Región

Conectando espacios naturales de la Red Natura 2000

El Gobierno regional impulsa el proyecto ‘LIFE Cañadas’ con una inversión superior a 301.000 euros para mejorar la Cañada Real Conquense

Este lunes se ha presentado este proyecto europeo que coordina la Universidad Autónoma de Madrid

El consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, ha explicado los principales objetivos como son restaurar la conectividad y la funcionalidad de las vías pecuarias para mejorar su papel como reservorios de la biodiversidad y corredores ecológicos. También se va a trabajar para recuperar las actividades de pastoreo extensivo tradicional, preferiblemente a través de la trashumancia

Los trabajos financiados en la Cañada Real Conquense pretenden fortalecer el movimiento ganadero trashumante que actualmente existe y todos los servicios de los ecosistemas asociados al mismo. Antes del verano van a comenzar los trabajos de acondicionamiento y mejora de infraestructuras, empezando por los refugios situados en Las Majadas y Villalba de la Sierra por la necesidad de reparación y su situación estratégica en el trayecto

La Comarca

26/04/2021

(Última actualización: 26/04/2021 13:04)

Imprimir

El Gobierno de Castilla-La Mancha, a través de la Consejería de Desarrollo Sostenible, impulsa el proyecto europeo ‘LIFE Cañadas’, coordinado por la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), en el que se van a invertir más de 301.000 euros que irán destinados a mejorar las vías pecuarias como infraestructuras verdes que conectan espacios de la Red Natura 2000, restaurando su multifuncionalidad y asegurando un uso sostenible.

Hoy se ha presentado este proyecto en el municipio conquense de Chillarón, con la participación del consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, junto a varios representantes de la UAM, como Francisco Martín y Violeta Hevia; y en el que participan también como entidades colaboradoras SEO BirdLife, la asociación Campo Adentro y la Comunidad de Madrid.

Como ha señalado el consejero durante la presentación, este proyecto que dio comienzo en 2019 y cuenta con cinco años de duración, “está pensado para generar conciencia sobre el rico patrimonio natural y cultural que representa nuestra red de vías pecuarias para garantizar su conservación futura y que sigan cumpliendo su importante papel ecológico”.

En Castilla-La Mancha los trabajos financiados se centrarán en la Cañada Real Conquense, donde se pretende consolidar el movimiento ganadero trashumante que actualmente existe y todos los servicios de los ecosistemas asociados al mismo, manteniendo la integridad de la vía pecuaria y actuando sobre los principales problemas detectados, que son la escasez de puntos de agua y las invasiones de la cañada por otros usos.

Además del consejero, han asistido el director general de Medio Natural y Biodiversidad, Félix Romero; la delegada de la Junta en Cuenca, Maria Ángeles Martínez; el delegado provincial de la Consejería, Rodrigo Molina, y el alcalde de Chillarón de Cuenca, Vicente Reyes.

Restaurar la conectividad y la funcionalidad de las vías pecuarias

Durante la presentación, se han expuesto los objetivos del ‘LIFE Cañadas’ entre los que destacan evaluar el estado de conservación de la Cañada Real Conquense, que es una de las mayores vías pecuarias que aún están en uso por parte de los pastores trashumantes, así como la red de vías pecuarias de la Comunidad de Madrid, para identificar las áreas prioritarias de conectividad entre sitios de la red Natura 2000.

Asimismo, se busca restaurar la conectividad y la funcionalidad de las vías pecuarias para mejorar su papel como reservorios de la biodiversidad y corredores ecológicos entre áreas de la Red Natura 2000. También se va a trabajar para recuperar las actividades de pastoreo extensivo tradicional, preferiblemente a través de la trashumancia, en áreas donde la gestión de los herbívoros es crítica para mantener la diversidad y la funcionalidad de las vías pecuarias.

Pero también, es importante en el proyecto concienciar a la sociedad y mejorar la percepción de los agentes locales implicados sobre la importancia de las vías pecuarias en la conservación de la biodiversidad y la conectividad del paisaje.

El consejero ha señalado que esta acción sobre las cañadas reales se suma a otras en las que está trabajando el Gobierno regional para proteger la diversidad biológica ligada al sector primario y para dar a conocer los usos tradicionales del suelo y del ganado en la región. Así, ha destacado el desarrollo de la nueva Ley de Vías Pecuarias de Castilla-La Mancha, de la que a finales de 2020 terminó el proceso de participación pública. “Estamos trabajando ya en un texto donde se aúne ganadería extensiva y vías pecuarias, que pretende dar solución a problemas históricos de la región, siendo conscientes de la importancia de la protección del dominio público pecuario y su papel como infraestructura verde y uso público compatible con la conservación de nuestro patrimonio natural”, ha señalado Escudero.

También se ha referido a otros proyectos puestos en marcha como el ‘LIFE Estepas de la Mancha’, junto a la Fundación Global Nature, que busca restaurar el equilibrio entre la actividad agraria y el equilibrio de las poblaciones de aves esteparias en 3.000 ha de la Red Natura 2000. Y, además, se reforzará el apoyo a la ganadería extensiva y la trashumancia. En este sentido, antes de final de año se va a publicar una nueva orden de ayudas para el ovino extensivo ramoneador que dará continuidad a las ayudas conocidas como ‘ovejas bomberas’ por su contribución, de forma indirecta pero muy efectiva, a la prevención de incendios forestales.

Datos del proyecto y concienciación de la población local y agricultores

En Castilla-La Mancha se va realizar una inversión de 301.504 euros, cuya financiación proviene por un lado de fondos de la Unión Europea con un montante de 180.903 euros, y el resto de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha alcanzando los 120.601.

Las vías pecuarias en Castilla-La Mancha constituye una red de más de 12.000 km de longitud y 50.000 ha de superficie, siendo las Cañadas Reales las vías de mayor entidad. Estas se conectan con otras de menor anchura, denominadas cordeles, veredas o coladas y todas ellas forman parte de la Red Nacional de Vías Pecuarias (RNVP).

La Cañada Real Conquense es una de las diez cañadas reales principales de la Península Ibérica, y una de las pocas que mantiene aún un uso ganadero a pie en todo su recorrido, tanto con ganado ovino, como bovino de carne y de lidia. Con una extensión de 532 kilómetros, atraviesa tres comunidades autónomas y cuatro provincias: Teruel (Aragón); Cuenca y Ciudad Real (Castilla-La Mancha); y Jaén (Andalucía). Además, une los espacios naturales de Alto Tajo, Serranía de Cuenca y Lagunas de Ruidera.

Con este proyecto, se pretende favorecer la transitabilidad de la Cañada Real Conquense y mejorar los refugios que se pueden encontrar en su camino los pastores y sus rebaños, desde Montes Universales y Sistema Ibérico a Sierra Morena. Y como ha quedado de manifiesto durante la presentación, supone un área de estudio idónea para el desarrollo del proyecto Life Cañadas, ya que alberga una rica biodiversidad y permite además articular una importante red de espacios protegidos de la Red Natura 2000 a una escala nacional.

En concreto, en los ecosistemas asociados a esta vía pecuarias, así como las zonas de agostada e invernada, se pueden encontrar un total de 79 especies catalogadas como amenazadas en la legislación nacional (siete plantas, dos invertebrados, y 70 vertebrados).

Por último, cabe indicar que se está contando con la población local, donde miembros de la UAM y la Asociación Campo Adentro, con la colaboración de un sociólogo de la Universidad de Cuenca, han realizado encuestas en todos los municipios atravesados por la Cañada Real Conquense, y se están evaluando los resultados de los mismos.

Y también con la participación de agricultores de las zonas adyacentes a la Cañada, sobre todo en aquellos lugares donde se pueden dar problemas de compatibilidad con el tránsito ganadero. De esta forma antes del verano, van a comenzar los trabajos de acondicionamiento y mejora de infraestructuras, empezando por los refugios situados en Las Majadas y Villalba de la Sierra por la necesidad de reparación y por su situación estratégica en el trayecto.