Daimiel

Tras un periodo en el que las medidas de seguridad impidieron la presencialidad en las clases

El taller de Dibujo y Pintura de Daimiel vuelve a abrir sus puertas

Tanto el desarrollo de las clases como las actividades paralelas que se llevan a cabo habitualmente durante el curso se verán condicionadas por las medidas de seguridad antiCOVID

La Comarca

17/02/2021

(Última actualización: 17/02/2021 14:34)

Imprimir

El taller de Dibujo y Pintura de la Universidad Popular de Daimiel ha vuelto a la presencialidad esta semana. Tanto el desarrollo de las clases, como las actividades paralelas que se llevan a cabo habitualmente durante el curso se verán condicionadas por las medidas de seguridad anti covid que ya de por sí, han reducido el número máximo de alumnos a sesenta a los que se informó del protocolo de seguridad correspondiente, como explicó la concejal de Cultura, Lourdes Rodríguez de Guzmán.

Rodríguez de Guzmán ha recordado que durante el periodo en el que presencialidad no ha sido posible, las clases se han impartido a través de una plataforma telemática con buenos resultados. En cualquier caso, manifestó su deseo de que la presencialidad “no tenga que volver a interrumpirse hasta final de curso”.

En ese mismo sentido se ha expresado la monitora, Rosario Ruiz, indicando que, aunque se trata de “una plataforma estupenda y muy intuitiva, el contacto directo entre profesor y alumno es insustituible”. En este sentido, recordaba que las clases que se han subido a la plataforma, estarán disponibles para su consulta hasta final de curso.

La monitora ha asegurado que “había muchas ganas de volver”. Para evitar contagios, se ha informado a los alumnos del protocolo de seguridad correspondiente, que cuenta, entre otras medidas, con un máximo de dos alumnos por mesa, cumpliendo con la distancia de seguridad, obligatoriedad del uso de la mascarilla, gel hidroalcohólico y ventilación del aula.

Este año, los paisajes en los mayores y el retrato en los más pequeños serán los temas centrales de un curso que, como recordaba Ruiz, además del contenido formativo, también sirve de “lugar de encuentro en el que olvidarse de los problemas del día a día”.