Opinión

Un texto de José Luis Ortiz

El poeta nicaragüense Fabio Mendoza Obando recibe la mención de honor en el concurso internacional ‘Notas migratoria César Vallejos 2020’

José Luis Ortiz

11/01/2021

(Última actualización: 11/01/2021 17:36)

Imprimir

Que la prensa es una fuente de información veraz y negocio nadie lo pone en duda. Si unimos a ese objetivo empresarial otro de carácter social y/o solidario se convierte en una herramienta de cambio real de la sociedad. Inmersos en la debacle de la crisis del COVID-19 llevamos años descubriendo que en todos los ámbitos de la sociedad estábamos rodeados de corruptos. La política, los negocios, la banca, la justicia, etc… ninguna institución se libra hoy de los escándalos relacionados con los abusos de poder o con la rapiña económica.

Pero ¿Y el periodismo? ¿Y los periodistas? ¿Qué tipo de control han ejercido sobre los poderes durante estos años que no ha podido o no ha sabido alertar de lo que estaba pasando? Una labor imprescindible de visibilidad, tal es el ejemplo del poeta, escritor y columnista internacional nicaragüense radicado en Costa Rica, Fabio Mendoza Obando y muestra de ello es el artículo ‘Retrato de mí mismo: inmigrante refugiado’, que ha sido seleccionado entre los mejores y ha recibido una mención de honor en el prestigioso concurso internacional periodístico, literario y poético, ‘Notas migratoria César Vallejos 2020’. En este enlace puedes ver el nombre de los ganadores.

“Esta es una profesión, un sueño merece ser soñado. Un compromiso permanente de servicio con la sociedad. El periodismo debe estar cerca de la verdad, de la gente que lo pasa mal, de las víctimas”, como me reconoció en una conversación telefónica. Y sólo ellos, esos profesionales, con ingenio, talento, curiosidad, rebeldía y autocrítica son los capaces de cambiar la situación. En un marco difícil, es verdad, en el que la revolución tecnológica ha roto el modelo industrial y de negocio de los periódicos. Pero en el que esa misma tecnología es la que está abriendo enormes posibilidades para que entren a competir nuevos actores que enriquezcan y revitalicen el aletargado pulso periodístico de los medios convencionales. Un claro ejemplo de la persona y gran profesional es Fabio Mendoza Obando.

A Fabio le plantee estas dos preguntas que, amablemente me respondió.

¿Cómo y cuándo te inspiraste para escribir el artículo que participaste en el concurso; 'Notas migratoria César Vallejos 2020'?

Primero me siento muy agradecido contigo Poeta José Luis Ortiz por solicitarme que conteste a estas dos preguntas. Es un honor para mí.

El tema de los inmigrantes ha sido una constate en mi diario vivir, he encontrado muchas preguntas y pocas respuestas al respecto. En mi condición de expatriado en la actualidad, esto viene a tomar fuerza y me da la oportunidad de escribir y poder darlo a conocer por diferentes medios digitales en los que se publican mis artículos. Una noche leía algunos ensayos de escritores que han escrito de cómo dejar el país de origen y convertirse en un migrante se ha vuelto un problema que se engrosa cada vez más, también estaba terminando de leer la novela Emigrantes del escritor español Edward Rosset y esto me llevó a un estado de reflexión muy intenso de que todos los que dejamos la tierra que nos vio nacer lo hacemos envueltos por la misma circunstancia pasando por caminos inciertos y oscuros, empujados por la fuerza de encontrar una vida mejor, de superación, fe y esperanza.

¿Cuál es tu visión de inmigrante desde la posición de periodista, escritor y ciudadano?

La población de inmigrantes aumenta día con día, para los países que reciben a estas personas que dejan su país de origen, se les está haciendo un problema serio. Nadie quiere dejar su hogar donde nació, la idiosincrasia, esa bandera que lo hace a uno ser portador de un orgullo indescriptible en donde quiera que vaya. El caso es que inmigrar es un hecho en contra de la voluntad del individuo, un azote de humillación a la dignidad. El problema radica en los gobiernos y dictaduras que hacen que el flujo de inmigrantes se convierte en una masa activa. Por ende, los ciudadanos son reprimidos por que se alzan contra la ineptitud de los gobiernos, se les niega libertad, si esto está ocurriendo no hay oportunidad de trabajo y si no hay trabajo, no hay pan en la mesa, aquí empieza la odisea y las compuertas del camino para emigrar se abren, porque esto es un acto combinado de sobrevivencia y aspiraciones a soñar una vida mejor. Por eso mientras en nuestros países no haya estabilidad política, económica y social y si no se respetan los derechos ciudadanos y no se implementen políticas efectivas de empleo habrá millones de personas merodeando cobijados bajo la condición de migrantes en todas partes del mundo.

Desde aquí te animo a que sigas por ese camino que has recorrido y recorres desde la honestidad y la profesionalidad, tienes mucho que informar, mucho que transmitir para mejorar una sociedad que se encuentra en unos momentos complicados. Gracias por tu atención estimado amigo y gran profesional. Mis más sinceras felicitaciones.

José Luis Ortiz es escritor, poeta, guionista y columnista de diferentes publicaciones en España y en publicaciones internacionales.