Puertollano

El TSJ-CLM secunda rechazar la reclamación del Banco Santander de más de 700.000 euros

La justicia vuelve a dar la razón al Ayuntamiento de Puertollano en la liquidación del Centro de Raquetas La Mina

El Banco Santander mantenía la hipoteca de dicha infraestructura y reclamó el pago de la misma. Sin embargo, la justicia dia la razón al Consistorio puertollanense en 2018 y ha vuelto a hacerlo ahora

Javier Rubio

17/11/2020

(Última actualización: 18/11/2020 16:51)

Imprimir

La Sección 1ª de la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJ-CLM) ha desestimado el recurso de apelación interpuesto por el Banco Santander contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Contencioso-administrativo nº 1 de Ciudad Real, que declaraba la inadmisibilidad, por falta de legitimación activa, del Banco de Santander para ejercitar la impugnación de la liquidación de la concesión entre el Ayuntamiento de Puertollano y el Grupo PINES para la construcción, instalación, y funcionamiento el Centro de Raquetas La Mina.

La adjudicación de esta concesión a la empresa Pavimentos Industriales Especiales (PINES) se formalizó en 2009 por un importe de construcción de 950.698,67 euros (excluido el IVA), y un plazo de concesión de 30 años prorrogables por otros 20, así como el pago de canon anual de 7.200 euros por año, con incremento del IPC anual.

Años después, en un Pleno municipal de 2016, se aprobó la liquidación de esta concesión del Centro de Raquetas La Mina a favor del Ayuntamiento. El Banco Santander mantenía la hipoteca de dicha infraestructura y reclamó el pago de la misma. Sin embargo, la justicia dia la razón al Consistorio puertollanense en 2018 y ha vuelto a hacerlo ahora.

El TSJ-CLM considera que “no era la normativa hipotecaria la que determina la eventual legitimación del Banco Santander, sino la concursal. El Banco Santander no disponía de legitimación activa para interponer una demanda en la que, además de suplicar una declaración de nulidad del Acuerdo 3 de la resolución impugnada y se ordenase practicar una nueva liquidación extrayéndose determinados conceptos, llega a instar al Juzgado a declarar que la liquidación arroja un saldo positivo para el Banco Santander de 712.241,30 euros”.