Puertollano

Según reza la sentencia, su hijo ha sido absuelto

Seis años y un mes de cárcel para una mujer por facilitar drogas a una menor en Puertollano

Por su parte, M.R.R.R. ha sido absuelta de los delitos de inducción al abandono de hogar y detención ilegal por los que también había sido acusada

La Comarca

03/11/2020

(Última actualización: 04/11/2020 17:23)

Imprimir

La Sección 2ª de la Audiencia Provincial de Ciudad Real ha condenado a seis años y un mes de prisión una mujer, que atiende a las iniciales M.R.R.R., como autora de un delito de facilitación de sustancias estupefacientes a una menor. No obstante, se le absuelve de los delitos de inducción al abandono de domicilio y detención ilegal por los que venía siendo acusada, de manera que “no existen pruebas contundente que acredite la existencia de dichos delitos”.

Por su parte, y según concluye la sentencia a la que ha tenido acceso La Comarca, J.A.B.R., el hijo de la condenada y con discapacidad intelectual, ha sido absuelto por los presuntos delitos de los que se le acusaba, en concreto inducción al abandono del hogar, detención ilegal de persona menor de edad y un último contra la salud pública.

Hay que recordar que ambos habían sido acusados de engañar a una menor, tutelada por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en un centro residencial, y de retenerla en un domicilio de Puertollano, donde presuntamente la drogaron con cocaína, cannabinoles, benzodiacepinas y morfina. Sin embargo, no se han encontrado pruebas de que madre e hijo incitaran a la menor a abandonar el citado centro, pese a que tras realizar una analítica a la menor sí que se constata el resultado positivo al consumo de sustancias estupefacientes.

Los hechos sucedieron en el año 2019

Los hechos sucedieron en fechas anteriores al día 11 de julio del año 2019, cuando los acusados, M.R.R.R. y su hijo J.A.B.R., siendo conocedores de la realidad de la menor y haciéndole creer que la misma mantenía una relación sentimental con el acusado J.A.B.R. y en consecuencia que viviría mejor con ellos que en el hogar en el que reside y aprovechando la vulnerabilidad y dependencia emocional, mantuvieron diversos contactos telefónicos con la menor invitándola a que abandonase el hogar en el que reside en la localidad de Ciudad Real y se marchara a vivir con ellos a Puertollano.

Engañada por todo lo prometido, y en especial creyendo ser la novia del acusado, el 11 de julio la menor abandonó el hogar y no regresó a la hora estipulada (22:30), quedando con los acusados en la localidad de Ciudad Real y marchándose a la vivienda de éstos sita en la localidad de Puertollano.

Una vez en la citada vivienda, y siempre teniendo engañada a la menor, le indicaron la forma de vestir, le facilitaron a diario todo tipo de sustancias tóxicas, especialmente heroína, cocaína y marihuana, con el consiguiente riesgo para su vida e integridad física, diciéndole que era lo mejor para ella; llegando incluso a desplazarse en varias ocasiones con la menor al lugar de venta de tales sustancias y comprando la misma en su presencia. Le impidieron que comunicase con sus tutores quitándole la tarjeta de su teléfono móvil, así como le impidieron que se marchase del domicilio o saliese del mismo sola, teniendo siempre la vivienda cerrada con llave y llegando incluso a obligar a la menor a ocultarse en un baúl en una de las ocasiones en que se personaron agentes de Policía Nacional en búsqueda de la misma, y en una segunda ocasión la encerraron en el dormitorio para impedir que gritase o pidiese auxilio, teniendo encendida la televisión a todo volumen y situando un colchón y un perro en la puerta de entrada de la vivienda.

Consecuencia de la actuación policial, sobre las 21:15 horas del día 18 de julio de 2019, los acusados trasladaron en un taxi a la menor hasta la estación de AVE de Puertollano, facilitándole un billete de regreso a la localidad de Ciudad Real. Una vez en Ciudad Real, la menor fue ingresada directamente en el Hospital arrojando en los análisis que se le practicaron resultados positivos a consumo de cocaína, cannabinoles, benzodiacepinas y morfina.

La menor se encuentra en tratamiento y seguimiento por la Unidad Psiquiátrica Infanto Juvenil del HGUCR desde abril de 2018, con el diagnóstico de trastorno adaptativo mixto con alteración de emociones y conducta, tendente a desarrollar una gran dependencia emocional tanto de iguales como de adultos e instalada en el “llanto de apego”. Como consecuencia de estos hechos, estuvo ingresada en dicha unidad desde el día 19 hasta el día 30 de julio de 2019, en el cual fue trasladada a recurso terapéutico de “Consulting”.