Región

Tras la inversión de 9 millones de euros

IU-CLM trabajará para que el Hospitalito sea un centro de mayores

Desde Izquierda Unida seguirán “en la lucha para que el Hospitalito del Rey de Toledo sea una residencia para mayores de gestión 100% pública y con personal propio de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha”

La Comarca

22/07/2021

(Última actualización: 22/07/2021 11:33)

Imprimir

La formación de izquierdas ha trasladado su intención de seguir trabajando para que el Hospitalito del Rey sea un centro de mayores después de su adecuación con nueve millones de euros.

Desde Izquierda Unida seguirán “en la lucha para que el Hospitalito del Rey de Toledo sea una residencia para mayores de gestión 100% pública y con personal propio de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha”.

Según ha manifestado el Coordinador Regional de IU C-LM, Juan Ramón Crespo: “siempre hemos mantenido la misma postura, desde su cierre en el año 2005, cuando era una residencia para mayores, tras la inversión de 9 millones de euros para adecuar ese edificio a la actividad de residencia de mayores, cuando se terminan las obras de acondicionamiento en el año 2011 y hasta hace unos días que continuaba siendo residencia de mayores para la ciudad de Toledo”, a lo que ha añadido que: “Es ahora, cuando de forma sorpresiva el Gobierno regional, desdiciéndose de lo que ha venido diciendo y haciendo, se está pensando cambiar su uso, en un momento en el que existe, en Toledo y en la provincia, demanda suficiente para abrir un nuevo centro para mayores, gestionado por la JCCM”.

A juicio de Crespo todo parece indicar que el Gobierno regional “está más interesado en derivar a las personas mayores a residencias privadas, donde muchas de ellas no podrán asumir el pago de las mismas".

“Resulta asombroso que ahora incluyan en el debate público regional la posibilidad de que el Hospitalito del Rey pase a ser un centro destinado al cuidado de personas con enfermedad mental grave, sin dar ninguna explicación creíble a este giro, cuando llevan décadas despreocupándose de este colectivo. Un ejemplo de lo dicho es el edificio a medio hacer en Alcázar de San Juan que lleva años abandonado” ha declarado Crespo.

Además la formación de izquierdas se felicita de que “por fin se escuchen las demandas de las asociaciones de enfermos mentales que llevan años planteando”, pero también les resulta “miserable que el Gobierno de la Castilla-La Mancha lleve el debate a tener que elegir entre hacer política para los mayores o hacer política para personas con enfermedad mental grave”.

Crespo asegura que “con el presupuesto regional y con los fondos europeos que están llegando a Castilla-La Mancha hay dinero suficiente para mantener el Hospitalito del Rey como residencia de mayores y habilitar un edificio para cubrir las necesidades de los enfermos mentales y que ambos estén gestionados con personal público. Pero mucho nos tememos que el Gobierno regional esté manoseando la posibilidad de que estos, otros centros asistenciales de la región, sirvan para potenciar la industria social, que fue como lo denominó el Presidente Emiliano García-Page".

Desde Izquierda Unida de Castilla-La Mancha seguirán apostando porque se cumplan “los acuerdos que se firmaron en el año 2011 para que el casco de Toledo tenga un centro para mayores de gestión pública, con personal de la propia Junta de Comunidades y que cumpla con las necesidades y que demanda uno de los barrios más envejecidos de la ciudad”.

Por último, saludan el trabajo que “viene realizando desde hace años en la Plataforma vecinal, sindical, social y política que nació para reivindicar que el Hospitalito del Rey siga siendo una residencia y un centro de mayores de gestión pública y con personal de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha” y avisan que desde IU “vamos a seguir participando y aportando nuestro trabajo para que el Gobierno regional lo abra con estas características y también trabajaremos para encontrar el mejor espacio para instalar un centro para personas con enfermedad mental grave y así poder atender una necesidad histórica que las asociaciones llevan años reclamando”.