Puertollano

Se producirá, si nadie lo evita, este miércoles a las 10:30 horas en la calle Isabel La Católica

Cuenta atrás en Puertollano para evitar que una "súper estafa" acabe en el desahucio de una familia

En 2005, un antiguo compañero de trabajo pidió un préstamo de 200.000 euros al Banco Santander utilizando para ello la vivienda de Vivian como aval, sin su permiso y haciéndose pasar por su marido

Javier Rubio

21/06/2021

(Última actualización: 21/06/2021 13:51)

Imprimir

Ella se llama Vivian y lleva toda una vida trabajando. Gracias a ello, al esfuerzo y al sudor de su frente, pudo comprarse una casa en la calle Isabel La Católica de Puertollano. Su idea era la de vivir en paz junto a sus marido, sus cinco hijos y sus dos sobrinos, a los que adoptó. Sin embargo, vive una pesadilla desde que en 2005 se fraguó una ‘súper estafa’ que puede derivar en su desahucio este miércoles a las diez y media de la mañana si nadie lo evita.

Dicha estafa se inició debido a la desvergüenza de un antiguo compañero de trabajo de Vivian en una empresa de seguridad de Madrid. Este sujeto pidió un préstamo de 200.000 euros al Banco Santander utilizando para ello la vivienda de Vivian como aval, sin su permiso y haciéndose pasar por su marido. Como es de suponer, jamás devolvió ese dinero, por lo que el banco reclamó la casa para, posteriormente, complicar aún más las cosas vendiéndola a un ‘fondo buitre’, que es el que ahora ha exigido que se proceda al desahucio.

Así pues, se ha iniciado una lucha a contrarreloj en la que tanto Vivian como su abogado llevan batallado desde hace muchos años pero que ahora se ha intensificado ya que la injusticia parece clara. Y es que el hombre que pidió el préstamo avalando la casa de Vivian no da señales de vida y cuenta con numerosas denuncias por estafas similares. Pero además, para colmo, el Banco Santander ha sido incapaz de aportar el documento que demuestra que Vivian avalaba dicho préstamo, tal y como ha informado a este digital su abogado.

Por todo ello, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Puertollano se ha propuesto, junto con Vivian, parar este desahucio si antes del miércoles no se consigue ponerle freno en los juzgados. Vivian, desesperada, apura sus últimas fuerzas para hacer frente a una situación para la que no cuenta con plan B, puesto que si ella y los suyos se quedan sin techo, no sabe dónde podrán alojarse, pues toda su familia reside en Madrid. La cuenta atrás ya ha empezado a Vivian solo pide una cosa: justicia.