Opinión

Artículo de Opinión de Javier Holgado, en esta tercera ola, o segunda alargada, viviendo en Puertollano

¿Nunca pasa nada?

Javier Holgado

08/01/2021

(Última actualización: 08/01/2021 16:08)

Imprimir

El circo del COVID-19

Para encabezar este apartado, estuve dándole vueltas al título que mejor podía acercarse a lo que pretendo decir aquí, y en un momento pensé en términos como 'El Babel del COVID' o 'COVID-Babelia', pero al final opté por el que aquí aparece, pues creo que dentro de lo penoso de la situación, nuestro dirigentes la han hecho casi grotesca.

Es terrible la disparidad de criterios, en principio sanitarios, que se están aplicando en esta pandemia, ya no solo en España, con su diferentes reinos de Taifas, sino en la propia Comunidad Europea, organización a la cual pertenecemos, y que en principio debería aunar y coordinar las diferentes actuaciones que en sus estados miembros se dieran. La explicación de nuestros dirigentes, y se quedan tan tranquilos cuando lo dicen, es que cada país (caso de la CE), o cada CA en el caso de España, son autónomos en materia sanitaria, y por tanto tienen las responsabilidades y las competencias para adoptar las medidas que crean oportunas, en función de la situación de cada territorio, lo cual está muy bien, pero por favor, cuando se den unas determinadas condiciones, y sean las mismas en el territorio que sea, apliquemos las MISMAS MEDIDAS.

El galimatías español que ha habido durante las pasadas navidades, en cuanto a las condiciones restrictivas a aplicar en cada territorio, ha sido un VERDADERO CIRCO. De ahí que estuviera pensando en un primer momento en el término Babel, aludiendo al vocablo hebreo que dio nombre a la ciudad de Babilonia, y que según el relato bíblico fue allí donde Dios confundiera las lenguas de los hombres (la famosa Torre de Babel). En este caso, no es Dios, somos los terrenales, el pueblo fiel, los que estamos profundamente confundidos con esta disparidad de normas.

¿Cómo se nos va a pedir responsabilidad individual, ante semejante panorama y ejemplo de actuaciones de nuestros poderes públicos? ¿Quién se puede tomar en serio la situación existente?

Para muestra un botón: a fecha de ayer, 7-ene, la provincia de Ciudad Real tenía un índice de contagios en 14 días de más de 700 casos por 100.000 habitantes. En Alemania, por poner un ejemplo, si se llega a 200 casos se echan las manos a la cabeza y adoptan medidas contundentes. Aquí nos cuentan el índice existente por CA´s, y como Castilla La Mancha los lleva altos, pero como comparados con la media española, existen otros territorios peores, pues nos quedamos tan tranquilos y nuestros dirigentes contentos. En definitiva nos tratan como a borregos.

Ya me imagino que la toma de decisiones será muy difícil, que además de los contagios hay que evaluar otros datos, tales como positividad, ocupación hospitalaria, de UCI´s…etc., pero es incuestionable la evolución pésima en la provincia de Ciudad Real, que junto con las extremeñas son seguramente las peores en todo el territorio nacional, al menos con los datos de los 3 últimos días. No hay nada más que seguir la evolución de las hospitalizaciones en la provincia (192, más 35 personas en la UCI) para ver que estamos en valores de finales de Abril, o principios de Mayo del pasado año, en pleno confinamiento y mucho antes de la famosa desescalada. ¿Qué ha cambiado para no tomar medidas similares? Así estamos, inmersos en una confusión profunda, y adoptando las medidas que creemos más oportunas en cada momento, pero no porque nos lo digan nuestros dirigentes.

Finalmente, y como remate de todo esto, está la famosa vacuna (ahora vacunas). A bombo y platillo la primera vacuna gozó de un despliegue televisivo sin precedentes, con detalles increíbles de la persona en cuestión, todas las televisiones y medios presentes, ese día y los siguientes ¿es o no es un CIRCO? Si a esto le añadimos el ritmo de vacunaciones, que extrapolando un estudio que en Alemania se ha hecho, en España llegaríamos a vacunar a toda la población en el año 2041, es para pensar que además de circo también es GROTESCO.

La teoría de las avalanchas

Un físico danés, P. Back, buscaba la lógica interna de los sistemas complejos, viendo como una montañita de arena que se gesta poco a poco, añadiendo granos minúsculos, de esos que creemos que no tienen repercusión, hasta que la tienen y la montaña se desmorona.

¿Por qué se produce ese desplome? No se sabe. Los inputs y outputs tienen una relación desconocida, y lo que pasa dentro de la montaña es tan importante o más que lo que ocurre en su exterior.

Esta teoría se ha fundamentado y aplicado en el terreno político, para ver como gobiernos o sistemas en principio sólidos se han derrumbado como una vulgar montaña. Esos granitos de arena son eventos, la mayoría censurables, y lo que sí se deduce de esta teoría es que cuanto más tiempo pasa, el cono de arena de sucesos se hace más grande y su conexión interior resulta menos manejable. Back estimaba que cuanto más grande es el cono de arena, una minúscula razón podría derribarlo.

Un ejemplo ya lejano de esto es la caída del Muro de Berlín, en donde existe la tesis de que no cayó por la presión exterior (de los americanos), sino que se gestó dentro de la RDA, en donde un grupo gubernamental temeroso de perder su status, preparó un borrador de ley para viajes al exterior, y antes de que se promulgara se propagó el bulo de que entraba de manera inmediata, y una avalancha humana derribó el muro.

Otro ejemplo lo tenemos esta misma semana, con los sucesos del Capitolio en los EEUU, y la figura de Trump, es decir, en una situación en donde el orden parecía prevalecer sobre el caos, en una milésima de segundo ha mutado de forma explosiva, y el caos se ha impuesto al orden.

Las conclusiones de esta teoría de la montaña de arena, es que no se sabe cuándo va a caer un gobierno o una administración por malas prácticas, pero sí que cuando incurre en ellas es más difícil liderarlo. Esta pandemia, y sus consecuencias sanitarias y económicas, son y serán un importante reto para nuestras administraciones, y un escaparate de las bondades de su gestión.

Hoy en la provincia de Ciudad Real estamos a un ritmo de 3 fallecimientos por Covid diarios, y en el último mes han fallecido casi 60 personas, es decir, un accidente de avión pequeño y de corto alcance al mes, lo que a todos nos habría supuesto una catástrofe, aunque ahora estemos en esa visión de que “1 muerte es un drama, y 60 una estadística”. No podemos caer en el error de pensar que el virus es un acontecimiento sobrevenido, eso ya lo fue en marzo del pasado año, ahora toca tomar decisiones y actuar, y esto es responsabilidad de nuestra Administración.

4 millones de parados, 5 si se cuentan los ERTEs, más la crisis sanitaria, pueden ser suficientes para que alguien grite ¡Fuego! Y se acabó esta legislatura.

¿De verdad que NUNCA PASA NADA cuando se cometen frecuentes errores o acciones censurables? Pues claro que pasa, lo único es que sus protagonistas no lo saben.

Javier Holgado, en esta tercera ola, o segunda alargada, viviendo en Puertollano