Nacional

También en la actual situación de pandemia

Día Mundial de la Infancia: resolver pequeños problemas hoy evitará problemas mayores a futuro

El COVID-19 ha provocado una crisis económica y social con importante repercusión en las familias, que han llevado en muchos casos a situaciones en las que los niños son las principales víctimas

Junto a estos problemas de gran envergadura, existen otros problemas con importante impacto emocional en los niños y con una solución a nuestro alcance: la enuresis, por ejemplo

Los expertos recomiendan no subestimar el sufrimiento de los niños enuréticos que, en muchos casos, provoca retraimiento social, baja autoestima, bajo rendimiento escolar, ansiedad,

inseguridad y malestar

La Comarca

20/11/2020

(Última actualización: 22/11/2020 11:25)

Imprimir

Este viernes 20 de noviembre se celebra, desde 1954, el Día Mundial de la Infancia con el objetivo de recordar que los niños son el colectivo más vulnerable. En la actual situación de pandemia los niños son, junto con los ancianos, los más damnificados por la situación.

Un experto en psiquiatría alertó recientemente en el Congreso Nacional de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP) sobre la repercusión en las familias de la COVID-19 en nuestro país y como sus consecuencias han llevado, en muchos casos, a situaciones intrafamiliares adversas de la que los niños son las principales víctimas.

Junto a estos problemas de gran envergadura, existen otros con importante impacto emocional en los niños y solución a nuestro alcance como, por ejemplo, la enuresis, mojar la cama por las noches de manera involuntaria, a partir de los 5 años, al menos 2 veces por semana y durante un período de al menos 3 meses, que tiene efectos secundarios emocionales para el niño y su entorno. Por ello, el experto animaba a eliminar la presión de la enuresis en un momento en el que los menores ya están sometidos a otro tipo de presión por la pandemia.

Según la OMS “para el futuro de las sociedades humanas es fundamental que los niños puedan alcanzar un crecimiento físico y un desarrollo psicológico óptimo”. El Día Mundial de la Infancia nos permite recordar que hay problemas de los niños que no se valoran en toda su magnitud y cuya solución

está a nuestro alcance, por eso, si un niño hijo moja la cama pasados los cinco años, es necesario consultar con el pediatra.

Mojar la cama puede tener distintas causas, como el aumento de producción de orina durante la noche, la ausencia de la elevación de la hormona antidiurética (ADH por sus siglas en inglés), capacidad reducida o hiperactividad vesical, problemas para despertar e incluso, puede estar relacionada con estreñimiento(1) o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad(2) (TDAH), o ser síntoma de enfermedades más graves como la diabetes, por eso es importante diagnosticarla y tratarla a tiempo

La enuresis es una enfermedad muy frecuente, que afecta al 16% de los niños de 5 años, el 10% de los de 6 años y al 7,5% de los de 10 años de edad(3). No prestarle la atención necesaria acarreará al niño consecuencias indeseables que, de recibir atención, podrían haberse evitado.

“No debemos subestimar en ningún caso el sufrimiento de los niños enuréticos” indica otro experto en la materia, el Dr. Juan Carlos Ruiz de la Roja, Jefe de Urología del Hospital Santa Cristina de Madrid, director del Instituto Urológico Madrileño y autor del autor del libro ¿Por qué se orinan los niños en la cama?: respuestas de un médico “que, en muchos casos, les lleva a evitar actividades propias de su edad como ir a dormir a casa de amigos o familiares, para que su problema no sea conocido”. La enuresis provoca, además, retraimiento social, baja autoestima, bajo rendimiento escolar, ansiedad, inseguridad y malestar.

“La enuresis tiene origen fisiológico en el 90% de los casos y psicológico en tan solo un 10% y hay un importante componente hereditario” indica el doctor, “que hace que el niño no pueda controlar las pérdidas”.

Además del sufrimiento que supone para el niño mojar la cama cuando sus compañeros y amigos ya no lo hacen, la enuresis tiene repercusión económica en la familia, a tener en cuenta especialmente en momentos de crisis económica como el actual, por la compra de pañales, cambios de colchón, lavado de sábanas, etc, cuyo gasto medio se estima en unos 1.200€ anuales, por eso tratarla a tiempo evitará problemas a futuro.