Región

Su Coordinador Autonómico ha calificado el discurso de la consejera de Bienestar Social como “peligroso y autocomplaciente”

Podemos-CLM reprocha a la Junta “vender humo mientras la pobreza sigue escalando”

La formación morada ha denunciado que la Junta “presume” de ayudas de emergencia mientras “elimina el Ingreso Mínimo de Solidaridad en plena pandemia”

La Comarca

20/07/2021

(Última actualización: 20/07/2021 12:09)

Imprimir

El Coordinador Autonómico de Podemos en Castilla-La Mancha, José Luis García Gascón, ha salido al paso de las declaraciones de la Consejera de Bienestar Social, Bárbara García Torijano, en las que anunciaba que la Junta de Comunidades había duplicado el presupuesto de las ayudas de emergencia en Castilla-La Mancha, calificando su discurso como “peligroso y autocomplaciente”. Para García Gascón, la Junta “está jugando a un peligroso juego de anuncios llamativos y políticas contrarias”, lo que se está traduciendo en “un incremento de la pobreza sin precedentes en nuestra comunidad”.

Así, García Gascón ha destacado que, según los últimos datos de la Encuesta de Condiciones de Vida publicada por el Instituto Nacional de Estadística para 2020, casi el 30% de la población castellanomanchega está en riesgo de pobreza o exclusión social, lo que traduce en que “una de cada tres personas que viven en Castilla-La Mancha tiene serias dificultades para cubrir sus necesidades más básicas para sobrevivir”. Por eso, ha recordado, desde su formación presentaron en noviembre de 2020 una iniciativa para recuperar el Ingreso Mínimo de Solidaridad y tramitar la Ley de Garantías Ciudadanas, algo que “todavía seguimos esperando que sea debatido para su aprobación en las Cortes”. “La Junta vende humo mientras la pobreza sigue escalando”, ha lamentado.

Por su parte, la Secretaria de Servicios Públicos y Políticas Sociales de Podemos C-LM, Carmen Fajardo Barba, ha recordado al Gobierno de García-Page “la diferencia entre ayudas de emergencia y ayudas sociales”, ya que, apunta, “presume de ayudas de emergencia que deberían ser la excepción mientras elimina el Ingreso Mínimo de Solidaridad en plena pandemia y con la mayor crisis social y económica de nuestra historia reciente encima”. En este sentido, ha argumentado, sería necesario reforzar la plantilla de servicios sociales ya que “siguen sobrepasados por la situación y sin personal suficiente para gestionar correctamente las situaciones enormemente complejas que se dan en este contexto de crisis generalizada”.

Por el contrario, Fajardo sí ha valorado positivamente los efectos “contrastados” de la subida del 22% del salario mínimo impulsada por Yolanda Díaz en 2019 y ha sugerido a García-Page “tomar ejemplo” y tener “menos efectismo para comunicar y más progresismo para gobernar”.