Daimiel

Unos veinte trabajadores se han concentrado a las puertas de la factoría

Daimiel: El Comité de Empresa de Vestas denuncia “faltas de respeto constantes” de los superiores a los trabajadores

Durante la concentración convocada este martes, el presidente de la representación sindical, Willy Cuero, denunció que uno de los últimos conflictos ocurridos se ha resuelto con seis trabajadores sancionados y uno despedido. Este empleado respondió a “una agresión verbal” de un supervisor, que “sigue trabajando en la empresa”, según la versión que trasladó Cuero

La Comarca

09/06/2021

(Última actualización: 09/06/2021 15:21)

Imprimir

El comité de empresa de Vestas visibilizó en la tarde del martes su malestar por “las faltas de respeto constantes de algunos superiores sobre los trabajadores”, según expresó su presidente, Willy Cuero. Durante la concentración convocada, que reunió a unos veinte empleados en las puertas de la factoría, Cuero denunció que uno de los últimos conflictos ocurridos se ha resuelto con seis trabajadores sancionados y uno despedido.

El presidente del comité de empresa ha asegurado que “no todos, pero la gran mayoría” de los supervisores abusa, a su juicio, de su autoridad y después, cuando se analiza lo sucedido, “la cuerda se rompe por el lado más débil”.

Así, entiende, ha pasado recientemente cuando tras “una agresión verbal” de un superior a un grupo de trabajadores y de hacerles “una foto sin su permiso”, se produjo una “reacción” de éstos, que se sentían “más agredidos aún” por tomar esa imagen.

Ese altercado, que describía así Willy Cuero, ha supuesto el despido del trabajador que “respondió a la agresión de ese superior”, mientras que éste “sigue trabajando en la empresa”. En opinión de Cuero, “no se imparte justicia correctamente”.

Por todo ello, los representantes sindicales que integran el comité (CSIF, UGT, CCOO, CGT y USO) piden que acabe esta “política del miedo” en la fábrica y que los directivos de la planta daimieleña “tomen cartas en el asunto” para que no se agraven estos problemas.

Desde su lado, se ofrece como solución “la revisión del código disciplinario” para realizar “mejores investigaciones” en unos casos donde, entienden, “hay una violación constante de derechos”, en palabras de Cuero. “Queremos sentarnos para buscar una solución porque si no lo cosa ira peor”, concluía.

La empresa anuncia contrataciones indefinidas

Por el momento, Vestas no se ha pronunciado sobre estos hechos descritos por el comité de empresa. El comunicado que realizaba a principios de semana tenía como objetivo anunciar la reconversión de 60 puestos de trabajo de temporales a indefinidos, “hasta llegar a 740 empleados fijos durante este mes de junio”. De esta manera, “son casi cien empleados indefinidos más que hace dos años”, cuando la empresa inició la producción de la pala V150, como se destaca en el comunicado de la multinacional danesa.

“En el último año hemos realizado un gran esfuerzo por continuar la actividad productiva garantizando la salud y la seguridad de sus trabajadores. Estamos contentos de poder anunciar las nuevas incorporaciones, pero debemos ser realistas y ser conscientes de que el contexto socioeconómico en el mundo es complicado”, ha comentado el director de Vestas Daimiel, Roberto Meiriño. También aprovechaba para expresar su agradecimiento a los trabajadores y trabajadoras de la fábrica por “su dedicación en una situación tan difícil durante el último año”.

En la actualidad, después de estas contrataciones, Vestas movería una plantilla de cerca de 1.500 trabajadores, repartidos prácticamente al cincuenta por ciento entre empleados indefinidos y temporales, según trasladaban fuentes sindicales a Radio Daimiel.