Puertollano

Este jueves se celebra el 50º aniversario del I Congreso Internacional Gitano celebrado en Londres en 1971

La Fundación Secretariado Gitano de Puertollano destaca "la capacidad de adaptación del colectivo durante la pandemia"

Indica que este 8 de abril, más que una celebración, “es una reivindicación contra la injusticia y el estigma que vivimos día a día las personas gitanas"

La Comarca

08/04/2021

(Última actualización: 08/04/2021 13:28)

Imprimir

Este jueves se celebra el 50º aniversario del I Congreso Internacional Gitano celebrado en Londres en 1971, en el que un grupo de gitanos de diversos países visibilizaron y trasladaron los deseos de reconocimiento del Pueblo Gitano y el recuerdo de sus víctimas a lo largo de la historia.

Por este motivo, la Fundación Secretariado Gitano (FSG) de Puertollano ha querido reconocer y destacar “la labor desinteresada de las personas que allí se organizaron y entendieron”. Un “punto de inflexión” en el reconocimiento institucional por el que “debemos sentir orgullo” y que ha significado “la base sobre la que hoy se asientan muchos movimientos sociales en los que las personas gitanas participan, reflexionan y luchan por la garantía de sus derechos”.

50 años después de aquel Congreso de Londres, cuatro son los principales símbolos que hoy son reconocidos internacionalmente que le dan un carácter especial a esta conmemoración y con los que las distintas comunidades gitanas de todo el mundo se sienten identificadas, según la FSG de Puertollano: “nuestro idioma, nuestra bandera, nuestro himno y un día, el 8 de abril, fijado en el calendario internacional para reconocer al Pueblo Gitano y su aportación a la cultura e historia en todo el mundo”.

La Fundación Secretariado Gitano de Puertollano ha recordado que el COVID-19 “ha golpeado a toda la sociedad, y también, especialmente, a la comunidad gitana. No sólo en lo económico, dejando situaciones de extrema necesidad, sino que ha supuesto un duro golpe arrebatándonos a seres queridos, sin permitirnos, en ocasiones, despedirnos. La pandemia nos ha hecho adaptar la manifestación y expresión de determinados valores, como el acompañamiento en el duelo, algo que tiene un acento muy marcado entre las personas gitanas”.

Para este colectivo, “una vez más, la capacidad de adaptación a las circunstancias por parte del Pueblo Gitano ha sido ejemplar, organizándonos desde el plano local incluso en el reparto de alimentos y productos de primera necesidad con otras familias, mostrando respeto por nuestros iguales y solidarizándonos con quienes han sufrido en sus carnes lo más duro de la pandemia. Sin embargo, y sin lugar a dudas, esta dura y excepcional situación nos ha dado una valiosa lección; la igualdad es necesaria en beneficio de todos, porque mientras haya personas que ocupen los últimos eslabones en la sociedad, no conseguiremos avanzar y esa desigualdad nos afecta a todo el conjunto”.

Por ello, este 8 de abril, más que una celebración, “es una reivindicación contra la injusticia y el estigma que vivimos día a día las personas gitanas, y juntos, como en aquel 8 de abril de 1971, conseguiremos dejar un legado para las próximas generaciones del que puedan sentir orgullo, respeto y reconocimiento”.