Región

El estrés térmico, la hipotermia y la congelación, principales riesgos

UGT-CLM exige "el cumplimiento de la normativa para proteger del frío a los trabajadores"

Las medidas para prevenir y controlar la exposición al frío son responsabilidad de la empresa, además estas medidas deben complementarse con la formación e información que tiene que recibir el trabajador/a sobre los riesgos del trabajo en ambientes fríos. El fuerte viento, la humedad y la llegada de estos frentes fríos pueden generar riesgos para la salud de los trabajadores

La Comarca

10/01/2021

(Última actualización: 10/01/2021 12:28)

Imprimir

La ola de frío 'del siglo', como la han apodado la mayoría de los medios, ha llegado a España esta semana provocando intensas nevadas. El fuerte viento, la humedad y la llegada de estos frentes fríos pueden generar riesgos para la salud de los trabajadores y trabajadoras que desempeñan su labor al aire libre o en interiores sin calefacción y que tienen que soportar temperaturas bajo cero. Son personas trabajadoras de servicios como son la limpieza viaria, controladores de parquímetros, o de sectores como la agricultura o la construcción, por poner algunos ejemplos.

UGT recuerda las empresas tienen que cumplir la normativa sobre condiciones ambientales de los lugares de trabajo que establece las medidas de protección adecuadas.

Riesgos y medidas preventivas

El estrés térmico, la hipotermia y la congelación son los principales riesgos que amenazan a los trabajadores que desempeñan sus puestos de trabajo en el exterior; sus principales síntomas son escalofríos, cansancio, pérdida de la coordinación y estado de confusión, cólicos, afecciones respiratorias, alergia al frío, entre otras.

El enfriamiento origina molestias, insensibilidad, disfunción neuromuscular y finalmente lesiones por frio. El uso de prendas de abrigo, calzado, guantes y gorros o cascos para prevenir el frio, interfiere con la movilidad y destreza del trabajador, además hay que tener en cuenta su peso, el cual aumenta la carga de trabajo, en particular cuando el trabajo es en movimiento.

Las medidas para prevenir y controlar la exposición al frío son responsabilidad de la empresa, además estas medidas deben complementarse con la formación e información que tiene que recibir el trabajador/a sobre los riesgos del trabajo en ambientes fríos.

En ambientes interiores, las medidas correctoras irán encaminadas a modificar las instalaciones mediante técnicas de ingeniería: sistemas de calefacción, refrigeración o aislamiento térmico.

En ambientes exteriores, las medidas de protección que se deben aplicar son, principalmente, llevar ropa de protección adecuada o el control de la exposición a las bajas temperaturas.

Claves para evitar riesgos

- Proteger las extremidades de los trabajadores para evitar el enfriamiento localizado.

- Entregar a los trabajadores la ropa de abrigo y el calzado adecuado.

- Seleccionar la vestimenta adecuada para facilitar la evaporación del sudor.

- Ingerir líquidos calientes, con el fin de ayudar a recuperar pérdidas de energía calorífica.

- Limitar el consumo de café como diurético y modificador de la circulación sanguínea para minimizar las pérdidas de agua y, por lo tanto, de calor.

- Utilizar ropa cortaviento para reducir el efecto de la velocidad del aire.

- Realizar reconocimientos médicos para detectar de manera precoz trastornos vasculares y dérmicos.

- Sustituir la ropa humedecida para evitar la pérdida de calor.

- Medir periódicamente la temperatura y la velocidad del aire para controlar las dos variables termohigométricas de mayor influencia en el riesgo de estrés por frío.

- Disminuir el tiempo de permanencia en ambientes fríos para minimizar la pérdida de calor.

- Controlar el ritmo de trabajo y programar pausas para recuperar el calor perdido.

- Cuando las temperaturas son muy bajas puede ser recomendable una adecuada protección ocular.