Puertollano

Se ha hecho con tres medallas en su primera participación

La puertollanense Esther Molina irrumpe con fuerza en las competiciones nacionales de culturismo

Esta campeona saca tiempo para el culturismo hasta de debajo de las piedras, ya que trabaja a turnos en Fertiberia, es nutricionista y cuenta con una oficina en el gimnasio ‘Titanes’ de Puertollano

Javier Rubio

10/10/2021

(Última actualización: 10/10/2021 11:13)

Imprimir

Si conseguir tres medallas en una competición nacional ya es un éxito, hacerlo en tu debut es todo un hito. Pues justo de esto último puede presumir una puertollanense, Esther Molina, tras lograr una presea de oro, una de plata y una de bronce hace una semana en Alicante en su primera participación en un evento tan importante como el de la Federación del Comité Nacional de Fisicoculturismo (NPC, por sus siglas en inglés National Physique Committee).

Y es que Esther Molina, a sus 25 años, se lanzó a competir por primera vez tras más de siete años de intensa preparación, entrenamiento que le ha valido para alzarse con el primer puesto en la categoría Wellness en talla media (hasta 1,63 metros). Esta división está diseñada para mujeres con físico atlético que muestran más masa corporal en las caderas, glúteos y muslos, con la parte superior del cuerpo desarrollada pero no en el mismo grado que la parte inferior.

En lo que respecta a los otros dos metales, de plata y de bronce, se han correspondido con las categorías Novice y True Beginner, respectivamente, lo que ha puesto la guinda a un triunfo que esta puertollanense no se esperaba de ningún modo. “Era más que una ilusión, era un sueño, y todavía no me creo que lo haya conseguido”, ha dicho en declaraciones en exclusiva a este digital.

Una dura preparación

Llegar tan alto no ha sido nada fácil para Esther Molina, pues unos cinco meses antes de participar en esta competición intensificó de forma considerable su entrenamiento, con un mínimo de dos a tres horas diarias de ejercicio físico y cardio, además de un escrupuloso cuidado de la alimentación y de una estricta rutina de descanso, con un mínimo de siete horas de sueño. “La comida siempre la he cuidado, pero para competir es necesario organizarla, pesarla y cuidarla al detalle. Aunque, sobre todo, es necesario estar muy preparada mentalmente, dejando un poco a un lado la vida social, por lo que es muy duro”, indica.

Esta campeona, de hecho, saca tiempo para el culturismo hasta de debajo de las piedras, ya que trabaja a turnos en Fertiberia y además es nutricionista y cuenta con una oficina en el gimnasio ‘Titanes’ de Puertollano. Su entrenamiento, sin embargo, lo lleva a cabo en el gimnasio ‘La Mecca’ de Argamasilla de Calatrava, con el objetivo ahora de prepararse lo mejor posible para seguir compitiendo, con una nueva cita en Alicante el 24 de octubre ya en mente.

“Mi objetivo es competir a nivel profesional e incluso internacional, pero para ello hay que trabajar muy duro”, afirma Esther Molina. Aun así, y aunque sabe que es posible vivir del culturismo gracias a los diferentes patrocinadores, “mi pensamiento no es ese, porque tengo mi trabajo y nunca sabes lo que puede pasar en el día de mañana”.

Una cosa está clara. El culturismo tiene futuro en Puertollano y, aunque Esther Molina reconoce que no hay mucha afición en la ciudad, gracias a sus éxitos presentes y futuros, es posible que los puertollanenses descubramos un mundo tan duro como apasionante. Desde ‘La Comarca de Puertollano’, por supuesto, seguiremos muy de cerca su progresión. ¡Mucha suerte!