Puertollano

Ahora el Ministerio Fiscal deberá pronunciarse sobre su posible estimación

La FIDAP no se rinde y el Juzgado de Puertollano admite a trámite su recurso contra el archivo del caso del matadero

La plataforma Funcionarios Interinos Despedidos del Ayuntamiento de Puertollano (FIDAD) la decisión de archivar la causa “dados los antecedentes acreditados, pues no se pueden aprobar unas plazas para unos puestos inexistentes y que jamás se iban a desempeñar"

La Comarca

18/02/2021

(Última actualización: 18/02/2021 21:05)

Imprimir

La plataforma Funcionarios Interinos Despedidos del Ayuntamiento de Puertollano (FIDAD) ha informado este jueves por la tarde de que el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 1 de Puertollano ha admitido a trámite su recurso de reforma contra el auto con fecha del 20 de enero de 2021 que decretaba el sobreseimiento provisional y el archivo del procedimiento judicial del caso del matadero municipal, por lo que ahora el Ministerio Fiscal cuenta con dos días para pronunciarse sobre su posible estimación.

La FIDAP considera “muy atrevida” la decisión de archivar la causa “dados los antecedentes acreditados, pues no se pueden aprobar unas plazas para unos puestos inexistentes y que jamás se iban a desempeñar ya que era popularmente conocido que el matadero no iba a abrir sus puertas ni se esperaba que lo hiciera”.

Este colectivo ha recordado que “cuando se crearon dichas plazas de ayudante de matarife, se sabía que no se iba a volver a abrir dicho matadero, como lo acredita el hecho de que fue anulada con mucha anterioridad la ordenanza municipal que establecía las tasas por utilización de dicho servicio, ya que si es de forma provisional no se deja sin efecto una ordenanza municipal”.

Así, para la FIDAP, “se estaban desafectando dichas instalaciones porque se tenían informes que acreditaban lo costoso que resultaba reabrirlo. De hecho, cuando toman posesión el día 24 de enero de 2011 los agraciados, ya se había declarado desafectado el terreno y las instalaciones municipales de titularidad municipal del matadero comarcal que aconteció de forma definitiva el día 30 de septiembre de 2010”. Igualmente, apunta que “quedaron suprimidas dichas plazas una vez terminado el proceso, e incorporados los aprobados en otros puestos de trabajo distintos al de matarife en los que realizaban tareas diferentes a las enunciadas en las bases de la convocatoria”.

Según la FIDAP, “el juzgado olvida que en el acta del Pleno del 25 de marzo de 2010, y en la documentación que sirvió de base para la creación de dichas plazas de matarife, figuraban expresamente los nombres y los apellidos de los trabajadores a los que se les iba a facilitar la adjudicación de dichas plazas, desnaturalizando así el concurso-oposición y garantizando que no pudieran concurrir en su competencia los compañeros de dichos matarifes en los últimos años y que realizaban las mismas funciones que ellos desde que se cerró el matadero en el año 2007”.

Sin embargo, “por las condiciones que se imponía en las bases, se les estaba privando de poder concurrir a dicho proceso para que, curiosamente, una vez tomaran de nuevo posesión el día 24 de enero de 2011, siguieran con los mismos compañeros a los cuales no se les permitió concursar, realizando las mismas funciones y servicios que ellos, pero ya con un puesto de funcionario para matar unos animales que ya desde el año 2007 no pisaban por unas instalaciones municipales que ya también habían desparecido”, manifiesta.

La FIDAP cree que “también olvida el juzgador que los investigados eran plenamente conscientes de que dichas plazas no existían en la RPT a fecha 1 de enero de 2005. No se puede alegar ignorancia al respecto, máxime cuando eran conscientes de que, para consolidar, dentro del proceso al que se alude en la resolución impugnada, era imprescindible estar reflejados en dicho documento, sin que lo estuvieran las doce plazas que nos ocupan. No puede intentar confundir con el resto de las plazas estructurales, pues la creación de estos doce concretos puestos en el año 2011 no pueden tildarse como estructurales, dado que ya ni existía la propia estructura del servicio municipal de matadero, y se había retirado la ordenanza que regulaba sus precios al públicos. No se puede considerar estructural o coyuntural a algo que no existe. No hay nada, está vacío”.

En definitiva, para la FIDAP “no puede ser, como afirma la resolución aquí impugnada, que las funciones desempeñadas por los trabajadores adjudicatarios de dichos puestos de trabajo, fueran plenamente coincidentes con las desempeñadas realmente a través de las contrataciones temporales que habían provocado el reconocimiento de la relación laboral de los trabajadores afectados como indefinido, siguiendo la jurisprudencia marcada por la Sentencia del Tribunal Supremo de 20 de enero de 1998, en palabras del propio auto”.

El caso del matadero municipal

El caso del matadero municipal nace tras la aprobación en el Pleno municipal del 25 de marzo de 2010 de la amortización de doce plazas de ayudante de matarife en el matadero municipal, situación que fue denunciada por la plataforma Funcionarios Interinos Despedidos del Ayuntamiento de Puertollano (FIDAD) y en la que se investigaba un posible delito de prevaricación administrativa.

Los integrantes de aquel Pleno, junto a secretario e interventora, fueron citados a declarar en diciembre de 2018 ya que la Fiscalía veía indicios de “actuación ilícita y digna de reproche penal, consistente en la consolidación funcionarial de unas plazas que ya no se encontraban efectivamente desempeñadas y que tampoco se desprende que fueran a serlo en el futuro, considerando dicha actuación municipal, manifiestamente contraria a la legalidad, ya que se están creando unas plazas funcionariales vacías de contenido y sin expectativa de tenerlo. Se toma posesión de un puesto que no van a poder desempeñar al no estar operativo y se culmina el proceso con la modificación del puesto de trabajo”.