivos de neumonía en la hoy ya afamada ciudad de Wuham, así como las múltiples preguntas y dudas que surgieron a su alrededor.

Se ha rumoreado desde el total sometimiento de la OMS a los poderes chinos, en especial de su director general, hasta que la retirada de Trump de la OMS fue un acto electoral deliberado, argumentando falsa información recibida.

Probablemente tardaremos tiempo en conocer la veracidad real, si algún día se pone a nuestro alcance.

Pero sí es cierto que todos los políticos adoptan estrategias y decisiones distintas a las desarrolladas por sus antecesores, y según nos cuentan fuentes habitualmente bien informadas, persiste desconfianza de la actual Administración estadounidense con las actuaciones de la OMS, lo cual conduce al rumor de establecer distintos tipos de control hacia sus responsables.

Aproximadamente, en la UE únicamente ha votado a su favor para la reelección el 50% de sus estados miembros.

Por otro lado, ha llamado la atención, según fuentes allegadas, una publicación del pasado 13 de octubre emitida por United Nations News, con respecto a la creación de un grupo de expertos denominado SAGO, una de cuyas misiones principales será el estudio de los orígenes de nuevos patógenos inmersos en el SARS-CoV-2, ya que se sostiene que este tipo de virus no será el último.

Se trata de un grupo de 26 científicos, provenientes de EEUU, Rusia, Francia, Alemania, Reino Unido, China, Japón y Cuba, entre otros, mediante una selección previa entre 700 profesionales, expertos en distintas especialidades como epidemiología, salud animal, medicina clínica, virología y genómica.

Dicha denominación, SAGO, también tiene otra acepción de origen celta referida a una vestidura militar que los romanos tomaron de los griegos o los galos, la cual imaginamos no encierra ninguna connotación interna opuesta hacia la Dirección de la OMS, cuyo actual director, es el único candidato hasta ahora para dirigirla hasta 2027.

La líder técnica de dicho organismo, María Van Kerkhove, estadounidense con residencia en Ginebra, declaró sobre el COVID-19 que el mundo debe estar mejor preparado para cualquier futura 'Enfermedad X' afirmando que se recomendarán más estudios en China y posiblemente en otros lugares, para interpretar los orígenes del virus, si bien SAGO, asesorará a la OMS, dentro del marco de la ONU y del país afectado en cuestión, pero no pretende convertirse en un próximo equipo de misión.

Con la creación del nuevo equipo de 26 científicos, se había rumoreado un nuevo posicionamiento reforzado en Europa, uno de los lugares más castigados del mundo, que pudiera hacer frente de una forma más efectiva que hasta ahora.

En fin, deberemos estar atentos al tablero geo-político, observando los movimientos de las dos potencias y, como suele decirse, esperemos de la bondad de los dioses y que no se decidan a 'pasar lista' con mucha frecuencia entre la población mundial.

Jesús Antonio Rodríguez Morilla

Doctor en Derecho (Cum Laude)

Diplomado en Estudios Avanzados de la UE

Caballero de Mérito por Real Orden Noruega