Puertollano

La derrota del Atlético Albacete lleva a los mineros a la Segunda División RFEF de forma directa

El Calvo Sotelo Puertollano logra el ascenso antes de jugar: un merecido éxito que no podía esperar más

Restan aún dos partidos de la fase de ascenso y el siempre competitivo equipo azulón, exultante de felicidad, tan solo se jugará ya el liderato del grupo

Javier Rubio

02/05/2021

(Última actualización: 02/05/2021 15:00)

Imprimir

El Calvo Sotelo Puertollano es ya equipo de Segunda División RFEF. Y lo es antes de jugar su partido de esta jornada ante el Marchamalo, después de que el Atlético Albacete haya caído ante el Toledo en la mañana de este domingo. Es curioso que un ascenso que ha costado tantos años de esfuerzo y de planificación deportiva se culmine con el equipo fuera del rectángulo de juego. Aun así, sabe igual de bien y el conjunto minero tiene un partido por delante para celebrarlo ante su gente en el Cerrú.

Este ansiado ascenso sirve para dejar atrás los años de campos de tierra, de Preferente y de Tercera División. Y llega, además, en una temporada sumamente complicada debido a los infinitos aplazamientos por el COVID-19, ante los cuales el club azulón se llegó a plantar amenazando con dejar la competición. Aun así, los resultados deportivos han acompañado, ganando el Trofeo JCCM y la Copa Diputación, y tras sobreponerse a los partidos suspendidos, los de Darío Martín se mostraron intratables con una impecable racha de victorias en Liga que les llevó a la segunda posición, solo por detrás de un Atlético Albacete que, paradójicamente, hoy le da el ascenso.

La solidez en portería de Ernesto y Kike Reguero, alternándose bajo palos; la férrea defensa (Mamadou, Ricardo, Manolo Molina y Ribalta) que todos nos sabemos de memoria; la importancia de un centro del campo que siempre intentó imponer su ley con la posesión del balón gracias a hombres como Juanfri, Espinar o Carlos López; y sobre todo, la calidad en zona ofensiva, con el liderazgo de Valdivia, la inmortalidad del goleador Iván Limón y la meritoria aportación de los Pliego, Abraham o Domenech. Todo ello, sin olvidar la brillante gestión de Darío Martín a pesar de las muchas dificultades, así como una plantilla amplia, disciplinada, competitiva y bien diseñada que ha permitido alcanzar este éxito.

Restan aún dos partidos de la fase de ascenso y el siempre competitivo Calvo Sotelo Puertollano, exultante de felicidad, tan solo se jugará ya el liderato del grupo ante el Marchamalo. En el horizonte, la Segunda División RFEF, una categoría de nueva creación en la que los nuestros competirán por seguir creciendo y dar más alegrías, tan merecidas como necesarias, a la ciudad. Por encima ya, tan solo la Primera División RFEF, la Segunda División, y la élite. A por ello. ¡Felicidades!