Cultura

La Iglesia más antigua de Valencia desde la reconquista de la ciudad, en el año 1238

Conjunto histórico de San Juan del Hospital (con vídeo)

José Belló Aliaga

03/11/2020

(Última actualización: 04/11/2020 17:23)

Imprimir

Agradecemos a D. Jesús Gil, vicerrector de San Juan del Hospital, su inestimable ayuda y colaboración y sus excelentes explicaciones durante la visita al recinto. Magnífico comunicador, ha diseñado además las guías y los paneles para explicar el conjunto histórico a los visitantes.

Recorrido por el conjunto histórico de San Juan del Hospital de Valencia

Primera iglesia construida en Valencia tras la Reconquista

El Conjunto Histórico de San Juan del Hospital alberga en su interior la iglesia más antigua de Valencia después de la Reconquista. El Conjunto Hospitalario -obra de fábrica del siglo XIII (1238)- fue erigido Hospital por deseo de Jaime I en la ciudad de Valencia, reconquistada por él mismo. El rey quiso encomendarlo a la Orden religioso-militar de San Juan de Jerusalén, más tarde Orden de Malta, en gratitud por los servicios prestados en la reconquista.

Los escasos Conjuntos hospitalarios existentes en Europa, se hallan generalmente ubicados en zonas urbanas edificables desde hace años, a veces siglos. De modo que su trazado original y apariencia medieval ha sido transformada y enmascarada, cuando no destruida. Pero no ha sucedido así en este Conjunto Hospitalario por varios factores:

-Su situación en el interior de la manzana comprendida entre las calles de Trinquete de Caballeros, - que recibió ese nombre por ser el lugar donde los gentilhombres de alrededor jugaban a la pelota valenciana o trinquete-, Milagro, San Cristóbal y Mar, han preservado -hasta cierto punto- sus primitivas construcciones y las edificaciones y patios anejos a la iglesia.

-La preocupación de la Orden de Malta por la conservación del complejo, pese a su estado de deterioro, que dio como resultado la declaración del monumento como “Histórico-artístico” en 1943.

-El desvelo -desde 1966- de la Prelatura del Opus Dei por la recuperación de la iglesia primero, y de la totalidad del recinto en años sucesivos, para realizar una restauración lo más fidedigna posible con la historia y la estética de la orden sanjuanista. Esto ha permitido su revalorización, así como la visión de conjunto e investigación de los antecedentes de todo el complejo, que redundará en una recuperación coherente con la historia y una mejor y más completa divulgación cultural.

-La liberación de estructuras superpuestas sin valor, que ocultaban los restos arquitectónicos y arqueológicos, falseando la visión espacial y el estilo propio del conjunto “gótico de la conquista”.

Época de profundos cambios políticos, religiosos y artísticos

La iglesia primitiva fue construida según la tradición románica. Al ampliarse, a principios del siglo XIV, incorporó las novedades góticas propias del mediterráneo, respetando la austeridad cisterciense.

La puerta románica se abre entre dos contrafuertes y bajo un gran arco “de cobijo” con bóveda apuntada. Se divide en dos partes: la inferior, aún románica, es más antigua, está formada por un arco de medio punto: es decir, un semicírculo. El arco superior, o “arco de cobijo”, ya es gótico, lo compone una ojiva en piedra con un gran ventanal (óculo) en forma de triángulo “equilíneo”,- equilátero con lados curvados-.

Situado sobre la puerta se ve el primitivo escudo de la Orden de San Juan de Jerusalén. Está hecho en madera “impostada” (embutida) en la piedra y sin duda estaba policromado con el distintivo de la Orden del Hospital: la cruz en blanco y el fondo en gules, rojo.

El templo tiene una sola nave con capillas laterales, cubierta con bóveda de cañón apuntado, ábside poligonal y muros sólidos con ventanas rasgadas y cerradas con alabastro.

Las pinturas murales son únicas en Valencia

La capilla de San Miguel Arcángel está decorada con pinturas murales que pueden fecharse a finales del siglo XIII por su iconografía, composición, colorido y detalles ornamentales. En el paño derecho, aparece Cristo glorioso, sosteniendo la cruz de la victoria; enfrente, la Iglesia, personificada como su Esposa. Tienen un valor único debido a que el tiempo, la humedad y los incendios han provocado la desaparición de otros testimonios similares.

Único cementerio medieval urbano que conserva la ciudad y su capilla es única en Europa

En el lugar donde el gran emir de la ciudad se refrescaba, los hospitalarios erigieron un cementerio. Las clases altas y los gremios financiaron tumbas suntuosas, en forma de arcosolio y aquellos que no disponían de recursos económicos fueron sepultados en tierra e identificados con estelas, losas o túmulos. La capilla funeraria es un elemento inseparable de la arquitectura hospitalaria medieval, y la de San Juan es uno de los escasos ejemplos que quedan en Europa.

Avanzando hacia el fondo del patio se llega al espacio cementerial, núcleo de interesantes y únicas construcciones hospitalarias. También a la puerta románica de entrada a la iglesia desde el patio sur.

Arcosolio

Ésta portada de la iglesia desde el cementerio, repite el mismo esquema que la puerta norte, arco de medio punto románico, con gran dovelage, al que se le superpone un ventanal igual al del lado opuesto. A la derecha, impostado, se puede apreciar un arcosolio sumamente interesante. Es uno de los mejor conservados, que tiene estructura de arco apuntado con restos de decoración mural: las cruces rojas de los caballeros cruzados. Es la sepultura de Fernández de Heredia de final del s. XIV, tiene pintadas cruces rojas como las de la entrada de la iglesia, alguna con doble brazo o “cruz patriarcal”, signo de la importancia del personaje en ella sepultado.

Los arcosolios tienen esta forma recordando al santo sepulcro de Cristo en Jerusalén: están formados por un vaso funerario profundo, el cerramiento, como un altar, y el arco que lo protege.

Como algo anacrónico y lleno de misterio vemos seis arcosolios adosados al muro de tapial que dominan el cementerio por el lado sur y que se podrían fechar en torno al siglo XIII y XIV.

Se trata de lugares de enterramiento de cierto prestigio, pertenecientes a familias nobles o gremios.

San Juan del Hospital tuvo como benefactora a la emperatriz bizantina Constanza

Constanza de Hohenstaufen, hija del emperador Federico II, fue casada muy joven con el emperador de Bizancio. Tras enviudar, fue acogida en Valencia por su pariente el rey Jaime I. Constanza, profunda devota de la mártir santa Bárbara, de origen bizantino, mandó construir una pequeña capilla en su honor en la Iglesia de San Juan donde fue enterrada en 1307.

La devoción a santa Bárbara creció tanto que se decidió hacer otra capilla

La capilla de santa Bárbara contribuyó a extender su devoción por occidente. En el siglo XVII, se encargó la construcción de la actual capilla al arquitecto más prestigioso de la arquitectura barroca valenciana, Juan Bautista Pérez Castiel. Cuando se terminó, en 1689, los restos de Constanza de Hohenstaufen fueron trasladados allí. Por ser santa Bárbara la patrona de los pirotécnicos, cada año, las Falleras Mayores de Valencia acuden a esta capilla el primer día de las Fallas para hacer una ofrenda de flores y rogar que las fiestas se desarrollen sin incidentes.

Restos del circo romano de Valencia y de una fuente islámica

Durante el barroco, se recubrieron los muros y la bóveda de San Juan con escayolas, relieves y policromías. Los trabajos de restauración, que comenzaron en 1967 y continúan todavía hoy, han permitido devolver su aspecto original al conjunto y también han sacado a la luz vestigios de épocas anteriores: restos del circo romano de Valencia y de una fuente islámica.

En el suelo del patio norte, antes de entrar al templo, se ven en el suelo cuatro líneas paralelas metálicas, son el trazado de los muros romanos que sostenían las gradas del “Circus de Valentia”.

Se construyó en el siglo III d.C. Mide aproximadamente 300 metros de longitud por 150 de anchura; con cabida para 10.000 espectadores. (Estos datos se conocen por un estudio del arqueólogo Albert Ribera).

El conjunto se libró de ser derruido en 1943

Durante la guerra civil española, la iglesia fue saqueada e incendiada. Al terminar la contienda, su estado era tal que el arzobispo decidió demolerla. El académico Elías Tormo lo impidió, y en 1943 fue declarada Monumento Histórico- Artístico Nacional. Se restableció el culto en 1966, cuando el arzobispo de Valencia confió el complejo a la Prelatura del Opus Dei. Desde entonces, se ha trabajado para restaurar su belleza primitiva, a la vez que se desarrollan iniciativas de catequesis, solidaridad y difusión de la cultura, siguiendo el espíritu de san Josemaría Escrivá de Balaguer. En 1997 fue declarado museo de sitio y se constituyó la fundación Conjunto San Juan del Hospital de Valencia.

La recuperación del conjunto de San Juan ha sido apoyada o financiada por varias instituciones, como la Comisión Europea de Cultura, la Generalitat Valenciana, la Soberana Orden de Malta, la República de Malta y la Universidad de Valencia. La fundación Conjunto San Juan del Hospital de Valencia continúa consiguiendo recursos para restaurar la totalidad del complejo y velar por su mantenimiento.